Masiva protesta de la comunidad frente a la embajada de Azerbaiyán: "Armenia corre peligro"

Organizada por las agrupaciones juveniles, más de mil personas marcharon ayer para repudiar el "plan expansionista de limpieza étnica" de Azerbaiyán y Turquía.

Redacción NOR SEVAN


A dos años del inicio de la guerra de 40 días en Artsaj y a semanas del ataque lanzado por Azerbaiyán contra el territorio soberano de Armenia, más de mil personas de la colectividad armenia marcharon ayer a la embajada azerí para repudiar las políticas genocidas del gobierno de Ilham Aliyev contra el pueblo de Armenia y de Artsaj.


La Mesa Interjuvenil de la Comunidad Armenia de Buenos Aires (MICA), que organizó el acto, puso como punto de encuentro la plaza Estado Plurinacional de Bolivia, en el barrio de Palermo, y de allí se recorrió a pie los aproximadamente 800 metros que separan ese sitio de la embajada azerí, alrededor de la cual se habían levantado varios vallados de seguridad.


Después de la caminata, el mitin comenzó con las palabras de Federico Lomlomdjian, que recordó que hace una semana se marchó a la Cancillería por la posición que tomó Argentina sobre el ataque a gran escala realizado por Azerbaiyán contra el pueblo armenio.


El hair surp Aren Shahinian rezó en homenaje a las víctimas de la guerra de los 40 días en Artsaj y del ataque a gran escala del último 12 de septiembre. También, en su memoria se realizó un minuto de silencio. Luego, se entonaron las estrofas de los himnos nacionales de Argentina, Armenia y Armenias.


Las juventudes de la comunidad leyeron su discurso en español y en armenio: "Hoy nos volvemos a encontrar en las calles luchando". "La mismísima existencia del pueblo armenio está en peligro como nunca antes en el último siglo", advirtieron.


"Está claro que este no es un hecho aislado. Los motivos son los mismos que dieron comienzo en 1915 al genocidio armenio: llevar adelante el plan panturquista de unir a todas la naciones turcas dominando la región y exterminando a todas las minorías como armenios, asirios y griegos pónticos. Más de 100 años después, ese proyecto continúa su ejecución con la misma impunidad, sin esconder que su misión es que Armenia, Artsaj y su pueblo, nuestro pueblo, desaparezcan del mapa", denunciaron.


El acto fue convocado bajo la consigna "¡Fuera Azerbaiyán de Armenia!". El mismo finalizó con todos los jóvenes cantando: "Olé olé / olé olá / olé olé / olé olá / como a los nazis les va a pasar / a dónde vayan los iremos a buscar".



Discurso completo de la Mesa Interjuvenil de la Comunidad Armenia (MICA):


Hoy nos volvemos a encontrar en las calles luchando. Desde la Mesa Interjuvenil de la Comunidad Armenia de Buenos Aires, decidimos convocar a esta movilización porque la mismísima existencia del pueblo armenio está en peligro como nunca antes en el último siglo. Los hechos los vamos a decir rápido, porque los que estamos acá ya los conocemos.


Este martes, 27 de septiembre, se cumplen 2 años del inicio de la guerra de 40 días en Artsaj, iniciada por el Estado de Azerbaiyán junto a Turquía y con el apoyo militar de Israel. Las consecuencias del ataque fueron: 150 mil refugiados, más de 5 mil muertos entre militares y civiles, cientos de heridos, y destrucción de patrimonio histórico y cultural. Dijimos que ese era solo el comienzo y, lamentablemente, no nos equivocamos.


Hace 13 días, Azerbaiyán inició una nueva agresión, en este caso contra el pueblo y la República de Armenia. La noche del 12 de septiembre, las fuerzas azerbaiyanas, que se encuentran ilegalmente dentro de las fronteras del territorio soberano de Armenia, atacaron de manera unilateral y organizada distintas regiones y poblados fronterizos de Armenia.


Estas agresiones fueron dirigidas al sureste del territorio soberano armenio dejando un número continuamente creciente de alrededor de 500 fallecidos y heridos, entre ellos soldados y civiles, mutilando mujeres, destruyendo cientos de hogares, escuelas y hospitales y obligando a la población a desplazarse. Es importante destacar que no existe ninguna unidad ni establecimiento militar a kilómetros de las áreas bombardeadas, y sin embargo, las fuerzas azeríes, que cuentan con armamento de gran calibre, artillería, sistemas de misiles y drones, atacaron y continúan agrediendo con el objetivo de destruir la comunidad civil.


Está claro que este no es un hecho aislado. Los motivos son los mismos que dieron comienzo en 1915 al genocidio armenio: llevar adelante el plan panturquista de unir a todas la naciones turcas dominando la región y exterminando a todas las minorías como armenios, asirios y griegos pónticos. Más de 100 años después, ese proyecto continúa su ejecución con la misma impunidad, sin esconder que su misión es que Armenia, Artsaj y su pueblo, nuestro pueblo, desaparezcan del mapa.


Un siglo después, los autores de este objetivo expansionista son el autoritario líder azerí Ilham Aliyev y el autoproclamado sultán turco Recep Tayyip Erdogan. Este plan neotomano se traduce en miseria, hambre y muerte para todos los pueblos de la región. Y no lo sufren sólo los armenios, lo padecen los griegos, los kurdos, los yezidíes, los asirios, los libios y los sirios, entre otros.


Ante esta situación, es urgente la solidaridad de Argentina y del mundo con el pueblo de Armenia. Este es un nuevo intento genocida y las pruebas son claras. Necesitamos que se condenen y repudien enérgicamente las acciones militares azeríes y turcas, las cuales atentan contra la paz y la seguridad regional.

Este proyecto pranturquista fue el que originó nuestra numerosa diáspora armenia, la que orgullosamente conformamos. Hoy, en esta misma comunidad estamos transitando un gran dolor. Sentimos que no hay nada que podamos hacer, que nos toca mirar por diarios y redes sociales como destruyen Armenia y Artsaj, nuestro pueblo, nuestra gente y nuestra identidad. Pero el principal problema de nuestra comunidad es otro: es que no sabemos de lo que somos capaces.


Ya hemos tenido logros antes, lo repetimos muchas veces, pero la ley sancionada, la sentencia judicial y la declaración presidencial de reconocimiento del genocidio armenio no se hicieron solas. Lo hicieron personas como nosotros, algunas están acá hoy. Por eso, enfatizamos en que esta marcha no es solo para reclamar. Esta marcha es para que respiremos hondo y tomemos impulso.


Nos desmotiva no tener una meta clara y unificada, por lo que decidimos, desde este espacio, proponernos dos objetivos:


El primero, que toda la Argentina sepa que Azerbaiyán y Turquía son dos Estados Genocidas.


Y el segundo, que el embajador, Ramzi Teymurov, tenga que llamar a su jefe en Baku y decirle que en Argentina no es posible imponer sus políticas negacionistas, que no nos callamos, que no lo dejamos mentir en paz. Que acá no empuñamos armas sino megáfonos y banderas, porque nuestra principal característica es que somos incansables.


Porque no vamos a descansar hasta que cada ciudadano, legislador, diputado, senador, concejal, intendente, gobernador, presidente SEPA que están invadiendo el territorio soberano de la República de Armenia, que la República de Artsaj fue atacada en 2020 y que continúa luchando por su autodeterminación, que siguen bombardeando hospitales, que mutilan personas y violan mujeres, que lo que buscan no es un acuerdo, no es la paz. Buscan concretar un Genocidio. Otro Genocidio.


No es momento de desánimo, no es momento de volver a casa y cambiar de tema. Tampoco de quedarse leyendo con tristeza. Es momento de lograr que toda la Argentina se entere de esta realidad y condene lo que está sucediendo.


Llamemos a los que no vinieron, insistamos. Organicémonos en nuestras instituciones y pensemos nuevas ideas. Necesitamos estar todos y traer todo porque más que nunca necesitamos dejar en claro que acá estamos.


Que al Estado de Azerbaiyán le quede claro que vamos a estar acá las veces que haga falta, hasta que Argentina se entere de que son genocidas. Que vamos a estar acá las veces que haga falta hasta que dejen de atacar a Armenia y a Artsaj.

Vamos a estar acá para reivindicar el derecho a la autodeterminación de los pueblos, el derecho a la soberanía y el derecho a vivir una identidad. Vamos a estar acá para seguir luchando contra quienes quieren que creamos que no hay nada por hacer y quieren que nos pensemos como individuos aislados, esos mismos que fomentan las divisiones entre pueblos, fomentan el odio, la indiferencia, la impunidad y el olvido. Vamos a estar acá para apostar por un futuro de paz y amistad entre los pueblos, porque queremos construir sociedades solidarias, igualitarias, inclusivas y con memoria. Vamos a estar acá para combatir contra los intentos genocidas y los negacionismos. Vamos a estar acá para defender, como siempre, los Derechos Humanos.


Y vamos a estar acá para gritar bien fuerte: ¡FUERA AZERBAIYÁN DE ARMENIA!


¡Respeto a la soberanía de Armenia! ¡Viva el derecho a la autodeterminación del pueblo de Artsaj! ¡Paz para Armenia y para Artsaj! Ayer y hoy, ¡Nunca más genocidios!



SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco