El Partido Comunista de Armenia llama a luchar por la paz

En una importante declaración pública difundida el 1 de noviembre, los comunistas armenios rechazan la guerra y los discursos que enfrentan a los pueblos, critican a sus camaradas azerbaiyanos y reafirman el derecho de los habitantes de Artsaj a su independencia.

Hacemos un llamado a los comunistas de todo el mundo para que se unan a nosotros exigiendo el fin de la guerra y la resolución de todas las disputas pendientes entre la República de Azerbaiyán y la República de Armenia a través del diálogo y la diplomacia, basándose en la Carta de la ONU y el respeto al derecho de las nacionalidades a su autodeterminación.


La guerra, que comenzó la mañana del 27 de septiembre de 2020, tras una ofensiva militar azerbaiyana dirigida contra objetivos civiles armenios, lleva ya cuatro semanas y tiene consecuencias catastróficas. Cientos de civiles han muerto, se han bombardeado y atacado deliberadamente ciudades y monumentos antiguos de importancia patrimonial. La ciudad de Stepanakert, capital de Artsaj (Nagorno-Karabaj), de población armenia, está ahora en gran parte despoblada como resultado de los intensos y cotidianos ataques con aviones no tripulados azerbaiyanos que utilizan municiones de racimo. También hay pruebas de que las fuerzas azerbaiyanas han utilizado fósforo blanco en sus bombardeos. El 28 de octubre, las fuerzas azerbaiyanas atacaron Stepanakert y la cercana ciudad de Shushi varias veces, en ataques deliberadamente dirigidos contra la infraestructura civil pública y privada, bombardeando incluso el Centro de Salud Materno Infantil de Stepanakert.


Desde sus inicios, el Partido Comunista de Armenia se opuso firmemente a esta guerra y la catalogó como contraria a los intereses de los pueblos de los dos países vecinos y una amenaza para la paz en la región, pidiendo repetidamente un alto el fuego.


Recientemente hemos sido alertados de una declaración errónea y engañosa, que lleva la firma del Partido Comunista de Azerbaiyán, que con fecha del 16 de octubre de 2020 fue distribuida a algunos partidos hermanos. Dado que no recibimos esta declaración directamente, ni tampoco fue publicada en el sitio SolidNet (NdeR: perteneciente a la Unión de Partidos Comunistas), no estamos seguros del origen o autenticidad de la carta.


En primer lugar, en respuesta a esta declaración supuestamente emitida por el Partido Comunista de Azerbaiyán, debemos subrayar el hecho de que no se nos mostró la cortesía de ser destinatarios directos de dicha declaración. Como Partido Comunista de Armenia, un partido que mantiene vínculos fraternos desde hace décadas con todos los partidos de la ex Unión Soviética, al menos hubiéramos esperado de nuestros camaradas recibir un análisis de la trágica situación actual y sugerencias de cómo salir de ella. Nuestro entendimiento es que como partidos comunistas, ante todo somos internacionalistas.


El Partido Comunista de Armenia considera que el comunicado supuestamente proveniente del Partido Comunista de Azerbaiyán es una declaración decepcionante, teniendo en cuenta la peligrosa situación que enfrentan las dos naciones vecinas y el futuro de la paz en la región. Tras un análisis minucioso, concluimos que la declaración es en efecto una nueva redacción de un comunicado oficial emitido por la Fiscalía General de la República de Azerbaiyán el 15 de octubre de 2020.


De ahí que la declaración del Partido Comunista de Azerbaiyán carece de una caracterización, y mucho menos de crítica a las políticas del actual gobierno de Bakú, su perfil dictatorial, su reverencia al capitalismo neoliberal y, en particular, su absoluta sumisión a los designios del gobierno de Turquía, miembro de la OTAN.


La declaración no ofrece ningún análisis sobre la cuestión de la guerra entre Azerbaiyán y el pueblo sitiado de Artsaj (Nagorno-Karabaj), sino que sigue religiosamente las líneas de justificación para la intervención militar chovinista que ofrece en las comunicaciones formales el gobierno de Azerbaiyán. Un gobierno con una reputación y un historial en derechos humanos lamentables, que tomó medidas para encarcelar a muchos miembros de organizaciones opositoras.


Camaradas, como comunistas e internacionalistas tenemos el deber de abstenernos de mirar la guerra a través del prisma del nacionalismo. El hecho es que en medio de la desintegración de la Unión Soviética, al mismo tiempo y sobre la misma base que Azerbaiyán y muchas otras ex repúblicas soviéticas declararon su independencia y secesión de la Unión, el pueblo de Artsaj (Nagorno-Karabaj ) también ejerció su inalienable derecho a declarar la independencia de su Región (Oblast) Autónoma.


Esta fue la voluntad manifestada continuamente por la gran mayoría de la población de Artsaj (Nagorno-Karabaj) y sus representantes políticos a lo largo del siglo pasado, desde el inicio de la República Federativa Soviética Socialista de Transcaucasia, sobre la base de que la mayoría de la población es armenia, y lo ha sido desde tiempos inmemoriales. Además, Artsaj (Nagorno-Karabaj) nunca ha estado bajo la jurisdicción directa de Azerbaiyán por derecho propio o como entidad independiente.


Dejando a un lado el derecho de un pueblo a la autodeterminación nacional, las objeciones de la población de mayoría armenia de Artsaj (Nagorno-Karabaj) a cualquier noción de su sometimiento al gobierno directo bajo la República de Azerbaiyán son claras y están bien fundadas. De hecho, cuando la Unión Soviética se desintegraba y con ella caía la inviolable política de larga data de la "amistad entre los pueblos" que hasta entonces había dominado en el Cáucaso, los armenios fueron objeto de pogromos y una violencia terrible a manos de las turbas azerbaiyanas animadas por sus representantes nacionalistas. ¡Y todo esto hace apenas treinta años! Desde entonces, el gobierno de Azerbaiyán reprimió activamente a sus grupos minoritarios no turcos, particularmente alentando, de manera oficial, enemistad y odio hacia los armenios.


Si “la guerra es la continuación de la política”, entonces nosotros, como comunistas, debemos estudiar la política que condujo y provocó el conflicto, en este caso, la guerra de treinta años declarada y perseguida por el gobierno azerbaiyano contra el pueblo de Artsaj (Nagorno-Karabaj), ahora con el respaldo de sus aliados Turquía e Israel. Dudamos mucho de que la intención del gobierno de Turquía sea, o haya sido alguna vez, apoyar al pueblo de Artsaj (Nagorno-Karabaj) o a cualquier otro pueblo de la región para que lleve una vida más próspera y en paz. Estamos extremadamente preocupados por los planes expansionistas del gobierno de Turquía y consideramos que las acciones del gobierno en Azerbaiyán son parte integral de estos planes criminales.


La participación del gobierno de Ankara en este conflicto está marcada no solo por su continuo apoyo a la agresión azerbaiyana y su asistencia logística a Bakú, sino también por el despliegue bien documentado de al menos mil combatientes islamistas reclutados en Idlib, Siria. El accionar de estos mercenarios sólo se puede imaginar en un escenario con el que la mayoría de ellos no está familiarizado y que no tienen siquiera un conocimiento rudimentario de ningún idioma local. ¡No es exagerado el riesgo de una gran conflagración como resultado de la presencia de estos yihadistas en esta zona fronteriza volátil!


Queridos camaradas, el Partido Comunista de Armenia es un partido orgullosamente anticolonialista y antimperialista, que lucha por la paz y el desarme en el Cáucaso y en toda la región.

Nos oponemos a la violencia contra las naciones y, como comunistas e internacionalistas, creemos que es deber de todo comunista oponerse al nacionalismo, al militarismo y la guerra. Como comunistas creemos en los derechos de las naciones a la autodeterminación. El pueblo de Artsaj (Nagorno-Karabaj) decidió democráticamente y hace mucho tiempo sobre su destino: ser independiente y no ser condenado al sometimiento al gobierno dictatorial de Azerbaiyán y, por extensión, al de Turquía.


Creemos que solo hay una manera de resolver esta peligrosa situación en nuestra región, particularmente entre Azerbaiyán y Armenia, y es mediante la paz y un acuerdo negociado de conformidad con el derecho internacional y en el marco de la Carta de la ONU.

Exhortamos a todos los partidos comunistas y obreros a unirse a nosotros en nuestra campaña por un alto el fuego inmediato, por el establecimiento de una paz y fraternidad duraderas, enmarcadas nuevamente en el espíritu de la amistad entre los pueblos”.

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina