Armenia: Opaco presente, incierto futuro

Al momento de redactar este artículo, algunos sectores aliados del poder, en Ereván, están analizando desprenderse de la OTSC. ¡Vaya casualidad! Sucede luego de la visita de la funcionaria estadounidense...


Por Alejandro Budano Serverian


Una vez mas, como tantas otras, la historia está poniendo a prueba al pueblo armenio, ya sea por sus desinteligencias o por el voraz apetito de sus vecinos turcos, llámese Turquía o, últimamente, la envalentonada Azerbaiyán.


En el caso de los últimos contenciosos bélicos, tendrímos que remontarnos a las postrimerías de la Unión Soviética, cuando las ansias del pueblo armenio agitaron los sentimientos nacionalistas de sus hermanos de Artsaj (Nagorno Karabaj) para separarse de Bakú, y ésta contestó también con nacionalismo. Era tiempo de la caída de la URSS y el inicio de un verdadero y largo calvario.


Luego de la proclamación de la República de Artsaj -convengamos que sigue siendo una república de facto, que ni siquiera Armenia ha reconocido haasta el momento-, se vivió un tiempo de relativa calma. Pero durante esta cierta calma, y producto de un crecimiento económico importante azerí, Bakú, de manera astuta, fue tejiendo alianzas con otros gobiernos genocidas, de manera muy especial con Turquía -su principal sostén- e Israel. Mediante distintos tratados bilaterales, el país caucásico le proporciona gas y petróleo, mientras el Estado judío lo aprovisiona con el armamento más sofisticado, además de salvaguardar a la pequeña comunidad judía de Azerbaiyán.


En cuanto al trato de Turquia para con su hermano menor, Ankara le proporciona drones, aviones, adiestramiento militar, una fuerte ayuda economica y toda la logística que el lector se pueda imaginar.


Por todo eso, era esperable una nueva escalada militar. Y esta se produjo en 2020, fue la arrolladora ofensiva durante la guerra de los 44 días, en la que Azerbaiyán contó con la ayuda indisimulable de Turquia, Israel, Pakistán y el Ejercito Islámico. Los soldados armenios sufrieron las más horrendas de las muertes, mediante torturas, fusilamientos, emboscadas, descuartizamientos, etc. Durante esta guera Karabaj-Artsaj perdió parte importante de su territorio.


Nos llamó la atención -y aún lo hace hasta hoy- la poca sintonía entre Ereván y Stepanakerd, entre Pashinian y Harutiunian. ¿Será que el peor enemigo de un armenio es otro armenio? Ojalá no lo sea...


Muchos, seguramente, se preguntaran por las Fueras Armadas rusas y su papel. Por el momento me limitaré a decir que Rusia y Armenia son aliados estratégicos y así lo consideran sus pueblos, y mal que les pese a muchos, con una alianza casi indestructible. Rusia da y dio, estuvo y está, pero Armenia ¿le dio algo a Rusia? Lamentablemente, la respuesta es NO.


Simplemente recordaré que finalizada la guerra, las fuerzas de paz que garantizan la seguridad de los armenios en Artsaj-Karabaj están compuestas íntegramente por soldados rusos. Lo mismo sucede en la frontera armenio-turca, en Guiumrí (Leninakán), donde también las fuerzas militares allí emplazadas son rusas. Moscú y Ereván se necesitan, lo que no significa que Rusia deje de mantener relaciones con Turquía y Azerbaiyán.


Dada la actual coyuntura internacional, los gobiernos armenios y su gente se autoperciben "pro-rusos" o "pro-occidentales". Y el actual gobierno armenio no puede ocultar su "amor" por occidente, ese amor nacido a partir de la Revolucion de Terciopelo, que fue financiada por el magnate americano de origen húngaro y judío George Soros.


En los últimos días se suscitaron tanto en Armenia como en otras latitudes no muy lejanas, ciertos episodios llamativos. El primero, la visita a Ereván de la presidenta de la Cámara de Representantes de los estados Unidos de Norteamérica, Nancy Pelosi, que mantiene una aceitada relación con la comunidad armenia-norteamericana. Debemos saber que si alguien acude a un lugar es porque la otra parte la invita. Con esto queda demostrado lo ambivalente o traicionero (llamese como quiera) del accionar del gobierno de Pashinian, ya que es inaceptable e inentendible coquetear con Moscú y Washington al mismo tiempo.


Fue la misma Nancy Pelosi quien estuvo en Kiev para brindarle todo su apoyo al gobierno de Zelensky. Lo propio hizo en Armenia con el actual gobierno, por lo que queda más que claro que ésto no es ni más ni menos que un tiro por elevación a Moscú, abriéndole un nuevo frente en el Cáucaso. Ya lo tiene en la frontera con Ucrania, y otro nuevo e inédito frente es el abierto con la entrada de Finlandia a la OTAN (Finlandia es un país con ancestrales relaciones y lazos culturales con Rusia). Y ahora sucedió algo que llamativamente hace que abramos los ojos: durante los últimos dos enfrentamientos con Azerbaiyán, se produjeron revueltas fronterizas entre Kirguistán y Tadjikistán, es decir, otro frente abierto, esta vez en Asia Central.


Imagínese usted, lector, un globo lleno de aire rodeado de elementos punzantes. Este globo representa a Rusia y en usted está dilucidar quiénes son los elementos punzantes. No es muy dificil adivinar...


Al momento de redactar este artículo, dicen que algunos sectores del poder en Ereván están analizando desprenderse de la OTSC, Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, alianza militar defensiva que Armenia integra con Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán. ¡Vaya casualidad! Sucede luego de la visita de la funcionaria estadounidense...

Y al respecto, quisiera mencionar que, tal vez, lo más apropiado para soltar las lágrimas de Nancy Pelosi hubiera sido que la llevasen al cementerio de Yerablur y no a Dzidzernagaberd, para que le rindiera homenaje a aquellos soldados armenios que murieron a manos del gobierno que Wahington apoyó.


Mientras tanto, las idas y vueltas continúan. Mientras tanto, la población se sigue manifestando a favor y en contra. Mientras tanto, Charles Michel se reúne con Pashinian y Aliyev. Mientras tanto, tenemos un gobierno que avanza en una dirección equivocada. Mientras tanto, rusos, europeos y norteamericanos mantienen conversaciones con las partes. Mientras tanto, el apoyo de la población armenia para con Moscú está en crecimiento. Mientras tanto, Armenia continúa con un presente opaco y un futuro incierto.

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco