"Todo fue muy difícil el día del genocidio yezidí"

Durante el genocidio en Shengal, que comenzó el 3 de agosto de 2014, miles de mujeres cayeron en cautiverio de ISIS. Las detenidas fueron vendidas en los mercados de esclavas en pleno siglo XXI y fueron sometidas a violación, tortura, opresión y persecución.


SH, una mujer de 27 años, vive en Shengal y es una de las mujeres que ISIS secuestró, torturó y vendió en los mercados de esclavas. A pesar de su corta edad, experimentó crueldad, opresión, violación y tortura en todo su cuerpo. Es una de las miles de mujeres que buscan la emancipación sin perder la fe y la esperanza.


Después de ser liberada del ISIS, SH no le contó a nadie sobre esos días, pero sabe más que ninguna de nosotras que esta vergüenza no está en su corazón y cuerpo puros, sino en aquellos que la torturaron y violaron. Fue arrastrada a un mundo que no era de ella, fue detenida y tuvo que sufrir toda la suciedad, corrupción y crueldad del mundo. SH y miles de mujeres yezidíes son representantes de la honestidad, la esperanza y la resistencia.


Hablando o no


SH tiene miedo, a veces no quiere hablar de sus experiencias, pero también quiere revelarlas. Piensa un rato, oscilando entre hablar o no hablar. La entendemos y sabemos que se necesita coraje, y es difícil hacerlo. Finalmente, quiere hablar sobre sus experiencias porque tales historias no deben mantenerse en secreto. Si habla, volverá a vivir esos días. Si no lo hace, esos días le roerán la mente. Estamos tratando de consolarla. Como mujer, estoy de su lado y siento y entiendo profundamente todo lo que ella ha pasado. Digo que la vida será mejor con mujeres que hablan con valentía de sus experiencias y crímenes que no son de ellas; ganan resistencia al hablar entre ellas. Todas deberían saber quiénes son estos perseguidores, violadores, misóginos.


SH da el primer paso al hablar. Por primera vez en su vida, se atreve a mencionar aquello. Quiere hablar sobre la historia y que todos sepan lo que sucedió.


“Llámame por el nombre de mi mamá”


SH, quien fue vendida a su familia a cambio de un rescate después de permanecer cautiva en manos del ISIS durante un año y seis meses, actualmente vive en Shengal con sus tres hijos.


“Llámame por el nombre de mi madre, Feyziye”, pide. Mientras escuchamos la historia de SH, una de las testigos más cercanas del genocidio yezidí, la llamamos Feyziye.


Feyziye es originaria de Gir Zerek. Se casó a la edad de 17 años allí, y dio a luz a un niño. Debido a las difíciles condiciones de vida, dos años antes del genocidio su familia se instaló en la localidad de Dumiz. La ciudad se encuentra al oeste de Shengal, entre éste y Gir Zerek, donde viven predominantemente árabes y miembros de la tribu Mitelta. Hay cerca de 50 familias yezidíes allí.


Las familias yezidíes que se establecieron en Dumiz, intentan permanecer cerca unas de otras en los vecindarios en los que viven. Durante el genocidio, la mayoría de las familias yezidíes que viven en Dumiz cayeron en manos del ISIS. Los yezidíes, que habían tenido buenas relaciones con sus vecinos árabes antes del genocidio, fueron traicionados por ellos. Sus vecinos árabes fueron los que los atacaron primero.


Sus vecinos árabes les dijeron: “No huyan, no les pasará nada, los protegeremos”. Por tanto, muchos yezidíes creyeron en las palabras de sus vecinos y decidieron quedarse. Con el paso del tiempo, el ISIS llegó a Gir Zerek y desde allí a Dumiz. La situación estaba cambiando. Los vecinos árabes y musulmanes de los yezidíes, que habían dicho “te protegeremos”, se pusieron del lado del ISIS y fueron los primeros en atacar a las familias yezidíes. Además, muchos yezidíes que se refugiaron en sus vecinos árabes y musulmanes fueron asesinados allí.


Un tío de Feyziye se refugió en la casa de un vecino árabe. Además, estos vecinos también son sus parientes. Su tío fue asesinado por sus vecinos en la casa donde era huésped.


Muchos yezidíes experimentaron lo mismo que Feyziye y su familia. Los yezidíes también fueron masacrados por sus vecinos, parientes y amigos más cercanos.


“Si lo hubiéramos sabido, nos hubiéramos ido antes”


Feyziye también nos cuenta su vida en Dumiz antes del genocidio: “En Shengal, la vida era buena antes del genocidio. Nos llevábamos bien con vecinos y amigos. Tuvimos una buena vida sin problemas menores. Nosotros estábamos en casa. Estábamos con nuestros parientes, con nuestros vecinos. En ese momento, el ISIS era un tema popular en todas partes. La noticia informó que ‘el ISIS ha entrado en Mosul… el ISIS ha entrado en Maxmur”. Seguíamos las noticias. Solíamos dormir en nuestras casas con miedo y pensamos que si el ISIS venía a Shengal, no vendría por nosotros, sino por las fuerzas militares. Pensamos que si venía, los Peshmerga estarían aquí, los iraquíes estarían aquí, lucharían y nos protegerían. Si hubiéramos sabido que esto iba a pasar, nos hubiéramos ido antes, pero no quedaba nadie, todos se dispersaron”.


Feyziye, que se casó a los 17 años, ya tenía tres hijos tres años antes del genocidio. El esposo de Feyziye fue a trabajar a Duhok unos días antes del genocidio, mientras que Feyziye se quedó con sus tres hijos y su suegra.


Continúa hablando en voz baja sin dejar de lado su timidez: “Todo fue muy difícil el día del genocidio. Después de experimentar la traición de nuestros vecinos, fuimos desesperadamente a Shengal, y de allí a las áreas de Kandil y Çilmera de Shengal. A las 8 de la mañana, el ISIS entró en Shengal. Llegamos demasiado tarde. Los miembros del ISIS nos persiguieron y capturaron. Éramos 14 personas; yo y mis tres hijos, mi suegra, mi cuñada y sus cinco hijos, mi hermana, la hija de mi cuñado y el hijo de mi tío, que conducía nuestro automóvil. Luego vino una gran cantidad de miembros del ISIS y nos detuvieron. Separaron a los hombres, las mujeres y los niños. Confiscaron nuestros teléfonos, oro y dinero. Luego nos obligaron a subir a los automóviles y nos llevaron al edificio de la Oficina de Registro de Shengal. Este era un edificio de dos pisos. Pusieron a los hombres arriba y a las mujeres abajo. Todos los días venían y se llevaban chicas hermosas. Estuvimos allí tres días. Luego nos llevaron a la salida de Shengal. Dejaron a los hombres allí y eligieron solo a las mujeres. Estuvimos allí cinco días y cuando los aviones de combate comenzaron a bombardear esa zona, nos llevaron a la prisión en el pueblo de Badush entre Shengal y Tal Afar. Estuvimos allí 13 días. Después de Badush, nos llevaron a una escuela en Tal Afar y nos mantuvieron allí durante 23 días. Durante ese tiempo, nos torturaron todos los días. Solo servían dos comidas, una pequeña cantidad de comida. Nuestros hijos y nosotros teníamos miedo, sabíamos que nos iban a matar. Todos queríamos morir lo antes posible. Nos estremecimos cuando escogieron chicas hermosas de entre nosotros. Las hermosas mujeres entre nosotros escondieron sus rostros. Hubo mujeres que se lastimaron la cara. Esos largos pasillos resonaron durante un rato con los gritos de esas mujeres mientras se llevaban a cada niña. Nadie sabía qué pasó con esas chicas. También torturaron a las ancianas. También nos estaban torturando. Tenía mucho miedo de que hicieran daño a mis hijos. Normalmente se llevaban a los niños, pero no a los pequeños que estaban en brazos de su madre. Mis hijos eran tan pequeños que no me los quitaron. Estaba amamantando a uno de ellos constantemente para mantenerlo cerca de mí y no escuchar los gritos de las mujeres yezidí. Después de un tiempo, vinieron y preguntaron: ‘¿Quién se queda aquí como familia?’. Separaron a las familias y las instalaron en casas en Tal Afar. En esas casas, cuidarían ovejas y vacas para los miembros del ISIS y se convertirían en esclavos de ellos. Quería que me llevaran también, pero mi esposo no estaba conmigo. No importa lo que hice, no me llevaron. Convertirse en esclavo de los miembros del ISIS no fue nada comparado con lo que nos hicieron, y estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para proteger a mis hijos. En cuanto a los que no tienen cónyuge, nos dejaron en la escuela de Tal Afar. Todos los días venían y se llevaban a las mujeres, y sentí que era mi turno. No supe que hacer. Me perforé la cara con una aguja que tenía conmigo. Después de hacer muchos agujeros en mi cara desde mis mejillas hasta las esquinas de mis ojos, le apliqué hollín. Traté de llenar los agujeros con el hollín que me puse en la cara para crear una apariencia fea. Cambié de cara. Fue muy doloroso para mí, pero hubiera sido más doloroso que me quitaran a mis hijos y estaba lista para soportar cualquier dolor”.


-


Fuente: Kurdistán América Latina

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN