top of page

Gran Guerra Patria: las mujeres armenias en la lucha antifascista (Parte 4 y fin)

El pueblo armenio, junto a sus pueblos hermanos de la Unión Soviética, fue partícipe de verdaderas hazañas durante la resistencia a la invasión hitleriana y la posterior ofensiva soviética, que terminó con los sueños de dominación mundial del fascismo.



Redacción NOR SEVAN (sobre material preparado por Amalia Tavadian)


Gohar Nazarian, estudiante del Instituto Médico de Ereván, se ofreció como voluntaria para ir al frente a luchar contra lashords nazifascistas. En el otoño de 1941, durante una de las tenaces batallas cerca de Rostov del Don, la Teniente del servicio médico Nazarian logró brindarle los primeros auxilios y vendar a cuarenta y cuatro soldados heridos y, con la ayuda desus colaboradores, los sacó del campo de batalla. Y cuando el enemigo lanzó un nuevo ataque y rodeó la unidad, Nazarian no perdió la calma ni entró en pánico. Al caer la noche, junto a sus asistentes, llevaron a los heridos al centro médico. En otra batalla, Gohar Nazarian sacó del escenario de guerra a ochenta y seis soldados y oficiales heridos. Su compromiso y responsabilidad la hicieron demanera póstuma, acreedora de la Orden Lenin.


Durante la guerra, los periódicos que se editaban y repartían en primera línea, como "Martakan Grokh" ("Asalto marcial") y "Haykakan Sniper" ("Francotirador armenio"), escribieron a menudo sobre Liusa Shahinian, de tan solo dieciocho años. La niña apenas tuvo tiempo de aprobar sus exámenes finales en el inicio de su carrera profesional en la facultad de medicina, cuando estalló la guerra. Lucy decidió,voluntariamente, incorporarse al frente. Ya a finales de noviembre de 1941, en la zona de Rostov del Don, bajo intenso fuego enemigo, proporcionó primeros auxilios a los heridos y los sacó rápidamente del campo de batalla.


Shahinian también fue una valiente Oficial de inteligencia. En el invierno de 1942, en una misión especial del mando de la 390ª División Armenia del Ejército Rojo, pasó detrás de las líneas enemigas, examinó las fortificaciones y prendió fuego al depósito de municiones. Por completar con éxito esta tarea, recibió la Orden de la Bandera Roja. A finales de 1942, Shahinian luchó en el norte del Cáucaso. Durante una batalla, sacó de la línea de fuego a cincuenta y siete soldados heridos, por lo que más tarde recibió la Orden de la Guerra Patria de primer grado.


Una participante activa en las batallas por Jarkov, Stalingrado y Kursk, fue la instructora médica Asia Kekedzhian. En julio de 1943, se envió una carta al Comité Central del Partido Comunista de Armenia en la que el mando del Primer Regimiento de Artillería de la Guardia del RGK escribía sobre las hazañas de A. Kekedzhian: “La hija de Armenia, camarada Asia Ivanovna Kekedzhian, miembro del Komsomol (NdR.: Juventud Comunista), en mayo de 1942 llegó a nuestro regimiento de artillería a la edad de dieciséis años, como instructora médica... En las heroicas batallas por Stalingrado, la camarada Kekedzhian mostró valor y coraje... En la batalla contra las tropas nazis en la dirección Oryol-Kursk del 5 al 10 de julio de este año, el camarada Kekedzhian salvó la vida de treinta y cinco de nuestros soldados y comandantes y recibió la Orden de la Estrella Roja. En estas feroces batallas, nuestro Regimiento destruyó cincuenta y un tanques alemanes y más de dos Regimientos de Infantería nazis. Cientos de bombas enemigas, miles de proyectiles y minas fueron lanzadas sobre las formaciones de batalla del regimiento. En estas condiciones, la camarada Kekedzhian se comportó como una verdadera patriota soviética, completamente entregada a la gran causa del Partido de Lenin. Estamos orgullosos de ella, una hija valiente e intrépida del pueblo armenio soviético en la batalla contra los enemigos”.


Otras valientes hijas de Armenia también se distinguieron en la defensa de Leningrado. Se trataba de los Tenientes Superiores del Servicio Médico, las hermanas Sofía y Ruzanna Lalayan, Astghik Sanoyan, Katia Chimishkian, la Capitana del Servicio Médico Elena Burnazian y otras.


Las hermanas Sofía y Ruzanna Lalayan

Cuando comenzó la guerra, las jóvenes comunistas Sofía y Ruzanna Lalayan hicieron sus exámenes finales en el Instituto Médico de Leningrado. Ellas, como muchas otras, acudieron a la oficina de registro y alistamiento militar con una solicitud para ser enviadas al frente. En varias unidades brindaron asistencia médica a cientos de soldados heridos en las batallas de Peterhof, Pulkovo, Shlisselburg, Razliv, Staraya Russa... Por el coraje demostrado en estas batallas, Ruzanna recibió la Orden de la Estrella Roja y Sofía Recibió la Orden de la Guerra Patria de primer grado.


En febrero de 1944, en un puesto de combate, mientras realizaba una intervención quirúrgica, Sofía Lalayan murió heroicamente. Su hermana Ruzanna continuó su dedicada labor hasta el final de la guerra.


Fueron activas partícipes en la heroica defensa de Sebastopolla Capitana del Servicio Médico, Tamara Aslanian, las enfermeras Elizaveta Ohanesian, Asia Apundjian y muchas otras.


Desde el comienzo de la guerra hasta el 13 de agosto de 1941, Elizaveta Ohanesian brindó atención médica, vendó a doscientos y sacó del campo de batalla a dos mil soldados heridos. Murió heroicamente mientras realizaba una misión de combate en junio de 1942, en Sebastopol.


Muchas de las mujeres armenias que dirigieron hospitales, hospitales de campaña y puestos sanitarios durante la guerra continuaron su trabajo en condiciones pacíficas, convirtiéndose en médicas y científicas famosas. Éstos son algunos de ellos: la Coronela del Servicio médico, Roza Dzhanzhutova; la Mayor del Servicio Médico, Parandzem Avetikian; las Capitanas del Servicio Médico, Elena Burnazian, Tamara Cholakian, Ashkhen Igitkhanian; la médica militar de primer rango Nora Avetisian; y la Teniente del Servicio Médico, Shoghik Papoyan, entre otras.


Las hijas de Armenia también participaron activamente en la lucha partisana en las regiones ocupadas del país y en las actividades de las organizaciones clandestinas antifascistas. Aquí vale recordar, entre mucho sotros, los nombres de la miembro de la “Joven Guardia”, Maya Peglivanova (Peglivanian); de la miembro del destacamento comunista que operó en Simferopol, Hranush Mkhitarian; de Anahit Shahnazarian, que luchó en las filas de los partisanos del Cáucaso Norte; y de la integrante del destcamaneto "Mayak", Hasmik Badeyants.


Maya Peglivanian participa activamente en la organización clandestina "Joven Guardia", de Krasnodar. En agosto de 1942, Maya creó una organización juvenil clandestina en el pueblo de Pervomaika, que luego, en octubre de 1942, se unió a la "Joven Guardia". Maya tiene en su haber muchas hazañas gloriosas. En el cuartel general de laorganización, participó en la preparación de operaciones militares y actos de sabotaje. La valiente y decidida Maya cumplió perfectamente cualquier tarea encomendada por la organización clandestina y supo actuar en distintos frentes y circunstancias. Ayudó a escapar a los prisioneros de guerra soviéticos, recogió medicinas, escribió y distribuyó folletos y realizó propaganda contra Hitler entre la población.


Pero el 11 de enero de 1943, la joven Maya Peglivanova fue capturada por los nazis. Durante el interrogatorio, declaró con orgullo que era comunista y, con desprecio, lanzó palabras de maldición a la cara de sus verdugos. A pesar de la cruel tortura, ella no traicionó a ninguno de sus camaradas. Después de monstruosos abusos, Maya fue arrojada al pozo de la mina número 5. Los protocolos para examinar el cadáver de la valiente militante comunista son imposibles de leer sin estremecerse. El cuerpo de la bella Maya, de 17 años, quedó desfigurado: le rompieron los brazos y las piernas, le cortaron los senos y los labios y le arrancaron los ojos. Por su heroísmo, Maya Peglivanian recibió póstumamente la Orden de la Guerra Patria de primer grado y la medalla "Partidista de la Guerra Patria" de primer grado.


Aida Alaverdian, Valentina Patrikian, Shushik Stepanian, Zarivard Dolukhanian y otras mujeres fueron brutalmente torturadas en campos de concentración fascistas. Muchas de ellas murieron como valientes, permaneciendo leales a su patria hasta el final. Junto con las fuerzas progresistas de los armenios extranjeros, las hijas del pueblo armenio participaron activamente en el movimiento de Resistencia que se desarrolló en muchos países europeos capturados por los nazis, en particular, en Francia, Grecia y Bulgaria.



En el calabozo de la Gestapo también murió una activa militante de la Resistencia francesa, miembro del Partido Comunista de Francia, Louise Aslanian (seudónimo literario Las, foto superior), que luchó toda su vida por la liberación de la clase trabajadora.


En Bulgaria, Erminé Raskratlian (seudónimo de Sashka), de diecisiete años , fue una activa miembra del destacamento partidista de Chavdar. En las montañas de Stara Planina, de enero de 1943 a junio de 1944, con un rifle al hombro, en condiciones difíciles, Sashka desempeñó el papel de agente de inteligencia, explorando posiciones enemigas. A finales de mayo de 1944, en una de las batallas partisanas, fue capturada por los nazis. La Gestapo sometió a la valiente Oficial de inteligencia a torturas inhumanas y, sin recibir ninguna información de ella, la conocida con el presudónimo de "décima enfermera", fue brutalmente asesinada. Después de la muerte de Sashka, los partisanos búlgaros distribuyeron folletos con su retrato que decían: “Ella es una de los muchos partisanos que cayeron bajo las balas fascistas. El pueblo búlgaro nunca olvidará sus brillantes nombres”.


Hoy todo el mundo conoce a la ya legendaria Oficial de inteligencia Gohar Vartanian, la esposa del gran Oficial de inteligencia soviético Guevork Vartanian, quien se convirtió en el segundo extranjero del servicio de inteligencia en ser reconocido como Héroe de la Unión Soviética y el primero en recibir este título después de la guerra, en tiempos de paz.


Guevork y Gohar se conocieron en 1941 y él pronto la atrajo a las actividades de inteligencia. En 1943, la joven Gohar comenzó participando, con su futuro marido, en una operación en Teherán, para frustrar el intento de la inteligencia alemana para asesinar a Stalin, Roosevelt y Churchill. Y lo lograron, desbaratando los planes del nazifascismo.


Guevork Andreevich y Gohar Levonovna se casaron en 1946 y vivieron juntos durante 65 años, hasta 2012. Los Vartanian vivieron en aproximadamente 50 países y viajaron a más de un centenar. Sus viajes al extranjero cumpliendo misiones de inteligencia, duraron 31años. Si se suman los 11 años de trabajo de inteligencia en Irán, estamos hablando de 42 años y, durante todo este tiempo, no tuvieron ni un solo fracaso. Juntos, lograron todas sus hazañas.


En 1986 regresaron a su tierra natal. En 1987, la titular de la Orden de la Bandera Roja, Gohar Vardanian, se jubiló, pero continuó asesorando a los nuevos jóvenes oficiales del Servicio de Inteligencia Exterior. Ella es la autora de un manual que han estado usando durante muchos años.


El nombre Arshaluys Khandjian es conocido en toda Rusia. Símbolo de la fortaleza y la misericordia del pueblo, ocupó un lugar honorable en las filas de los vencedores del fascismo. La familia de Kevork Khandjian llegó a Kuban sobreviviendo al genocidio armenio en la Turquía otomana. Desde agosto de 1942 hasta enero de 1943, cerca de Goryachiy Klyuch, Arshaluys ayudó a médicos y enfermeros, y cuidó a los soldados heridos. Cuando las tropas soviéticas rompieron la resistencia alemana y siguieron adelante, Arshaluys Khandjian permaneció en Podnavisla y pasó toda su vida cuidando las fosas comunes, preservando la memoria de los muertos.


“La gente me pregunta: ¿fue aterrador? Por supuesto que lo fue. Cuando todo lo que te rodea aúlla y grita, por supuesto, da miedo. Las balas disparadas, silban; las bombas explotan y el bosque arde. Tenía miedo por mí y por ellos. A menudo oraba en silencio a Dios. Los jóvenes sufrían y sufrían. Muchos soldados cerraron sus ojos para siempre”, recordó Arshaluys, tras el final de la Gran Guerra Patria. Los soldados que salvó, los familiares y camaradas de las víctimas, vinieron desde distintos rincones de la Unión Soviética para conocer y tener contacto con la protagonista de grandes hazañas. Y Arshaluys saludó con modestia y calidez a todos los que deseaban saber de ella.


Durante la Gran Guerra Patria, la Armenia Soviética fue una región de retaguardia. A pesar de esto, la guerra dejó fuertes huellas en la república. Los trabajadores de Armenia eran profundamente conscientes de la gravedad de la amenaza que se cernía sobre el país y de la importancia de la retaguardia para lograr la victoria sobre el enemigo. Todos juntos se levantaron para defender la Patria. En lugar de los especialistas calificados que iban al frente, llegaron a sus puestos en la producción industrial y agrícola,miles de mujeres, ancianos y jóvenes.


El 26 de junio de 1941, un grupo de trabajadoras de empresas industriales de Ereván se dirigió a las mujeres de Armenia con una carta abierta, que decía: “...Ha llegado la hora en que todas las mujeres de nuestro país deben defender la Patria y ayudar al Ejército Rojo a derrotar a los brutales fascistas. Reemplazaremos a nuestros maridos y hermanos y, si la Patria lo exige, tomaremos posiciones de combate junto a ellos. Te juramos, Patria, que ni un solo día, ni una sola hora, ni un solo minuto sentirás la ausencia de tus hijos. El enemigo fascista debe ser destruido...".

A través de cartas similares se expresaron las trabajadoras de la hilandería de Leninakán y las miembros del Komsomol de la región de Hrazdán. Estos llamados encontraron amplia respuesta en otras ciudades y pueblos de la república. Se llevaron a cabo manifestaciones antifascistas masivas, cuyos participantes expresaron el deseo de reemplazar a los familiares que habían ido al frente, aumentar la productividad laboral, cumplir y superar las órdenes del frente, asegurando la victoria sobre el enemigo.


Si en 1941 las mujeres constituían el 37,3% del número total de trabajadores y empleados empleados en la industria, ya en 1942 el número de mujeres representaba el 54,4% de todos los trabajadores. Las mujeres involucradas en la industria no solo dominaron rápidamente las profesiones manufactureras, sino que también se convirtieron en una fuerza decisiva en la retaguardia para satisfacer las necesidades del frente con todo lo necesario. La competencia socialista en todas sus formas se desarrolló ampliamente en la producción, lo que produjo buenos resultados.


La guerra también trajo grandes pruebas a los campesinos. En los días difíciles para la Patria, el campesinado trabajador mostró un gran patriotismo y se convirtió en un apoyo confiable para el frente. La carta de presentación de las trabajadoras de la república también puso de pie a las trabajadoras del pueblo. Por ejemplo, en la región de Etchmiadzin, más de tres mil mujeres con guadañas y hoces en la mano salieron a los campos agrícolas colectivos. Sólo en junio de 1941 segaron cereales en una superficie de más de 1.100 hectáreas. Desde 1942, la carga del trabajo agrícola recayó en gran medida sobre los hombros de las mujeres. Prueba de ello es el hecho de que de más de ciento setenta mil agricultores colectivos de la república, más de la mitad eran mujeres.


En total, alrededor de 600 mil armenios participaron en la Gran Guerra Patria, casi la mitad de los cuales no regresaron a casa. Durante la guerra se crearon seis divisiones armenias. Las más famosas entre ellas fueron las Divisiones 89ª y 409ª.


El camino de combate de la 409ª División atravesó el norte del Cáucaso y terminó dignamente en las batallas por la liberación de Austria y Checoslovaquia. La 89ª División Armenia Tamanian, tres veces galardonada, es la única división nacional de las fuerzas armadas de la URSS que, habiendo comenzado su viaje de combate desde el norte del Cáucaso, participó en el asalto a Berlín.


Es recordado por todos el momento después de la captura de la capital de Alemania, cuando cerca de los muros del derrotado Reichstag, los soldados armenios con armas en la mano bailaron la danza “Kocharí de la Victoria”, momento que quedó registrado para siempre en una emotiva filmación.


Cabe destacar que muchos armenios lucharon y enfrentaron al fascismo en destacamentos partidistas que actuaron en los países y regiones ocupadas porla Alemania hitleriana.


En los campos de batalla, 68 generales armenios comandaban las tropas. Los armenios dieron al Estado Plurinacional Soviético cuatro mariscales y un almirante. Por sus hazañas durante la guerra, 106 armenios recibieron el título de Héroe de la Unión Soviética, dos de ellos en dos oportunidades. 26 armenios se convirtieron en poseedores plenos de la Orden de la Gloria de los tres grados.


Se debe prestar especial atención a la participación de los armenios de Artsaj (Karabaj) en la Gran Guerra Patria, que enviaron al frente a 90 mil personas, es decir el 30% de la población, cinco veces más que el promedio de la URSS. 45 mil de ellos murieron. El título de Héroe de la Unión Soviética fue otorgado a 31 armenios de Karabaj. El mariscal de la URSS, Hovhannés Bagramian, y el legendario piloto Nelson Stepanian, fueron dos veces galardonados como Héroes. Siete habitantes de Karabaj se convirtieron en poseedores de pleno derecho de la Orden de la Gloria.


Entre los armenios de Karabaj podemos nombrar al Mariscal de la URSS Hovhannés Bagramian, al Almirante de la Flota de la URSS Ivan Isakov (Hovhannés Isahakian), al Mariscal jefe de las Fuerzas Blindadas de la URSS Hamazasp Babachanian, al Mariscal de Aviación Serguei Khudiakov (Armenak Khanferiants) y al Mariscal de la Tropas de ingenieros Serguei Aganov (Sarkís Ohanian), además de 2 almirantes y 24 generales.


Es famoso pueblo armenio de Chardakhlú, que administrativamente formaba parte de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán, que se convirtió en un verdadero símbolo de patriotismo y valor militar: desde allí, mil 250 soldados fueron al frente. Alrededor de 900 de ellos recibieron órdenes y medallas, dos (Bragramian y Babachanian) se convirtieron en Mariscales, 12 en generales y 57 en coroneles, mientras fueron siete los habitantes de Chardakhlú que recibieron el título de Héroe de la Unión Soviética.


------------------------------

Fuente: Unión Armenios de Rusia
Material preparado por Amalia Tavadyan
Fuentes y literatura utilizadas.
1 . Participación de las mujeres armenias en los combates de la Gran Guerra Patria (1941-1945). Minasyan E.G. Rostov del Don. Materiales de la conferencia “Armenios del sur de Rusia”. 2021
2 . Mujeres armenias. Enciclopedia en dos volúmenes. T. 1. – Ereván, 2011.
3 . “Lucha por la Patria”, 5 de julio, Ereván, 1945
4 . Historia de Armenia. T.IV. Libro uno. - Ereván, 2010. 4. “Bandera de Lenin”, 23 de abril, Tbilisi, 1996.
5 . Martirosyan L.V. Mujeres de la Armenia soviética durante la Gran Guerra Patria (1941-1945). – Ereván, 1968.
6 . Martirosyan L.V. Las hazañas de las mujeres armenias en los campos de batalla de la Gran Guerra Patria (1941-1945). – Ereván, 1961.
7 . Minasyan E.G. Heroínas armenias - Ereván, 2016. 8. Archivos Nacionales de Armenia (NAA). F. 270. D. 3.
8 . Tadevosyan R.S. Episodios de la historia militar de Armenia en los siglos XIX y XX. – Ereván, 2012.
9 . Chuikov V.I. El comienzo del camino. – M., 1962.


Comentarios


SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

2023- LVA 10-02.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco
bottom of page