¿Milagro israelí o crueldad del régimen de ocupación?

Fiel a su estilo y a la historia de más de setenta años de ocupación, el gobierno del Estado sionista continúa su política genocida contra el pueblo palestino.

Redacción NOR SEVAN


Mientras a diario asistimos a la vergonzosa campaña mediática sobre "la masiva vacunación en Israel" y "el ejemplo israelí en la lucha contra la pandemia", el régimen sionista que mantiene la ocupación del territorio palestino retuvo hasta hoy miles de dosis de vacunas SPUTNIK V, destinadas a los palestinos que habitan Gaza.


Según la información suministrada desde distintas organizaciones solidarias con la lucha del pueblo palestino y contra el régimen del apartheid sionista, el ejército israelí impidió el paso en un puesto de control con Cisjordania de las vacunas contra la covid-19 enviadas a la franja de Gaza.


La Autoridad Palestina acusa a Israel de haber retenido desde el pasado lunes dos mil dosis de la vacuna Sputnik V, de fabricación rusa, destinadas a la inmunización de la población palestina que corre mayor riesgo. Finalmente, este miércoles -ayer- se dio luz verde a la llegada de las vacunas.

Un vocero militar de la ocupación de los territorios palestinos aseguró el martes que el material sanitario había sido bloqueado a causa de "una decisión política" del Consejo de Seguridad Nacional, que depende del primer ministro Benjamín Netanyahu.


A pesar de que los cómplices del Estado israelí intenten lavarle la cara internacionalmente al gobierno sionista encabezado por un criminal de guerra sobre el que, además, pesan diversas causas judiciales, los pueblos del mundo saben quién es quién en esa parte del planeta. Al inicio de la pandemia fueron los respiradores y el material de protección, y ahora son las vacunas las que se convirtieron en objeto de presión de Israel sobre un pueblo que resiste a diario la ocupación, la opresión, la explotación y las injusticias. Los dos millones de habitantes del enclave, confinados en apenas 375 kilómetros cuadrados, tienen que afrontar con limitada ayuda exterior las consecuencias de la pandemia.


La ministra de Sanidad palestina, la doctora Mai al Kaila, aseguró que "las dosis retenidas van dirigidas al personal sanitario que trabaja en las unidades de cuidados intensivos para pacientes con covid-19 de Gaza y en servicios de urgencias". "Las primeras dosis serán para pacientes con trasplante de órganos o deficiencias renales, pero ahora no hay suficientes vacunas para el personal médico".

El funcionario palestino Hazem Qasem denunció el pasado martes que "el bloqueo de las vacunas es un crimen que viola el derecho humanitario internacional", varias organizaciones israelíes –como Gisha y Médicos por los Derechos Humanos- responsabilizaron a Israel de imponer un castigo colectivo a la población civil gazatí, que viola la Convención de Ginebra sobre derecho humanitario de guerra.


Israel, que es presentada internacionalmente como líder global en vacunaciones per cápita, asegura haber inmunizado ya a cerca del 30% de su población con las dos dosis de la vacuna Pfizer. Sin embargo, y ante la creciente presión internacional para que asumiera la responsabilidad moral, amparada por el derecho humanitario de guerra, de incluir en la campaña de vacunación a los 2,5 millones de habitantes de Cisjordania y los dos millones de Gaza –que viven bajo ocupación y bloqueo desde 1967–, el Gobierno israelí alegó que a partir de los Acuerdos de Oslo (1993) la Autoridad Palestina es responsable de su propio sistema sanitario.


El Gobierno de Palestina, con sede en el territorio ocupado de Cisjordania, empezó a vacunar a una parte de su personal sanitario a comienzos de febrero tras haber recibido dos mil dosis de vacunas por parte de Israel, presionada por la ONU y las ONGs. Las autoridades palestinas firmaron varios contratos con laboratorios extranjeros para vacunar al 70% de la población. Además recibió diez mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V y había anunciado su intención de compartirlas con los palestinos de la Franja de Gaza, territorio geográficamente separado de Cisjordania por Israel. La Autoridad Palestina debía recibir al menos 50 mil dosis a mediados de febrero como parte del sistema "Covax", creado por la Organización Mundial de la Salud para ayudar a los países más pobres.


Cisjordania registra 114.850 casos y casi 1.400 muertes, mientras que en la Franja de Gaza los contagios son unos 53.600 contagios y 537 los decesos.

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios de sus fundadores aportando su granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina