Artsaj (Karabaj) y Armenia marcan el camino

En medio de una confrontación bélica, las máximas autoridades de ambas repúblicas mantienen un discurso digno de imitar, pero que no muchas veces es replicado por la misma diplomacia armenia y por distintos sectores de su diáspora.



Por Adrián Lomlomdjian


"Nuestra guerra no es contra el pueblo de Azerbaiyán", dijo en medio de los bombardeos sobre la ciudad capital Stepanakert, el presidente de Artsaj, Araik Harutiunian, como respuesta a los permanentes ataques azerbaiyanos sobre las poblaciones civiles armenias.


"El pueblo de Azerbaiyán sufre el comportamiento irresponsable y temerario de sus líderes político-militares respaldados por Turquía", decía el líder del pueblo que lucha para que sea respetado su derecho a la autodeterminación, y agregaba: "Quiero que todos los armenios comprendan que el pueblo de Azerbaiyán es un rehén en manos del liderazgo dictatorial de Aliyev y de Turquía", "la gente está sufriendo debido a falsas aspiraciones geopolíticas y el control del poder".


Claro y contundente. Nada de llamados a la guerra, de declaraciones haciendo apología del militarismo, ni de azuzar odios ni rivalidades nacionalistas, y muchos menos, hablar de un factor religioso como motivo de enfrentamiento, inexistente por otro lado.


El presidente de Artsaj (Karabaj) también dirigió un mensaje público a las minorías Talish y Lezguí, que habitan Azerbaiyán y que fueron carne de cañón utilizada por Aliyev, siendo los primeros en ir al frente y cayendo de a cientos.


"Seguimos de cerca los desarrollos políticos internos en Azerbaiyán, en particular, las crecientes protestas en las ciudades y aldeas pobladas por talishes y lezguíes, donde se está boicoteando la orden de Aliyev para unirse al ejército y luchar contra Artsaj y Armenia", decía Harutiunian en su mensaje, asegurando que "el Ejército de Defensa de Artsaj, como señal de nuestra buena voluntad, no atacará las instalaciones militares adversarias ubicadas en las autonomías de Talishstán y Lezguistán".


Excepto medios de prensa como NOR SEVAN y La voz armenia, casi ninguno, y menos los medios masivos de comunicación a nivel nacional, replicó o difundió éstos y otros mensajes de las autoridades de Artsaj y Armenia. Por el contrario, se dedicaron a lo largo de los días a presentar a los armenios como "agresores", "ocupantes" y "separatistas". Mientras tanto, escondían datos evidentes como la ayuda militar israelí a Azerbaiyán, el envío de mercenarios y terroristas por parte de Turquía, la participación del ejército turco a través de sus altos mandos y el "visto bueno" de la OTAN a la agresión turco-azerí contra Artsaj, habida cuenta que Turquía es miembro de la organización militar noratlántica y su segundo ejército más grande.


Estos mismos medios que no hablaron nada de todo lo señalado, contaron en muchos casos con el acompañamiento de otros sectores políticos -incluso armenios locales-, para difundir e imponer la falsa idea de que "Rusia dejó sola a Armenia".


"En caso de una amenaza a la seguridad de Armenia, Rusia cumplirá con sus obligaciones y compromisos de aliado estratégico", afirmó ayer el primer ministro armenio Nikol Pashinian, en una entrevista con la agencia France Press (AFP)

Y mientras las autoridades de Artsaj y Armenia ponen el foco en el presente, reafirman y fortalecen relaciones y alianzas estratégicas con rusos, kurdos, iraníes, árabes y otros pueblos de la región, hay quienes siguen hablando del pasado -para colmo, mintiendo descaradamente o tergiversando la historia- o creyendo que Occidente -Estados Unidos y la Unión Europea- será la protectora o salvadora de los armenios. Parece que nada aprendieron de la historia y tampoco son capaces de ver el presente y acompañar a quienes son los protagonistas de esta etapa crucial en la milenaria historia del pueblo armenio.


"Si la alianza Azerbaiyán-Turquía vence en esta guerra, habrá otro genocidio armenio", sentenció el presidente Armén Sarkissian, sin faltar a la verdad. Las declaraciones que escuchamos y leemos a diario de las autoridades de ambos países así lo certifican.


No se equivoca el asesor de asuntos exteriores del presidente de Artsaj (Karabaj), David Babayan, al afirmar que "la política de Turquía es una mezcla de nazismo y terrorismo" y "representa una amenaza para la humanidad".


Por eso, el presidente de Artsaj (Karabaj), Araik Harutiunian, reiteró una y otra vez la cuestión de los mercenarios. "Ya no es un secreto para ningún Estado del mundo que el objetivo de esta monstruosa red terrorista es la población pacífica de Artsaj y Armenia, nuestras ciudades y pueblos, el derecho a vivir libremente y controlar nuestro destino", fueron sus palabras. Y profundizando en el objetivo turco-azerí de convertir el Cáucaso en otro nido de terroristas y fundamentalistas, afirmó que "Armenia y Artsaj están hoy a la vanguardia de la lucha, porque han aceptado con dignidad el desafío que se nos ha lanzado. Y lucharemos hasta la victoria final. Sin embargo, este problema no es solo de Artsaj y Armenia". Y así lo entienden Rusia, Irán, Siria, el Movimiento Revolucionario Kurdo, Francia y otros, quien ya manifestaron públicamente su decisión de no permitirlo.


Es momento de estrechar filas y aunar esfuerzos y criterios. Desde lo discursivo, debemos acompañar la sensatez predominante en las palabras de las distintas autoridades armenias, que no enfrentan la dialéctica guerrerista y de odio del tándem turco-azerí con más de los mismo.


La lucha por la paz, por el logro de un inmediato cese del fuego y por el respeto al derecho del pueblo de Artsaj a su autodeterminación, junto a un discurso alineado y coherente, son los aportes fundamentales que podemos hacer desde aquí a quienes día y noche luchan para garantizar la existencia y supervivencia del pueblo armenio.

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina