Crónica de la liberación de Shushí

Durante la guerra de Karabaj (Artsaj), los combatientes voluntarios armenios lucharon por liberar esta región de las fuerzas azerbaiyanas. El 9 de mayo, se declaró la Victoria.

A las 2.30 de la madrugada del 8 de mayo de 1992, cuatro formaciones militares integradas en total por 1.200 combatientes, decidieron pasar a la ofensiva para enfrentar y derrotar a las fuerzas enemigas azerbaiyanas –superiores en número de combatientes-, liberando de esta forma la ciudad de Shushí y los alrededores de Stepanakert.

¿Por qué la ciudad de Shushí era fundamental en esta guerra?

Ubicada cerca de Stepanakert, capital de Artsaj (Karabaj), a tan sólo 11 kilómetros, Shushí se había transformado en la base de operaciones de las fuerzas azerbaiyanas. Allí, y en los poblados circundantes Chanhasan, Kiosalar y Ghaipalú, había concentrado gran cantidad de personas y armas. Sólo entre noviembre de 1991 y principios de 1992, desde Shushí y sus alrededores dispararon más de 4.300 proyectiles, de ellos 3.000 cohetes del sistema “Grad”. Estos ataques dejaron un saldo de medio millar de muertos y heridos en la población civil y cientos de casas y propiedades públicas destruidas.

Entre fines de 1991 y principios de 1992, las fuerzas armenias de autodefensa habían obtenido algunas victorias militares, logrando neutralizar el accionar de los azerbaiyanos en los alrededores de la capital. De ellas, la más importante fue la victoria obtenida en Jochalú, que significó el control sobre el aeropuerto de la ciudad.

Otra de las operaciones militares exitosas de los armenios sucedió entre el 25 y 26 de enero de 1992, en Karindak, donde las autodefensas armenias –inferiores en número- lograron repeler el intento de invasión y ocupación de los azerbaiyanos, causándoles alrededor de 80 bajas.

Los azerbaiyanos intensificaron los ataques sobre Stepanakert, mientras ya habían trasladado a los pobladores civiles de Shushí, convirtiéndola en un bastión militar con una gran cantidad de hombres, armamento de todo tipo y municiones, que funcionaría como cabeza de playa para el ataque decisivo sobre Stepanakert, donde se concentraba –y concentra- la mayor cantidad de población de Karabaj y donde vivían –y aún lo hacen- decenas de miles de armenios.

Después de varias victorias, las fuerzas armenias de autodefensa comenzaron a planificar el ataque sobre Shushí, ya que la toma de dicha ciudad significaría no sólo el fin del peligro latente de un ataque masivo azerí sobre Stepanakert, sino también la llave para la obtención de la victoria final.

La operación militar fue dirigida por el Comandante de las Fuerzas de Autodefensa Arkady Ter Tadeosian (Komandos). En los puestos de mando del Comando Mayor estuvieron el General Mayor G. Dalibaltayan, Serzh Sargsian, R. Gzoghyan, Zori Balayan, quienes se encargaron de la comunicación, atención médica, el aprovisionamiento de artillería y el servicio de ingeniería. Quienes por entonces eran las autoridades de Artsaj, O. Iesayan, G. Petrosian, A. Ghukasian y R. Kocharian, entre otros, mantenían comunicación directa con los mandos militares armenios.


El plan había sido elaborado por el propio Ter Tadeosian durante los meses de marzo y abril, luego de las victorias obtenidas a principios del año. Para ello, se tuvo en cuenta datos precisos brindados por los hombres de inteligencia armenia, que habían logrado obtener los datos sobre cantidad de personas, armamentos y municiones en poder de los azerbaiyanos.


Se decidió comenzar el ataque sobre Shushí el 5 de mayo, pero la intensa nevada que cayó ese día hizo que la operación se pospusiera hasta el 8. El frente de batalla tendría una extensión de entre 25 y 40 kilómetros e incluía cuatro direcciones de ataque. Valery Chitchian fue nombrado comandante de la dirección del Norte, Arkady Karapetian fue designado comandante del frente Este, Samvel Babayan fue el comandante del frente Sur y Seyrán Ohanian condujo a las fuerzas que combatieron en la dirección Chanhasán-Kioslar. Por su parte, Yura Hovannisian fue designado al mando de un batallón de reserva de 300 hombres.

Fueron dos días de enfrentamientos de distinta intensidad y en varias zonas. Fue fundamental para este triunfo la exitosa operación militar llevada adelante en Lachín, que logró quebrar el cerco sobre Karabaj, habilitando un paso que conectara la región con Armenia.


A la tarde noche del 8 de mayo, ya la situación desde lo militar estaba decididamente volcada en favor de las unidades armenias de autodefensa, a pesar de que seguían algunos enfrentamientos en las afueras de Shushí y en aquellas zonas por donde pasaban las fuerzas azerbaiyanas en su retirada.

El 9 de Mayo, Shushí había sido completamente vaciada de fuerzas enemigas y los combatientes armenios comenzaron a celebrar la tan esperada victoria, que coincidía en la fecha con aquella que había marcado a todos y en la que incluso, muchos de los más veteranos habían participado: la Victoria sobre el fascismo alemán.


Hasta el día 18, las unidades de autodefensa continuaron su avanzada liberando distintos poblados hasta llegar a cruzar a Armenia vía Lachín. El camino ya estaba abierto y comenzaba una nueva etapa.


En las batallas por la liberación de Shushí, los armenios tuvieron 52 bajas, mientras que las fuerzas azeerbaiyanas tuvieron cerca de 300 muertos y 700 heridos. 15 militares azerbaiyanos fueron tomados prisioneros.


Debido a la importancia de esta batalla para la liberación de Artsaj y el nacimiento de la república, se decidió designar el 9 de Mayo como Día de la Liberación de Shushí y de la creación del Ejército de Artsaj (Karabaj), y sumarlo a los festejos nacionales del Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria.

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina