En Armenia, crece el apoyo a Rusia

En distintas ciudades se realizan manifestaciones en apoyo a la decisión del gobierno ruso de combatir a los nazis en Ucrania y de ponerle freno al avance de la OTAN.

Jóvenes armenios levantan un "Pert" frente a la Embajada de Rusia en Ereván

Por Adrián Lomlomdjian


El sábado 19 de marzo, en Ereván, se realizó una manifestación en apoyo a la operación militar de Rusia en Ucrania y contra el neonazismo. Entre los organizadores se encuentra el Movimiento “Por una Armenia poderosa junto a Rusia. Por una Nueva Unión”, que junto a numerosas otras fuerzas sociales y políticas salieron a manifestar públicamente su apoyo a Rusia. Una semana antes, los militantes del Partido Comunista de Armenia habían ganado las calles apoyando la independencia de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, la operación militar rusa, y condenando la agresión de la OTAN y el accionar de los grupos fascistas que se encuentran al frente del gobierno ucraniano.


La multitud marchó hasta la sede de la embajada rusa en Ereván. Antes, en el acto realizado junto al Monumento de Alexander Miasnikian, primer presidente de la Armenia Soviética, varios oradores condenaron a Occidente por su agresión a Rusia y afirmaron que "Armenia debería apoyar a su aliado en un momento tan difícil".


Para varios de los oradores, no sólo la guerra económica lanzada contra Rusia por la Unión Europea y los Estados Unidos perjudicará a Armenia, sino que también las amenazas y los constantes ataques a la seguridad rusa de la OTAN y de varios países que lo integran, constituyen un peligro verdadero para la existencia misma de Armenia.


También en Leninakán y Stepanakert hubo distintas muestras de apoyo a Rusia. En la segunda ciudad de Armenia, el pasado lunes 15 de marzo, se realizó un flash mob en la Escuela N° 19, donde los alumnos realizaron una letra Z. Mientras en Stepanakert, capital de Artsaj, se llevó a cabo un acto junto al monumento "Nosotros somos nuestras montañas".

Pero también es evidente, y quedó lamentablemente demostrado a lo largo de estas últimas tres décadas, que en Armenia existen sectores y grupos que se oponen a los intereses de su propio país a cambio de recibir subvenciones occidentales. Por eso no resulta extraño que inmediatamente después de cada manifestación de apoyo a Rusia, figuras públicas y políticas pro-occidentales, y medios financiados desde el exterior, dirijan insultos contra los organizadores y participantes de estos eventos, lancen noticias falsas sobre tal o cual dirigente o personalidad que apoya a Rusia, utilicen las redes sociales para difamar, mentir y apabullar a la sociedad con más y más anticomunismo, antisovietismo y antirrusismo.


Seguramente, varios de estos "repetidores y repetidoras seriales pro-occidentales" no saben o no entienden lo que significa apoyar sincera y desinteresadamente los intereses de tu propio país y tu pueblo, o los de tu principal aliado, de tus pueblos aliados o de quienes sufren a tus mismos enemigos. Están acostumbrados a que todo tienen precio, y a recibir un pago mensual o dádivas cada vez que prestan sus servicios.


Son lo que vuelven a acusar a quienes apoyan a Rusia de traición a la patria o de trabajar en contra de la independencia de Armenia, cuando fueron y son ellos quienes desde hace tres décadas transformaron a Armenia en una colonia de la Unión Europea, los Estados Unidos y los organismos financieros internacionales (FMI, Banco Mundial, Banco Europeo), que son quienes digitan política y económicamente a "las autoridades del país" y elaboran los planes de hambre y miseria que se aplican en Armenia desde que dejó de integrar la Unión Soviética y decidió avanzar por el camino de la restauración capitalista.


Son los mismos que se sientan a negociar prebendas con los gobiernos occidentales, con Turquía y Azerbaiyán, o con la Fundación Soros y la USAID, más allá si la coyuntura política armenia los coloca circunstancialmente como oficialistas u opositores.

Porque las cuatro administraciones que se repartieron la conducción del país desde 1991 hasta la fecha, las lideradas por Levón Ter Petrosian, Robert Kocharian, Serzh Sargsian y Nikol Pashinian, son responsables en igual medida de haber llevado a Armenia hasta el borde del precipicio, hasta el límite de estar en juego su seguridad nacional y la existencia misma del Estado.


El armenio es uno de los pueblos que sufrió en carne propia los horrores desatados por el fascismo y la ideología nazi en sus distintas versiones. A principios del siglo veinte con los genocidas panturquistas; a mediados de siglo con los fascistas hitlerianos durante la Gran Guerra Patria, y a fines del siglo pasado con los nazis azerbaiyanos, que al calor de la efervescencia anticomunista de fines de los 80 y principios de los 90 desatada en la ex URSS -con la inestimable ayuda occidental-, protagonizaron verdaderas campañas criminales antiarmenias en las ciudades azerbaiyanas de Bakú, Sumgait y Kirovabad, y en varios poblados de Karabaj.


Pero también los armenios conocemos y sufrimos el daño causado por los "nazionalistas armenios", quienes disfrazados de patriotas y en distintas épocas cruciales de la historia más reciente, no dudaron en aliarse con los enemigos de Armenia y su pueblo: con los criminales Jóvenes Turcos, con las bandas criminales hitlerianas y las SS, con la CIA y con cuanto movimiento anticomunista surgiera en cualquier rincón del planeta.


Es por eso que tampoco causó sorpresa que el 20 de marzo, el denominado Partido Europeo (un grupúsculo de ciudadanos armenios que trabajan como empleados de la UE) realizara en Ereván una manifestación de "apoyo a Ucrania", en la que participó activamente la Embajada ucraniana a través del Encargado de Negocios de Ucrania en Armenia, Denis Avtonomov. Este funcionario volvió a violar todas las normas del servicio diplomático, participando en una acción política en el territorio de otro país. ¿No debería el gobierno armenio convocar oficialmente a la Embajada de Ucrania para manifestar su rechazo y advertir que de repetirse esa conducta se tomarán todas las medidas legales al respecto?


Según algunos medios, la concentración de apoyo a Ucrania fue motorizada desde distintas embajadas y desde las oficinas de varias organizaciones sociales financiadas por esas mismas sedes diplomáticas occidentales asentadas en Ereván.


"La hermandad quedó demostrada en los campos de batalla"


Prof. Avag Harutiunian

Para el profesor Avag Harutiunian, Candidato a Doctor en Ciencias Históricas, "Occidente nos impone permanente la disyuntiva de elegir entre ello o Rusia". Para él, "desde un punto de vista histórico, desde 1828-1829, después de la liberación de Armenia Oriental y su unión con Rusia, este dilema ya no debería haber existido en nuestra realidad. Mucho menos a partir de 1915, cuando muy probablemente con el apoyo del mismo Occidente, los turcos llevaron a cabo el genocidio contra nosotros, los armenios".


"Los planes de Occidente no incluyen programas para estimular nuestra economía, ni tampoco les interesa para nada restaurar el poderío de nuestro ejército", sentenció Harutiunian.


"Nuestro ejército solo puede restaurarse gracias al apoyo financiero, militar, técnico y personal de Rusia", afirmó.


Para Yerchanig Ghazarian, primer secretario del Partido Comunista de Armenia, "la Unión Europea y la OTAN, con Estados Unidos a la cabeza, protegieron y protegen a los fascistas ucranianos y la permanente agresión sobre los pueblos del Donbas, amenazando permanentemente la seguridad de Rusia. Por eso no le quedó otra opción a Moscú que llevar adelante acciones que ayuden a garantizar su seguridad y protejan a los ciudadanos del Donbas". "Expresamos nuestro apoyo a las operaciones especiales rusas contra el fascismo y el nazismo en Ucrania", enfatizó Ghazarian.


El presidente del Partido Unión de Derecho Constitucional, Haik Babukhanian, señaló que "Armenia debe apoyar a Rusia, ya que la hermandad de las dos naciones se ha demostrado en los campos de batalla a lo largo de los siglos. Hoy, los soldados rusos están parados en las fronteras de la República de Armenia y en Artsaj".


El líder del partido "Alianza", Tigran Urikhanian, enfatizó que seguirán luchando por una Armenia poderosa y por la Unión con Rusia. "Aquellos que tienen amigos fuertes, son fuertes", sentenció el dirigente centroizquierdista armenio.


SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco