Centenario de Armenia Soviética: Martirós Sarian

El artista se repatrió luego del triunfo de la revolución socialista en el país y cumplió un destacado rol en el proceso de renacimiento nacional y social del pueblo armenio.



Redacción NOR SEVAN


Es por muchos sabido, que el escudo nacional de la Armenia Soviética fue creación del gran pintor armenio Martirós Sarian, Artista del Pueblo de la URSS, miembro de la Academia de Bellas Artes de la URSS, académico de la Academia de Ciencias de la URSS y Presidente de la Unión de Artistas de la URSS, entre otros cargos y funciones honoríficas que cumplió a lo largo de su vida.


El tema principal de la imponente obra de Sarian fue la naturaleza de Armenia. La luz y el color del artista se difundieron tanto en Armenia como en la Unión Soviética y en todo el mundo.


Personalidades y representantes famosos de la intelectualidad a escala internacional admiraron las obras del gran artista armenio. Siendo destacado y reconocido no sólo en toda la Unión Soviética, sino también en el exterior, Martirós Sarian se dedicó de lleno a desarrollar y fortalecer la cultura armenia.


Muchas de sus obras y pertenencias personales están exhibidas en la Casa-Museo Martirós Sarian, que se encuentra en Ereván, cerca de la Opera y de la Plaza de la Libertad, en el número 3 de la calle que lleva su nombre.


Nacido en Nor Najicheván el 28 de febrero de 1880, Martirós Sarian se repatrió a Armenia en el año 1921, luego del triunfo de la revolución socialista, respondiendo afirmativamente al llamado que le realizara su amigo, Alexander Miasnikian, primer presidente de Armenia Soviética.

Mudado y establecido en Ereván, ciudad capital de la renaciente Armenia, el joven Martirós Sarian le dedicó mucho tiempo a la actividad pública. Fundó el primer museo estatal del país y el Comité para la Preservación de Monumentos, del que fue su primer presidente. Tuvo un rol importantísimo en el establecimiento de la Escuela de Arte y del Sindicato de Trabajadores del Arte.


Ya en 1927, Sarian decía en una carta que le envió al crítico de arte Rubén Drambian: "Estoy muy feliz de que Ereván esté en plena construcción, convirtiéndose en una verdadera capital. Sueño con construir una cabaña y un estudio, incluso una pequeña galería separada para mi trabajo". Y ese sueño se hizo realidad durante los años del renacimiento socialismo de la república.


A igual que Martirós Sarian, muchos otros intelectuales, hombres de la cultura y profesionales armenios que vivían fuera del país, decidieron mudarse y establecerse en el país, acudiendo al llamado del presidente Miasnikian, quien los convenció de la contribución fundamental que sería su presencia y actividad para el proceso de renacimiento nacional y social del pueblo armenio.


"Kragan Tert" del 12.05.1972 sobre la muerte de Martirós Sarian

Entre quienes se repatriaron estuvo el gran arquitecto armenio Alexander Tamanian, autor del proyecto de la renovada ciudad capital, quien a su vez también era muy amigo de Sarian y de Miasnikian. La Casa-Museo Martiros Sarian fue inaugurada en 1967, en vida del artista. El plano original de la casa de Sarian fue del propio Tamanian.


Varias veces elegido diputado al Soviet Supremo de la Unión Soviética, Martirós Sarian contribuyó desde ahí a la política general soviética, poniendo el énfasis en el aspecto cultural. Entre otras cosas, se preocupaba para lograr que los principales talentos jóvenes de Armenia pudieran continuar sus estudios en los principales centros educativos de la URSS, y también para que el gobierno central se ocupara de la preservación de los monumentos históricos que se encontraban en distintas ciudades soviéticas, particularmente del patrimonio cultural y arquitecto armenio. Fue así como logró que el gobierno soviético decidiera incluir en un listado de monumentos protegidos a la Iglesia Armenia de la Santa Cruz de su ciudad natal, que había sido impactada por una bomba nazi durante la Gran Guerra Patria. El gobierno local había decidido demolerla y construir un museo allí. Los armenios de Rostov recurrieron a Sarian, quien explicó la importancia de la iglesia para los armenios de la región, ya que había sido construida en el siglo 18 por quienes habían tenido que huir de la ciudad de Ani, antigua capital armenia. Fue así, como la iglesia fue restaurada.


El poeta y novelista francés, Louis Aragon, destacado militante del Partido Comunista de Francia, galardonado con la Orden de la Amistad entre los Pueblos, con la Orden de la Revolución de Octubre y con el Premio Lenin de la Paz, señaló: “La luz de Armenia nos llega gracias a Martiros Sarian. Una luz alegre que ilumina personas, montañas, frutos… Es un tesoro encontrado nuevamente. Su color es tan hermoso, que deberían darle a Sarian un lugar junto a nuestros Cézanne y Matisse. Sarian es un artista de la felicidad”.


RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, en su formato digital mantiene los objetivos y principios de sus fundadores aportando su granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina