El ex Jefe Militar propone al parlamento la creación de una Comisión de Investigación de la Guerra

Mientras espera que la Justicia le devuelva sus funciones como Jefe del Estado Mayor, el General Onnik Gasparian le respondió al primer ministro Pashinian a través de una propuesta que ayude a la sociedad a encontrar la verdad sobre la guerra.

Por Adrián Lomlomdjian


En su intervención parlamentaria del pasado miércoles 14 de abril, el primer ministro Nikol Pashinian generó con sus dichos más de un conflicto, no sólo con los diputados que participaron de la sesión -con algunos de ellos tuvo fuertes intercambios-, sino también con quienes no estuvieron presentes pero que se sintieron agraviados directa o indirectamente.


Por ejemplo, desde la oficina del ex presidente Serzh Sargsian solicitaron no dirigirse a ellos buscando comentarios sobre las últimas declaraciones de Nikol Pashinian.


"En relación a las mentiras del capitulador, expresadas hoy en la Asamblea Nacional, pedimos a los medios de comunicación que no contacten ni envíen consultas a la oficina del ex presidente con la esperanza de obtener nuestra respuesta a esta tontería. Durante mucho tiempo respondimos en detalle y con argumentos a sus calumnias, pusimos al descubierto sus fabulaciones, la falsificación de la realidad e ignorancia, pero el capitulador continúa obstinadamente con sus sucias manipulaciones. Es obvio que no tiene sentido responder las mismas preguntas sobre los mismos temas. Desde hace mucho tiempo son de dominio público y están fácilmente disponibles en internet, numerosas pruebas y testimonios que revelan sus cínicas mentiras y falsificaciones en las esferas diplomática, militar y política, son desde hace mucho tiempo de dominio público y están fácilmente disponibles en Internet", dice el comunicado oficial de la oficina del ex mandatario armenio.


Un tramo de su última -y polémica- intervención parlamentaria, el actual primer ministro Nikol Pashinian lo dedicó al destituido Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, General Onnik Gasparian, quien en varias oportunidades declaró que al cuarto día de iniciado el conflicto armado, le informó a Pashinian sobre el estado del ejército, el arsenal existente y las dificultades que aparecerían si no se detenía la guerra.


Según Pashinian, el militar mintió. Y trajo como pruebas -luego publicadas en distintos medios- copias de las intervenciones del ex Jefe del Estado Mayor en las sesiones del Consejo de Seguridad Nacional, realizadas antes y durante la guerra.


Pero parece que la no le salió muy bien al primer ministro, ya que más allá de las ovaciones y loas "guionadas" brindadas por la mayoría de los diputados oficialistas de la Alianza Mi Paso, los especialistas políticos, la prensa en general y la sociedad no le creyeron mucho, y tildan esas pruebas como parciales, incompletas y dudosas.


¿Por qué la mayoría cree eso, si se presentaron las copias de los archivos oficiales?


Porque en los documentos presentados -catalogados como "confidenciales" porque tienen que ver con el "secreto militar"- apenas si puede leerse el 10% de lo allí escrito, por lo que no resulta fuera de lugar creer que simplemente se trató de provocar un golpe de efecto, que encima salió mal. Porque nadie que esté en su sano juicio puede creer que un par de renglones pueden convertirse en fiel reflejo del contenido de varias hojas...


Tal como se ve en las fotos, en la página uno, de 34 renglones apenas se leen 5, en otra de treinta y pico apenas una y media, y así, sucesivamente.


Los párrafos que quedaron libres para la lectura general dicen: "Señor Primer Ministro, en esencia la situación operativa no ha cambiado, el enemigo no tiene avances", "En todos los casos, las tropas están cumpliendo con sus tareas, por la mañana hicieron un pequeño contraataque exitoso en dirección a Chabrail" y "...en general, esta es la situación. Seguimos cumpliendo con nuestras tareas y las cumpliremos hasta el final", entre algunas pocas otras.

Como se ve, nada que pueda sostener con solidez la posición de Pashinian con respecto al ex Jefe Militar, quien enterado de los dichos del premier en la Asamblea Nacional, lo llamó "mentiroso" e "inmoral".


No conforme con la simple respuesta pública, hoy, el General Onnik Gasparian presentó públicamente una carta que le envió a las autoridades parlamentarias solicitándoles la creación de un Comité Especial de Investigación, que se encargue recabar datos sobre lo sucedido antes, durante y después de la reciente guerra.


"Presidente de la Asamblea Nacional de la República de Armenia, Sr. Ararat Mirzoyan,

Presidente del Comité Permanente de Defensa y Seguridad de la Asamblea Nacional, Sr. Andranik Kocharian,

Presidenta del bloque de la Alianza Mi Paso de la Asamblea Nacional, Sra. Lilit Makunts,

Presidente del bloque del Partido Armenia Próspera de la Asamblea Nacional, Sr. Gaguik Tsarukian,

Presidente del bloque del Partido Armenia Luminosa de la Asamblea Nacional, Sr. Edmon Marukian,


Han pasado más de cinco meses desde el final de la guerra desatada por la coalición azerbaiyana-turca contra la República de Artsaj el 27 de septiembre de 2020. Durante todo este tiempo, en los distintos estratos de nuestra sociedad se han acumulado muchas preguntas sobre los hechos ocurridos antes de la guerra, durante la misma, así como después de la firma del alto el fuego, sobre las decisiones y acciones llevadas a cabo por las autoridades y por los mandos militares de la República de Armenia y la República de Artsaj", comienza la nota de pedido el General Gasparian.


"Los medios están inundados de diversa información, valoraciones, revelaciones, teorías de conspiración. A esto se ha agregado recientemente información parcialmente desclasificada y hecha pública por algunos organismos estatales (en particular, extractos seleccionados de las actas de las reuniones del Consejo de Seguridad publicadas por la Secretaría del Consejo de Seguridad el 15 de abril), que no reflejan plenamente el contenido del informe, distorsionando así de manera deliberada la realidad, que es otra manifestación del comportamiento vulgar del actual gobierno de la República de Armenia", destaca el militar.


"Todo esto se ha convertido en una amenaza real para nuestra seguridad nacional, socava nuestra armonía, desmoraliza a nuestras fuerzas armadas y, como consecuencia de ello, hace que nuestro Estado sea más vulnerable a posibles agresiones enemigas", enfatiza General Onnik Gasparian.

"Durante todo el período, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la República de Armenia mostró la máxima moderación en esta cuestión, evitó revelar cualquier información sobre la guerra y aquellas que son consideradas secretos de Estado. Sin embargo, las recientes especulaciones y declaraciones irresponsables de algunas funcionarios y dirigentes políticos, y la filtración de información clasificada, de manera indispensable nos obliga a regular legislativamente el proceso estatal de investigación de todas las circunstancias de la guerra pasada, para así asegurar la máxima imparcialidad, coordinación y profesionalidad", subraya Gasparian, quien finaliza su nota de la siguiente manera: "En este sentido, hago un llamado a que inicie de inmediato la creación de un Comité de Investigación de la Asamblea Nacional sobre las circunstancias de la guerra de 44 días de 2020, en el marco de las competencias que le confía el párrafo 4 del artículo 108 de la Constitución. Estoy convencido de que el trabajo de dicha comisión nos brindará la oportunidad de revelar las principales circunstancias asociadas con la guerra pasada, aprender lecciones importantes que nos permitan una mejor preparación ante posibles hostilidades futuras y, también, ayudará a calmar la tensa atmósfera reinante en el país. Por mi parte, expreso mi disposición a facilitar en la medida de lo posible los trabajos de la futura comisión de investigación".


El acontecer político diario en Armenia nos deja en claro, que la mayoría de los partidos políticos eligió utilizar la guerra (y todo lo que la rodea) como un elemento más para ganar votos y mantener-regresar-llegar al poder.


Sin embargo, Armenia, sus ciudadanos, el Estado y el colectivo nacional armenio necesitan (necesitamos) entender que el crucial momento por el que se está atravesando, y en el cual está en juego incluso su existencia futura, no se resuelve con una elección parlamentaria anticipada, sino con un gran debate nacional -dentro y fuera del país- que permita definir los objetivos estratégicos que ayudarán a garantizar la existencia de Armenia y el desarrollo pacífico y progresista de su sociedad, y las tácticas necesarias a poner en práctica de aquí en más por cada uno de los componentes de la armenidad, para cumplir con los objetivos acordados.

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN