Realidad de posguerra: reintegración y rehabilitación de soldados

Aproximadamente once mil soldados resultaron heridos durante la guerra de los cuarenta días de Artsaj. A medida que se recuperan y tratan de reintegrarse a la sociedad, se enfrentan a trámites burocráticos y a un entorno físico inaccesible.

Por Lusine Sargsyan para EVN Report


Gevorg Melkonian, tenía solo tres meses en su servicio militar obligatorio cuando estalló la Guerra de Artsaj de 2020. Durante la guerra, estuvo entre los muchos que sufrieron heridas por metralla. Después de algunas cirugías en Ereván, a Gevorg le extirparon el riñón, pero la comisión de evaluación médica del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales denegó dos veces su solicitud de discapacidad, argumentaron que su "funcionalidad" no se vio afectada.


Han pasado cinco meses desde que el alto el fuego del 9 de noviembre puso fin a la guerra. Durante cinco meses, el país trató de lidiar con las devastadoras consecuencias. Según Gegham Pashikian, subjefe del Departamento Médico Militar de las Fuerzas Armadas, once mil participantes de la guerra de 44 días resultaron heridos o se enfermaron. Aproximadamente, el 55% de ellos sufrió solo lesiones leves, el 35% sufrió lesiones de gravedad media, el 7% terminó en estado grave y el 2% en estado extremadamente grave. Hasta la fecha, se otorgaron el estado de discapacidad a más de mil militares, aproximadamente quinientos de los cuales recibieron el estado de discapacidad de primer y segundo grado, mientras que los restantes eran elegibles para el estado de tercer grado.* En un país que en gran medida no es accesible para personas con discapacidad, la rehabilitación y reintegración de soldados gravemente heridos es una gran preocupación.


El Centro de Rehabilitación del Defensor de la Patria, que se estableció después de la Guerra de Abril de Cuatro Días de 2016, se encuentra entre las organizaciones que trata de satisfacer las necesidades de los soldados, mientras se reajustan a la vida después de haber sido gravemente heridos. En esencia, es un vínculo entre los militares que resultaron heridos en combate y el gobierno. Antes del establecimiento del centro, los militares heridos y sus familiares tenían que lidiar con una variedad de problemas en cada paso del proceso de rehabilitación. Según Anushik Avetisian, jefa del proyecto de Ventanilla Única en el Centro, los militares que eran de fuera de Ereván o de Artsaj presentaban problemas al presentar solicitudes ante los organismos gubernamentales. "El programa se lanzó para facilitar estos procesos y orientar a los soldados heridos durante todo el proceso", explicó.


El Centro es único en su evaluación holística de las necesidades de los soldados. "Cuando conocemos a un soldado por primera vez, sus problemas se convierten en nuestros problemas de por vida", señaló Avetisyan. "El Centro está con los soldados durante todas las etapas de su vida". El alcance de los servicios prestados es bastante amplio: desde la asistencia social hasta las oportunidades educativas. En febrero de 2021, comenzó a recibir financiamiento del Ministerio de Salud, que principalmente subsidia los gastos de salud, mientras que los gastos restantes se cubren con donaciones.


"Evaluar y mejorar las condiciones de vida de los soldados es un componente importante de la misión del Centro", manifestó la referente del Centro y detalló que en los casos en que es probable que un soldado pase el resto de su vida en una silla de ruedas, el personal evalúa la accesibilidad y conveniencia de su hogar antes de ser dado de alta. Se aseguran de que se instalen rampas, que las sillas de ruedas puedan pasar a través de las puertas y que los baños sean accesibles. Esta asistencia es de vital importancia, ya que más del 60% de los militares discapacitados viven en comunidades rurales y en condiciones socioeconómicas difíciles.


El Centro brinda tratamiento para pacientes hospitalizados y ambulatorios. El primero es principalmente para aquellos militares que tienen una forma grave de lesión y necesitan permanecer en el Centro por un período prolongado de tiempo, mientras que el segundo es para aquellos que sufrieron una lesión leve y residen en Ereván o en las proximidades de la capital. En este sentido, Avetisian señaló que, actualmente, más de doscientos soldados están recibiendo tratamiento ambulatorio cada mes y otros sesenta están recibiendo atención hospitalaria. La mayoría de los soldados tratados resultaron heridos durante la última guerra, pero el Centro también acepta militares heridos en años anteriores. La representante del Centro detalló que la intervención aguda y la participación en un programa de rehabilitación pueden tener resultados notablemente exitosos para los soldados que resultaron heridos más recientemente, permitiéndoles volver a sus vidas normales. También, el Centro ofrece servicios internos y un especialista que visita a los militares heridos para controlar su salud.


Avetisian explicó que hay numerosos casos en los que los soldados ya no pueden trabajar en sus capacidades anteriores debido a la gravedad de su discapacidad. En estas situaciones, además de brindarles servicios sociales y médicos, se crean oportunidades educativas para que los militares heridos puedan adquirir nuevas habilidades y ser competitivos en el mercado laboral. Algunos de los que recibían tratamiento solían trabajar en las fuerzas armadas y tenían un rango militar, pero ahora se están especializando en profesiones completamente nuevas, como contabilidad y programación. Mientras tanto, el Centro trata de fomentar las relaciones con empresas de Armenia, de modo que los militares se coloquen en esas organizaciones después de que sean dados de alta.


Hablando sobre la accesibilidad de los lugares públicos para las personas con una variedad de discapacidades motoras, desde el Centro de Rehabilitación del Defensor de la Patria aseguraron que algunas tiendas y restaurantes recientemente abiertos están diseñados para adaptarse a las diferentes necesidades de sus clientes por igual, incluidos aquellos con discapacidades. Avetisian aseveró que, especialmente después de la guerra del año pasado, el público no solo es más consciente de los problemas relacionados con la accesibilidad, sino que también está dispuesto a abordarlos. Pero, lamentablemente, siguen siendo excepciones y no la norma, y ​​Armenia sigue siendo un gran desafío para las personas con discapacidad, convirtiéndose a menudo en una barrera para su inclusión social.

El proceso de obtener un estado de discapacidad militar es otro obstáculo con el que tienen que lidiar los militares heridos. Según Avetisian, la falta de información es el principal problema. “Un soldado que nunca fue herido antes, tiene que atravesar el complejo proceso de obtener un estatus de discapacidad; desde recolectar los documentos médicos necesarios hasta entregarlos a los organismos gubernamentales autorizados", agregó. Para facilitar este proceso, el Centro firmó un acuerdo con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales para que la valoración de los soldados heridos se lleve a cabo mientras reciben tratamiento hospitalario en el Centro. El proceso general de adquisición de una condición de discapacidad se simplificó, ya que los policlínicos locales son ahora los que manejan las evaluaciones de los soldados. También, en lugar de una única comisión de evaluación central, ahora hay comisiones en la mayoría de los policlínicos locales que están autorizados a otorgar un estado de discapacidad. Esto significa que los soldados de fuera de Ereván ya no están obligados a viajar para ser evaluados por la comisión central. Una vez que se concede un estado de discapacidad, es necesario establecer un vínculo causal para demostrar que la discapacidad fue efectivamente adquirida durante el servicio militar. Solo después de que se establezca este vínculo, el estado de discapacidad ordinario se puede cambiar a un estado de discapacidad militar, lo que supone un alcance más amplio de beneficios y una compensación mensual mayor.


"El Centro de Rehabilitación del Defensor de la Patria acompaña a los soldados", Anushik Avetisian.

La decisión del gobierno sobre el establecimiento de los criterios para otorgar una condición de discapacidad fue aprobada en 2003 pero fue modificada varias veces. El estado de discapacidad se otorga solo si la funcionalidad de una persona se ve afectada. De lo contrario, se cree que la afección no tiene un efecto significativo en la vida diaria de una persona y, por lo tanto, no es suficiente para un estado de discapacidad. La representante del Centro aclaró que, si la disfunción es moderada, a la persona se le otorga el estado de discapacidad de tercer grado (recibe 27 mil trams por mes). En los casos en que la discapacidad afecta la movilidad de una persona, que a su vez necesita un bastón o una silla de ruedas para moverse, se concede el estado de discapacidad de segundo grado (recibe 30 mil trams por mes). El estado de discapacidad de primer grado se otorga en casos extremos, cuando una persona no puede vivir de forma independiente (recibe 40mil trams por mes).


Los criterios existentes para otorgar una condición de discapacidad se basan en la experiencia de Rusia, pero se están llevando a cabo discusiones en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales para enmendar los criterios de acuerdo con las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según Avetisian, la comisión de médicos que realizan los exámenes de los militares heridos debe examinar a fondo sus documentos médicos y no otorgar un estado de discapacidad basándose únicamente en lo que pueden observar visualmente. Por lo tanto, los estándares utilizados harán poca diferencia si la evaluación real no se administra de manera adecuada.

En los últimos meses, el gobierno aprobó un conjunto de medidas destinadas a proteger los derechos de las personas discapacitadas durante el servicio militar, así como a abordar cuestiones relacionadas con su reintegración a la sociedad. Parece que el Estado reconoce la importancia de facilitar la inclusión social de los soldados discapacitados a través de un conjunto de programas educativos, culturales y económicos, y no solo brindando servicios médicos. El enfoque multidisciplinario del programa tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los militares heridos proporcionando servicios integrales basados ​​en sus necesidades individuales. Se espera que se establezcan centros para la vida independiente en seis de las diez regiones de Armenia, que tienen un mayor porcentaje de militares con discapacidad.

El Estado armenio también se comprometió a proporcionar prótesis de alta calidad a todos los militares que las necesiten. Según las últimas actualizaciones, 120 de 150 militares que eran elegibles para el estado de discapacidad de primer grado necesitan prótesis. Además de evaluar sus problemas de salud, el Ministerio de Trabajo también examinó sus condiciones de vida. Los primeros ocho soldados ya recibieron sus prótesis en el Centro de Rehabilitación del Defensor de la Patria, que brindará servicios regulares de mantenimiento.


Por último, se espera que el Ministerio de Industria de Alta Tecnología lance el programa piloto "El camino del soldado hacia el éxito", que tiene como objetivo brindar capacitación profesional a los veteranos. El programa ayudará a los soldados con discapacidades a realizar la transición al sector de las tecnologías de la información para que puedan desarrollarse personalmente y utilizar sus conocimientos en el mercado laboral. Además, organizará 18 cursos adicionales gratuitos para soldados heridos y otros participantes de la guerra.


Proteger los derechos de aquellos militares que pusieron en peligro su vida para todos los demás es lo mínimo que el gobierno y la sociedad armenia pueden hacer para garantizar una reintegración digna en la sociedad.


-


Fuente: EVN report

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN