Los crímenes de guerra de Azerbaiyán

La guerra de Artsaj de 2020 duró solo 44 días, pero estuvo desenfrenada por los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas armadas azeríes, sus aliados turcos y los mercenarios reclutados por el gobierno de Erdogán.

Ilustración de Armine Shahbazyan.

Por Hovhannes Nazaretyan para EVN report


Este artículo enumera muchos de los crímenes de guerra más horrendos y brutales cometidos por los militares de Azerbaiyán. Desde el acuerdo de armisticio del pasado 10 de noviembre, se publicaron numerosos videos en las redes sociales que muestran crímenes de guerra brutales, la mayoría de los cuales fueron filmados por los perpetradores o testigos.


Bombardeo indiscriminado de zonas civiles


Los ataques contra civiles e infraestructura civil constituyen crímenes de guerra, según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y los Convenios de Ginebra. El artículo 8 del Estatuto describe lo siguiente como crímenes de guerra: "dirigir intencionalmente ataques contra la población civil", "dirigir intencionalmente ataques contra bienes civiles" y "lanzar intencionalmente un ataque a sabiendas de que dicho ataque causará incidentalmente la muerte o lesiones a civiles o daños a bienes civiles o daños generalizados, a largo plazo y graves al medio ambiente natural que serían claramente excesivos en relación con las fuerzas militares concretas y directas en general ventaja anticipada". También, los artículos 51 y 52 del Protocolo I de la Convención de Ginebra protegen vidas y bienes de carácter civil respectivamente.


Desde el comienzo de la guerra el 27 de septiembre, Stepanakert, una ciudad de 55.000 habitantes, y muchos otros asentamientos en Artsaj fueron objeto de bombardeos indiscriminados por las fuerzas azerbaiyanas. Matthew Cassel, corresponsal de VICE News que estuvo en Stepanakert a principios de octubre, dijo a OC Media: "A pesar de que Azerbaiyán tiene tecnología militar aparentemente precisa como se muestra en los videos que han estado publicando, los bombardeos siguen siendo indiscriminados", incluso en áreas civiles.


Un informe provisional publicado por la oficina del Defensor del Pueblo del Gobierno de Artsaj señaló el 18 de octubre que "en muchos casos, atacar a civiles fue selectivo e intencional, ya que los objetivos militares estaban ubicados muy lejos de los objetos civiles, y las fuerzas azerbaiyanas utilizaron armamentos precisos como misiles y drones. La ausencia de objetivos militares en las proximidades de los ataques confirma aún más su naturaleza deliberada, que equivale a un crimen de guerra". Al final de la guerra, alrededor de 50 civiles murieron y 148 resultaron heridos en el lado armenio.


La infraestructura civil en Stepanakert y otros asentamientos de Artsaj fueron objeto de fuertes ataques. A principios de octubre, Azerbaiyán apuntó al Centro Cultural de Shushi, que se convirtió en escombros. En los mismos días, la sede de la compañía eléctrica de Stepanakert y una importante subestación eléctrica fueron atacadas, lo que provocó un apagón.

Artak Beglarian citó al Ministerio de Educación de Artsaj informando que, al 2 de noviembre, 61 escuelas (alrededor del 28% de todas las escuelas) y 10 jardines de infancia fueron dañados por el ejército azerbaiyano.


La población civil y la infraestructura civil también fueron objeto de ataques en la República de Armenia. El área de Vardenis fue atacada por Azerbaiyán al principio de los combates , incluso el primer día. El 29 de septiembre, un autobús civil (sin nadie dentro) fue alcanzado por un dron. Más tarde, también se atacaron otras partes de Armenia. El 2 de noviembre, un civil murió y dos resultaron heridos en la aldea de David Bek.


Además, varias instalaciones sanitarias fueron atacadas por el Estado de Azerbaiyán. El 28 de octubre, el hospital de maternidad de la capital Stepanakert fue alcanzado por ataques aéreos. La misma instalación fue alcanzada nuevamente con un misil Smerch el 3 de noviembre. Anteriormente, el 14 de octubre, el hospital militar de Martakert fue bombardeado. El Centro de la Información Unificado de Armenia (CIUA) declaró que allí eran atendidos civiles. En este sentido, el artículo 19 del I Convenio de Ginebra protege "los establecimientos fijos y unidades médicas móviles del Servicio Médico", que "en ningún caso podrán ser atacados". El artículo 18 del IV Convenio de Ginebra dice que "Los hospitales civiles organizados para atender a los heridos y enfermos, los enfermos y los casos de maternidad, no pueden en ningún caso ser objeto de ataque".


En varios casos se produjeron ataques contra periodistas. El 1 de octubre, periodistas franceses y armenios resultaron heridos en Martuni. Al día siguiente fue bombardeado un minibús con diez periodistas que se dirigían a la ciudad de Martakert. Dos periodistas rusos y su guía resultaron heridos por el segundo ataque en la Catedral del Santo Salvador de Ghazanchetsots de Shushí el 8 de octubre. De acuerdo con el artículo 79 del Protocolo I de los Convenios de Ginebra, los periodistas que realicen trabajos profesionales en zonas de guerra "serán considerados civiles" y "estarán protegidos como tales en virtud de los Convenios y del presente Protocolo, siempre que no adopten ninguna medida que afecte negativamente a su condición de civiles ".


Bombas de racimo


El uso de municiones en racimo por Azerbaiyán fueron bien documentados. Su producción, almacenamiento, transferencia y uso está prohibido por la Convención de 2008 sobre Municiones en Racimo, que no fue firmada por Azerbaiyán y Armenia. Según Human Rights Watch (HRW, por sus siglas en inglés), las municiones en racimo tienen "un efecto indiscriminado generalizado y un peligro duradero para los civiles". Denis Krivosheev, director interino de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, señaló que "las bombas de racimo son armas intrínsecamente indiscriminadas y su despliegue en zonas residenciales es absolutamente espantoso e inaceptable".


A principios de octubre, los periodistas de Fip.am visitaron Hadrut, que fue bombardeado el 2 de octubre, y fotografiaron evidencia del uso de cohetes por Azerbaiyán con municiones de racimo LAR-160 MLRS israelíes. El 4 de octubre, comenzó a circular en línea un video de Stepanakert que mostraba el uso de municiones de racimo que el Laboratorio de Investigación Forense Digital (DFRLab) del Atlantic Council geolocalizó en la calle Hakob Hakobyan. HRW publicó un informe el 23 de octubre documentando cuatro incidentes del uso de municiones en racimo por Azerbaiyán en Stepanakert y Hadrut. Señalaron que no pudieron “identificar ningún equipo militar o bases en los tres barrios (la capital de Artsaj) donde ocurrieron los ataques. Incluso si lo hubiera habido, dados los efectos indiscriminados de las municiones en racimo, su uso en un entorno civil residencial no está permitido por las leyes de la guerra ".


Munición incendiaria


El 30 de octubre, el Defensor del Pueblo del Gobierno de Armenia, Arman Tatoyan, publicó un video de lo que parecía mostrar fósforo blanco cayendo sobre los bosques de Artsaj. “Estas municiones tienen claros efectos de destrucción masiva para el medio ambiente; ahora también son utilizados contra civiles por las fuerzas militares azerbaiyanas y en este contexto están prohibidos por el derecho internacional”, publicó en Facebook. Al día siguiente, el ejército de Artsaj compartió otro video. Una semana después, el 6 de noviembre, los defensores de los derechos humanos de Armenia y Artsaj publicaron un informe conjunto sobre el uso de munición incendiaria de destrucción masiva contra objetos civiles en Karabaj. El informe señaló que las fuerzas armadas de Azerbaiyán utilizaron las municiones entonces desconocidas entre el 29 y el 31 de octubre. En ese momento, no estaba del todo claro si contenía fósforo blanco o no. El informe conjunto de los defensores de los derechos humanos de Armenia y Artsaj incluía fotografías de civiles gravemente heridos. El 5 de diciembre, el Defensor del Pueblo del Gobierno de Armenia publicó más fotos de soldados heridos con munición incendiaria.


Además, las investigaciones independientes basadas en fuentes abiertas por Fip.am y del Consejo del Atlántico DFRLab señalaron que probablemente era fósforo blanco. Ambos informes se centraron en comparar la evidencia visual del aparente uso de fósforo blanco en Artsaj con casos previamente confirmados de su uso en otros lugares.


El uso de armas incendiarias está prohibido en virtud del Protocolo sobre prohibiciones o restricciones del empleo de armas incendiarias, que es el Protocolo III de la Convención de 1980 sobre ciertas armas convencionales.


Crímenes contra prisioneros de guerra y civiles capturados


La Tercera Convención de Ginebra prohíbe el maltrato y la ejecución de prisioneros de guerra (POW), convirtiéndolos en crímenes de guerra.


Hadrut


El 11 de octubre, la oficina del Defensor del Pueblo de Artsaj expresó que al menos cuatro civiles murieron en Hadrut cuando unidades de comando azerbaiyanas se infiltraron en la ciudad, incluido Misha Movsisian, una persona con discapacidad, y su madre, Anahit Movsisian. Otro civil murió en Martuni.


El 15 de octubre, aparecieron dos videos en las redes sociales que mostraban a soldados azerbaiyanos, posiblemente de unidades de fuerzas especiales, capturando a dos armenios camuflados, uno de los cuales evidentemente era un anciano y, luego, ejecutándolos. Bellingcat geolocalizó los videos a Hadrut. La ejecución tuvo lugar en un parque de la ciudad en algún momento entre el 9 y el 15 de octubre. Aunque las autoridades azerbaiyanas afirmaron que los videos eran falsos, la BBC confirmó su autenticidad. Los dos hombres en los videos fueron identificados como Benik Hakobian, de 73 años, y Yuri Adamian, de 25, por las autoridades de Artsaj. Artak Beglarian, defensor del pueblo de Karabaj, informó a la BBC que los dos hombres eran residentes, que Hakobian era un civil de Hadrut y que Adamian probablemente era un militar de una aldea vecina. Un portavoz de Dunja Mijatović, Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa, le dijo a la BBC que habían recibido los videos y que los examinarán.


Decapitaciones


Según el informe provisional de la oficina del Defensor del Pueblo del Gobierno de Artsaj publicado el 18 de octubre de 2020, el 8 de octubre se publicó una foto de la decapitación de un militar armenio en un canal de Telegram, pero luego se eliminó. La foto está incluida en el informe.


El 18 de octubre, Arman Tatoyan declaró que el hermano de un soldado armenio lo había contactado y le había dicho que un militar azerbaiyano lo había llamado el 16 de octubre y le había dicho que habían decapitado a su hermano y que lo iban a publicar -lo cual hicieron- en las redes sociales. Tatoyan señaló que las llamadas se hicieron desde el número de teléfono del soldado decapitado.


El 31 de octubre, una mujer de Togh (en el distrito de Hadrut) le dijo al periodista estadounidense Chuck Holton que uno de sus vecinos fue decapitado. Artak Beglaryan declaró el 4 de noviembre que el primer nombre del hombre era Alcalde y que su oficina estaba tratando de obtener más información sobre las circunstancias de la decapitación denunciada.


Soldados ejecutados en Zangelan (Kovsakan)


El 30 de octubre, apareció un video que mostraba los cuerpos de al menos 19 militares armenios, algunos esposados ​​y varios desnudos. Algunos de los soldados llevaban bolsas en la cabeza. El investigador de código abierto Benjamin Strick geolocalizó el video en Zangelan (Kovsakan), que había sido invadido recientemente por las fuerzas azerbaiyanas.


Videos posteriores al armisticio


Después del acuerdo trilateral del 10 de noviembre, se publicaron varios videos en las redes sociales que muestran a prisioneros de guerra armenios y cautivos siendo maltratados, humillados, torturados, mutilados, asesinados o decapitados. Según Lara Setrakian, cofundadora de News Deeply, un ex contacto del gobierno le comunicó que "hasta la mitad de los cuerpos que se devuelven a Armenia desde Azerbaiyán (restos de soldados) regresan decapitados".


Viejo de Shushi


El 19 de noviembre, apareció un video en las redes sociales que mostraba a un grupo de soldados azerbaiyanos arrastrando con fuerza a un anciano armenio mientras lo pateaban por la espalda. Artak Beglarian escribió que ha sido identificado como Jonik Tevosyan, de 80 años, un residente de Shushi que no logró salir de la ciudad porque estaba bajo control azerí. Tatoyan señaló que los soldados azerbaiyanos "lo sometieron a un trato abiertamente inhumano". Ambos Defensores de Derechos Humanos señalaron que "presentarán este caso a los organismos internacionales pertinentes y seremos coherentes para lograr las evaluaciones adecuadas". Al 28 de noviembre, Tevosyan permanece cautivo.


Tortura y ejecuciones


Se publicaron varios videos que muestran a prisioneros de guerra armenios o civiles decapitados y mutilados. Uno de esos videos muestra la cabeza cortada de un armenio sobre un cerdo sacrificado. Otro video muestra a un soldado armenio diciendo "Karabaj es Azerbaiyán", luego cambia a la cabeza cortada del mismo soldado empalado en un palo de madera, llevado por soldados azeríes. En otro video, los soldados azerbaiyanos le cortaron las dos orejas a un anciano, sujetado en el piso de su casa. Dos hombres que fueron decapitados por militares azerbaiyanos fueron identificados como Genadi Petrosian, de 69 años, de Madatashen (en el distrito de Askeran) y Yuri Asryan, de 82, de Azoj (en el distrito de Hadrut). Según los informes, ambos hombres se negaron a abandonar sus hogares cuando las fuerzas azerbaiyanas se acercaron y capturaron sus aldeas.


El 8 de diciembre, apareció otro video de soldados azerbaiyanos decapitando a un anciano armenio, que suplicó por su vida en azerí.


El 2 de diciembre, HRW publicó un informe detallado sobre el trato de los prisioneros de guerra armenios en Azerbaiyán, que son sometidos a abusos físicos y humillaciones. El organismo de derechos humanos señaló que la Tercera Convención de Ginebra protege a los prisioneros de guerra “particularmente contra actos de violencia o intimidación y contra insultos y curiosidad pública”. Además, se puso en contacto con familiares de algunos prisioneros de guerra para identificar y verificar los videos.


El 3 de diciembre, el ombudsman armenio Tatoyan dijo que se había completado el quinto informe cerrado sobre las atrocidades cometidas por las fuerzas armadas de Azerbaiyán contra los armenios, que cubría el período del 19 de noviembre al 2 de diciembre. “Este informe proporciona pruebas concretas de todas las atrocidades y crímenes de guerra cometidos por las fuerzas armadas azerbaiyanas. Todos estos fueron cometidos solo porque las personas eran de etnia armenia”, subrayó. Las investigaciones cerradas no están a disposición del público "dada la gravedad de las atrocidades y torturas cometidas por Azerbaiyán", pero se presentaron ante los organismos internacionales.


El analista militar Ryan O'Farrell, que siguió de cerca el conflicto en Karabaj, argumentó que estos crímenes de guerra son "generalizados, consistentes y sistemáticos" y son "tolerados o incluso alentados por los comandantes". Afirmó que “es imposible no asumir que el Estado azerbaiyano dio su aprobación tácita a estos crímenes de guerra. Estas no son 'manzanas podridas', esto es sistemático".


La reacción de los organismos internacionales


En general, la reacción internacional ante los crímenes de guerra de Azerbaiyán en Artsaj ha sido en gran medida inactiva e incluso indiferente. Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, habló sobre crímenes de guerra solo una vez: fue el 2 de noviembre, cuando mencionó que el mercado central de Stepanakert había sido atacado y que 47 civiles en Artsaj y Armenia habían sido asesinados. También, mencionó la ejecución de dos armenios capturados (en Hadrut).


Desde el 27 de septiembre, Dunja Mijatović, Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, mencionó el conflicto solo una vez. El 1° de octubre, recordó las partes sobre su obligación en virtud del Convenio Europeo de Derechos Humanos de “salvaguardar el derecho a la vida y proteger a las poblaciones de la tortura y los tratos o penas inhumanos o degradantes. La escalada del conflicto representa una seria amenaza para estos derechos ”.


No fue hasta el 11 de noviembre, un día después de la firma del armisticio, cuando la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) emitió un comunicado sobre los mercenarios sirios desplegados en Azerbaiyán y pidió su retirada.

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, en su formato digital mantiene los objetivos y principios de sus fundadores aportando su granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina