Aquí nadie se rindió

A un mes de su partida, Chávez nos demostró que otro mundo es posible. Con unidad en la lucha por el socialismo, la liberación de los pueblos y el sueño de Patria Grande se puede concretar mucho más temprano que tarde.


Por Gabriel Tchabrassian


Chávez llegó a nuestras vidas en un momento donde algunos siendo aún chicos y otros entrando en la adolescencia, veíamos cómo se caía a pedazos la década saqueadora neoliberal de los 90, y a su vez como quien dice por cosas propias de la edad, empezábamos a involucrarnos en ciertas cuestiones que hacen que empecemos a entender de que el mundo no funciona de la mejor manera para los que aprendimos que el hambre y la injusticia, entre otras cosas, están mal. También sabíamos quiénes eran el Che Guevara y Fidel Castro, y empezábamos a admirar sus frases, discursos, acciones, y sentíamos que alguien estaba diciendo lo que pensábamos. Pero el problema estaba en que al Che ya lo habían fusilado y Fidel tuvo que resistir junto a su pueblo los ataques a su Revolución, sin poder impedir que este sistema, una vez más como en los últimos 500 años, continuara saqueando nuestra América Latina.


Ahí aparece Chávez. Y escuchamos que decía cosas parecidas a las que a nosotros nos gustaría decir, y que por momentos hablaba de cosas muy parecidas a las que leíamos dichas por el Che o Fidel. Hablaba de Patria Grande y de Socialismo. Y así empezamos a creer, muy pero muy de a poco, en que en ese hombre podía haber algún tipo de esperanza para nuestro continente. Fue todo un aprendizaje para nosotros. Tuvimos que entender que puede existir una nueva forma de construir el socialismo, una propia, latinoamericana, y que no estaba escrito en ningún libro. Tuvimos que entender que se podía hablar de Socialismo y Revolución sin tener que hablar siempre de Lenin y el Che, y que Simón Bolívar y José Martí también eran grandes revolucionarios de nuestro continente y que debíamos también aprender de ellos. Así fuimos transitando junto a Chávez este camino que cada día que pasa estamos más decididos a continuar transitando.


Chávez fue quien nos volvió a mostrar que otro mundo es posible. Y nos demostró que no está tan lejos como parece y que con una verdadera unidad y trabajo por la construcción del socialismo, la liberación de los pueblos y el sueño de la Patria Grande se puede concretar mucho más temprano que tarde. Chávez fue a quien nos aferramos en los peores momentos, el que nos extendió la mano, el que decía lo que nosotros queríamos decir, el que iba adelante de todos nosotros marcándonos el camino por la Latinoamérica unida y socialista. Chávez fue una pieza clave para la continuidad de la Revolución Cubana, guía indiscutida de Chávez, y nuestra, y de todos los pueblos Latinoamericanos.


Chávez fue, es y será el líder de nuestro tiempo, de los que crecimos y empezamos nuestra militancia a principios de siglo. Con Chávez tuvimos la suerte de confiar en que en el momento en que la sangre nos hierve y las ganas de cambiar el mundo empiezan a apoderarse de las ideas de cualquier joven con una mínima sensibilidad social, teníamos a quien escuchar, recurrir y de quien aprender. Chávez nos demostró que el Socialismo del siglo XXI está en Latinoamérica, y que es la única vía para sacar definitivamente a nuestros pueblos de la miseria y la pobreza, llevándolos hacia su segunda y definitiva independencia. Ya lo hizo con su pueblo. Y no sólo que lo hizo ahí, sino que además se dedicó a sembrar miles y miles de millones de semillas en todos los pueblos del mundo. Por eso hay un Chávez en cada uno de nosotros, porque nosotros también somos Chávez, la JUCA es Chávez.


Asique le decimos a la derecha que ni lo intenten, que ni se les cruce por la cabeza pensar que con el duro golpe que acabamos de recibir vamos a claudicar. Se fue uno de nosotros. Y uno de los más grandes de nosotros. Uno que ya entró en la historia grande de nuestra América. Y nosotros haremos honor a su legado y estaremos dispuestos a batallar, siempre, por la Patria Grande, independiente y socialista. Eso nos enseñó Chávez. Y desde acá, nuestro humilde homenaje a uno de nuestros líderes.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, COMANDANTE!


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, COMPAÑERO Y LÍDER HUGO CHÁVEZ! ¡VENCEREMOS!

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina