top of page

Centenario de la URSS: ¡Salud, país de hérores!

Hoy, 30 de diciembre de 2022, se cumplen cien años de la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Por tal motivo, el presidium de la Unión de Científicos Rusos por el Socialismo, emitió una declaración, que publicamos íntegramente.

Redacción NOR SEVAN


La victoria de la Gran Revolución Socialista de Octubre fue la principal condición para la implementación de la idea de Lenin de construir el socialismo en un solo Estado. Fue la realización del sueño de muchas generaciones en todo el mundo. El sueño conmovió a filósofos y líderes de levantamientos populares, rebeldes, científicos y escritores. Soñaban, como millones de indigentes, con una sociedad sin enemistad, conflictos étnicos ni religiosos, sin hambre ni pobreza, sin dividir a la gente en "marginados" y "elegidos".


Este sueño encontró su encarnación práctica en la creación, en diciembre de 1922, de un solo Estado Plurinacional Proletario: la URSS. La Unión de Repúblicas Soviéticas se ha convertido en un nuevo tipo histórico de sociedad y Estado.

La formación de la Unión Soviética fue uno de los factores decisivos que proporcionaron condiciones favorables para la reorganización de la sociedad sobre lineamientos socialistas, el surgimiento de la economía y la cultura de todas las repúblicas soviéticas, el fortalecimiento del poderío defensivo y las posiciones internacionales del Plurinacional Estado de los trabajadores. Bajo el liderazgo de Vladimir Ilich Lenin, el socialismo se convirtió no sólo en una teoría y una tendencia política, sino también en una práctica social.


El mayor mérito en la creación de la URSS pertenece precisamente al líder del partido, Vladimir Ilich Lenin. Basado en un profundo análisis científico, Lenin demostró que:


-sin la unión más estrecha de las repúblicas soviéticas es imposible defender su existencia frente al imperialismo mundial;


-sin la unión de las repúblicas soviéticas, su estrecha cooperación económica, es imposible restaurar las fuerzas productivas destruidas por el imperialismo, crear una economía socialista única regulada según un plan común, asegurar una división social racional del trabajo y el uso efectivo de los recursos naturales en beneficio de todos los pueblos del país;


-sin una estrecha alianza de las repúblicas soviéticas, es imposible asegurar el crecimiento constante del bienestar del pueblo trabajador, el desarrollo integral y el florecimiento de la cultura de todas las naciones y nacionalidades del país.


La experiencia de la formación de un nuevo tipo de Estado plurinacional ha demostrado que sólo una revolución socialista asegura la unión estrecha de todas las fuerzas populares, encabezadas por la clase obrera, para abolir el sistema de explotación capitalista y, junto a él, el sistema de opresión nacional. El requisito político decisivo para el cumplimiento de esta tarea histórica es el establecimiento de la dictadura del proletariado, y el requisito económico principal es el establecimiento de la propiedad pública de los medios de producción.


Las decisiones de unirse en la Unión fueron adoptadas por los Congresos de los Soviets de todas las repúblicas. El 30 de diciembre de 1922, el Primer Congreso de los Soviets de toda la Unión adoptó por unanimidad una declaración sobre la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que Stalin pronunció en el congreso. Allí expresó la firme convicción de que el nuevo Estado unificado sería una digna coronación de las bases echadas en octubre de 1917 para la convivencia pacífica y la cooperación fraterna de los pueblos.


La Gran Guerra Patria fue una dura prueba de la fuerza de la URSS. El choque con el enemigo más peligroso de la humanidad, el fascismo de Hitler, demostró claramente que los pueblos soviéticos pueden defender su libertad e independencia, sus conquistas revolucionarias sólo en alianza, con fuerzas comunes.


El poder político-militar y económico de la URSS en el período de posguerra evitó la amenaza de una guerra nuclear por parte del resurgimiento del fascismo estadounidense, que luchaba por dominar el mundo. La Unión Soviética se convirtió en el centro del sistema socialista mundial en desarrollo y en la columna vertebral de los países liberados del dominio colonial.


Así fue, y esta es la verdad histórica. Debe ser conocida, comprendida y transmitida a las generaciones más jóvenes, que crecieron después de la destrucción de la URSS, cuando los medios comenzaron a distorsionar nuestro pasado.

Mientras celebramos el centenario de la fundación de la URSS, miramos hacia atrás con legítimo orgullo por el camino que hemos recorrido de heroicas victorias y logros, grandes éxitos. Sobre la base de muchos años de experiencia de vida, estamos convencidos, incluso hoy, de los ricos frutos que ha producido la unión de los pueblos en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, de las posibilidades más amplias que puede abrir para nuestro inevitable futuro socialista.


El fantástico ascenso del Estado soviético durante los años de los dos primeros planes quinquenales lo llevó al primer lugar en Europa y el segundo en el mundo, en términos de producción total, llegando al liderazgo en la producción de muchos tipos importantes de productos industriales. El mundo asombrado lo llamó un "milagro soviético". Solo durante el primer plan quinquenal se construyeron más de 1.500 empresas industriales. Entre ellos se encuentra Dneproges -que lleva el nombre de V.I. Lenin-, que produjo más energía que todas las centrales eléctricas de la Rusia zarista; la planta metalúrgica Ural-Kuznetsk, las plantas de tractores Rostselmash de Stalingrado y Jarkov; las plantas de automóviles de Moscú y Gorki, se completó la construcción de Turksib. La industria pesada de la URSS casi se triplicó durante este período y la ingeniería mecánica se cuadruplicó. La tasa de crecimiento anual promedio de la producción industrial fue del 15%.


En la URSS se crearon las condiciones materiales y espirituales necesarias para el crecimiento del potencial creativo de cada ciudadano soviético y para su desarrollo integral.

La formación y desarrollo exitoso de la URSS fue y sigue siendo de gran importancia internacional, y es un hito importante en el progreso social de toda la humanidad. La experiencia soviética en la creación de un Estado socialista plurinacional, en la construcción de una sociedad socialista mediante el esfuerzo conjunto de nuestros pueblos, en la solución del más complejo problema nacional, ha recibido reconocimiento mundial y hoy brinda una ayuda invaluable a todos los luchadores por la liberación social y nacional.


La destrucción de la URSS a fines de 1991 tiene muchas razones, incluida la implementación exitosa del "proyecto antisoviético" desarrollado en el "cuartel general intelectual" del sistema imperialista global estadounidense. El objetivo principal era desarrollar y mejorar la "estrategia" de información, valor, guerra psicológica contra los fundamentos principales del socialismo soviético y, en primer lugar, contra los fundamentos morales y espirituales del individuo soviético, a través de la "inoculación" de los "virus sociales" de la conciencia pequeñoburguesa, el egoísmo, el renacimiento de los instintos ligados a la propiedad privada.


La traicionera destrucción de la URSS por la banda liderada por Gorbachov-Yeltsin en 1991 fue un acontecimiento trágico para todo el pueblo soviético. La ruptura de lazos centenarios entre los pueblos los arrojó bajo la influencia de delincuentes políticos, varios tipos de nacionalistas, nazis y fascistas, al abismo de las luchas interétnicas y los enfrentamientos sangrientos. La más sangrienta fue la lucha contra el nacionalismo ucraniano y el banderofascismo.


Hoy, el imperialismo global de Occidente continúa librando una guerra económica contra Rusia, en particular, y una guerra híbrida, en general, incluida la campaña de rusofobia agresiva que se desarrolla en Europa y Estados Unidos, que en cuanto a su poder de engaño y desinformación, no es inferior a la rusofobia hitleriano-fascista durante los años de la Gran Guerra Patria.


La formación en 1922 de la URSS como un Estado de unión de pueblos fue un fenómeno excepcional en la práctica histórica mundial. Antes del nacimiento de la URSS, la historia mundial no conocía asociaciones voluntarias a gran escala de naciones y nacionalidades en Estados integrales. La muerte de la Unión Soviética tuvo consecuencias catastróficas a escala mundial. En primer lugar, se ha socavado el equilibrio de fuerzas de clase en la arena internacional. El equilibrio en el desarrollo social mundial se ha alterado. La redistribución territorial del globo se desarrolló. Ha aumentado la amenaza de una catástrofe universal de aniquilación nuclear de la civilización.


Los pueblos del mundo se están dando cuenta cada vez más de que no existe una alternativa razonable al socialismo y al comunismo. Dio la casualidad de que en el año del centenario de la URSS, se destacó especialmente el hecho indiscutible de que nuestro país fue el más exitoso y victorioso, el más justo y atractivo para los demás durante los años de la creación socialista. También es innegable que vivimos en un país donde la experiencia y las ideas del socialismo han echado raíces profundas, penetrado en el tejido vivo de la sociedad, y hecho parte de cada persona, de cada familia y en todo el país.


Al cumplir el glorioso aniversario, nosotros, científicos de orientación socialista, nos mantenemos fieles a las ideas del internacionalismo proletario, la amistad entre los pueblos, el fortalecimiento de los lazos entre los pueblos de las repúblicas soviéticas. Consideramos nuestra, una de las tareas principales de la actualidad: hacer todo lo posible por el renacimiento de la URSS, nuestra Patria socialista. Nuestro lema es "¡Adelante, hacia la URSS!"


Felicitando a todos los que aprecian la memoria de nuestra casa común, la URSS, le decimos a la futura Unión:


En el día a día de los grandes proyectos de construcción,

En un rugido alegre, entre fuegos y repiques,

hola tierra de héroes.

¡País de soñadores, país de científicos!

No tenemos barreras ni en el mar ni en tierra,

No tenemos miedo ni al hielo ni a las nubes.

La llama de su alma, el estandarte de su patria

La llevaremos por mundos y siglos.

¡Felices fiestas! ¡Feliz Centenario de la URSS!


Fuente: PRAVDA


SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco
bottom of page