Contexto del nacimiento de la República Socialista Soviética de Armenia

Las décadas previas al triunfo de la Revolución del 29 de noviembre de 1920 fueron fundamentales para definir "la suerte" del pueblo armenio de un lado y del otro del Ararat.

Comité Revolucionario Armenio: Kasian, Mravian, Der Kaprielian; Nurichanian, Begzadian y Dovlatian.

Por Emiliano Fidel Lomlomdjian


Los armenios vivieron históricamente en lo que se conoce como la meseta armenia o la Anatolia, si se quiere referenciar hoy sería el oeste de Turquía, el norte de Siria e Irán, Armenia y el sur de Georgia, hasta varias regiones de Azerbaiyán. Siempre conviviendo con los pueblos.


En 1375, cayó el último reinado armenio, el de Cilicia a manos de los mamelucos de Egipto. Desde ese momento hasta principios del siglo XX, los armenios vivieron bajo diferentes imperios.


Para fines del siglo XIX y principios del XX, las ideas de la Revolución Industrial y de la Revolución Francesa llegaban a esta región del mundo: "Libertad, igualdad y fraternidad", sin olvidarse de la "división del capital-trabajo".


En ese contexto, la mayoría de los armenios vivía, por un lado, bajo el imperio Otomano y, por otro, bajo el Zarista. Ambas estructuras político-económicas estaban en crisis. Matanzas, represión, movilizaciones, surgimientos de movimientos nacionales y de partidos revolucionarios… "La suerte" del pueblo armenio corría diferente: por un lado, los occidentales y del otro lado del Ararat, los orientales.

1915. Comenzó el genocidio de armenios, de griegos pónticos y de asirios, perpetrado por el Estado turco. Murieron más de un millón y medio de personas. Miles de exiliados. Pero no hay que recordar como un simple ejercicio de memoria, sino haciendo uso práctico de la solidaridad con aquellos que sufren lo mismo, como el genocidio que lleva adelante Israel sobre el pueblo de Palestina, el golpe de Estado que sufrieron acá nomás los pueblos originarios en Bolivia o la persecución de los kurdos en Turquía.


Dos años más tarde, en Petrogrado (hoy San Petersburgo), el partido bolchevique, dirigido por Lenin, tomó el palacio de invierno, triunfó la Revolución Socialista de Octubre y cayó el Imperio Zarista de más de trescientos años. Los primeros tres decretos fueron el derecho a la tierra de los campesinos, el de la paz contra la guerra de los imperialistas, de la cual participaban los otomanos y donde estos ocultaban el genocidio, y, por último, de la autodeterminación de los pueblos.


Mayo de 1918. El ejército otomano seguía avanzando sobre los armenios occidentales y ahora iban sobre los orientales. Durante un mes, en los campos de Sardarabad y sus alrededores, allí, muy cerca de Etchmiadzín y Ereván, el pueblo armenio resistió al genocidio del Imperio y logró preservar ese pedacito pequeña porción de territorio.


Paralelamente, en Tiflis, capital de la entonces República Federativa de Transcaucasia, los dominantes partidos nacionalistas y burgueses armenios, azerbaiyanos y georgianos, negociaban con el bloque imperialista antisoviético cómo alejar a la región de la Rusia Socialista. Y lo hacían separándose y creando las Repúblicas de Georgia, Azerbaiyán y Armenia los días 26, 27 y 28 de mayo de 1918, de acuerdo al derecho a la autodeterminación de los pueblos. La primera en reconocer a estos tres Estados fue la Turquía genocida, con la firma del Tratado de Batum. Al mismo tiempo, estaba la Comuna de Bakú.


En medio de este conflicto, así, se creó el Estado armenio (la Primera República de Armenia), el refugio para los sobrevivientes del genocidio y el hogar para los cientos de miles de armenios que habitaban la región. Pero en la primera República no fue todo color de rosa.


La FRA - Tashnagtsutiún llevaba dos años de gobierno, cuando estalló la Sublevación del Mayo (Maisian Abstamputiun), donde los comunistas se levantaron contra la incapacidad estatal de solucionar la profunda crisis existente. Había hambrunas por la falta de alimento, los trabajadores sufrían jornadas laborales de 12, 15 y hasta 18 horas, los campesinos no tenían sus tierras y se reprimía las manifestaciones. Sin embargo, se organizaba la revolución.


Los bolcheviques armenios tenían en claro que el internacionalismo y el socialismo llevarían "paz, pan y trabajo", que era lo que tanto necesitaba el pueblo. El Comité Militar Revolucionario Armenio concentraba sus fuerzas en Ghazaj (ciudad azerbaiyana fronteriza con Armenia). Aquí, se juntaron las formaciones armadas de comunistas armenios, las brigadas de trabajadores y campesinos voluntarios y varios batallones de 11° Ejército Rojo -de composición plurinacional-.


29 de noviembre de 1920. Estas fuerzas cruzaron la frontera y ocuparon la ciudad de Icheván, sin resistencia, ya que los militares encargados de controlar la frontera se unieron a la Revolución. Se firmó el primer documento público y oficial por el Comité. Se declaró a Armenia como República Socialista Soviética. Firmaronn: Simón Kasian (Presidente), Avedís Nurichanian, Alexander Begzadian, Isahak Dovlatian, Askanaz Mravian e Isahak Der Kaprielian. (Por sus apellidos se darán cuenta que son todos rusos que llegaron de Moscú).


Así, comenzaba la Liberación Nacional y Social del pueblo armenio. Empezaba lo más difícil de la Revolución, construir el socialismo y sostener en el poder a los trabajadores y campesinos, en un enclave fundamental para Occidente.



RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina