¿Qué pasa entre el Donbass, Ucrania y Rusia?

Mientras el gobierno de Kiev continuaba con su acercamiento a la OTAN, atacó a las Repúblicas de Donetsk y Lugansk. Putin reconoció a estos dos Estados independientes y lanzó una operación militar especial para defenderlos de las agresiones de Ucrania. La tensión aumenta en la región.

En Donetsk y Lugansk el pueblo se moviliza para defender su tierra de los ataques de Ucrania (Foto: Sputnik)

Por Emiliano Lomlomdjian


"He tomado la decisión de llevar a cabo una operación militar especial", anunció esta madrugada el presidente ruso Vladimir Putin. El objetivo es "proteger a las personas que han sido objeto de abusos y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años" en las República Popular de Donetsk y Lugansk -ambas reconocidas recientemente por Rusia-.


"Para ello, nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Y también para llevar ante la justicia a quienes han cometido numerosos y sangrientos crímenes contra la población civil, incluidos los ciudadanos de la Federación de Rusia", agregó Putin.

Después de anunciada esta operación, el presidente ucraniano Zelenski impuso la ley marcial en todo el territorio y afirmó que Rusia atacaba infraestructura militar. Asimismo, el espacio aéreo de Ucrania fue restringido para los vuelos civiles.


Desde el Ministerio de Defensa de Rusia informaron que "no realizan ataques contra ciudades ucranianas y no hay amenaza para la población civil", sino contra puestos militares. En este sentido, aseguraron que "las instalaciones de defensa antimisil ucranianas y la infraestructura de sus bases aéreas están inhabilitadas". Por su parte, el gobierno de Ucrania "está creando una coalición anti-Putin" con países occidentales y espera una acción decisiva. Zelenski mantuvo conversaciones con la presidenta de la Comisión Europea, el presidente francés Macron y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Al cierre de esta nota, el mandatario de derecha propuso "volver al camino de la paz".



¿Qué pasa en la República Popular de Donestk y de Lugansk?

En febrero de 2014, hubo un golpe de Estado en Ucrania. Con este cambio de poder, comenzó la persecución a los rusoparlantes, la ilegalización y prohibición del Partido Comunista y la represión y el asesinato de sus militantes. La población comenzó con las protestas contra el cambio de poder forzado y contra la ley que arrebataba al ruso el estatus de idioma regional y a favor de la federalización de Ucrania.


Entre marzo y abril de ese año, los pueblos de la cuenca del Donbass tomaron los edificios administrativos de estas regiones y autoproclamaron las Repúblicas Populares de Donetsk, Lugansk y Járkov. Sin embargo, la represalia y la ofensiva de Kiev contra estos pueblos no tardó en llegar.


Los paramilitares del batallón ultraderechista "Donbass" bloquearon las vías de tren impidiendo el ingreso de convoyes procedentes del interior de Ucrania hacia Donetsk y Lugansk. Las vías de comercio fueron cerradas totalmente. "No financiamos terroristas ni el comercio con los ocupantes y no negociamos sobre la sangre", rezaba un cartel paramilitar. Así, al pueblo de esta región se le denegó el acceso a comida, ropa y medicinas causando una terrible crisis humanitaria, que solo pudo resolverse gracias al accionar solidario del Partido Comunista de Rusia y de varios habitantes de la Federación Rusa.


En septiembre de 2014, se firmó el primer protocolo de Minsk sobre el alto al fuego en esta región y una ley sobre el estatus especial de regiones de Donetsk y Lugansk. A principios de 2015, se realizó el segundo acuerdo de Minsk sobre el alto al fuego. Pero, Ucrania no lo respetó y hasta 2017 se registraron más de 400.000 violaciones del alto al fuego, según la OSCE.


En enero de 2018, el parlamento de Ucrania aprobó una ley sobre la reintegración de las repúblicas autoproclamados y otra sobre el reconocimiento de una ocupación rusa en el este de Ucrania, profundizando las provocaciones contra el pueblo del Donbass y violando los acuerdos firmados en Minsk.


Entre 2014 y 2021, murieron más de 13.000 personas y más de 33.000 resultaron heridas, según informó la ONU.

La tensión en la región se acrecentó con el acercamiento de Ucrania a la OTAN, Occidente y Estados Unidos, mientras continuaba con los ataques en el Donbass. En este contexto, los líderes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk firmaron decretos de movilización general y solicitaron el reconocimiento de su independencia a la Federación de Rusia.


El 21 de febrero, Vladimir Putin anunció su decisión de reconocer la soberanía de ambas repúblicas y, esta madrugada, comunicó que lanzó una operación militar especial para defender al pueblo del Donbass y "proteger a las personas que han sido objeto de abusos y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años".



Los armenios en Ucrania


Vartan Hairabedian, presidente de la Asociación Cultural Armenia de Urartu en Lugansk, dijo: "La situación es muy tensa, se están librando batallas calientes en el frente". "El pueblo de Donbass no tiene nada en contra de la nación ucraniana, mientras que Zelenski ha adoptado un camino fascista y está destruyendo a su pueblo", denunció en diálogo con Sputnik Armenia.


"Las imágenes de televisión ya mostraron cómo las fuerzas armadas ucranianas están bombardeando las instalaciones de Lugansk, bombardeando asentamientos en las zonas fronterizas", detalló Hairabedian. Además, expresó que "las fuerzas de defensa de Donbass ahora están liberando los territorios que estaban bajo el control de las fuerzas armadas ucranianas" y que "la intensidad del bombardeo ha disminuido un poco".


"Los armenios, como voluntarios, participan en operaciones militares en el frente, defendiendo sus hogares, donde han vivido durante mucho tiempo. Tienen responsabilidades: dos patrias, Lugansk y Armenia".

Según Hairabedian, Lugansk está casi vacío, alrededor del 5% de la población queda en la ciudad, las mujeres y los niños han sido evacuados, solo hay hombres de 18 a 55 años que están sujetos a movilización. En la ciudad solo operan supermercados y gasolineras. Cabe destacar que en estas regiones independientes viven más de 50 mil armenios.


El presidente ucraniano de derecha Zelenksi y su hómologo estadounidense Joe Biden

La hipocresía en las reacciones internacionales


El presidente estadounidense Joe Biden calificó de "ataque no provocado e injustificado contra Ucrania la operación militar especial" de Rusia. "El presidente Putin ha elegido una guerra premeditada que traerá una pérdida catastrófica de vidas y sufrimiento humano", declaró a través de un comunicado. El mandatario prometió dirigirse a su nación este jueves para anunciar "consecuencias adicionales".


El secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg declaró que el operativo militar en Donbass es "una grave violación del derecho internacional". En un comunicado oficial, condenó "el ataque temerario y no provocado de Rusia contra Ucrania". Asimismo, indicó que se trata de "una grave amenaza para la seguridad euroatlántica". Finalmente, aseguró que los aliados de la OTAN se reunirán para abordar las "consecuencias de las acciones agresivas de Rusia".


La Comisión Europea, a través de su presidenta, Ursula Von der Leyen, acompañada del Alto Representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, condenó la "agresión sin precedentes", amenazando con la imposición de "sanciones masivas".


El auto proclamado sultán turco Recep Tayyip Erdogan aseveró: "Las acciones de Rusia contradicen la soberanía y la integridad territorial de Ucrania". Además, pidió una solución diplomática al conflicto y destacó que "Turquía ha adoptado una postura constructiva dentro de la OTAN".


Israel condenó la operación militar rusa para defender Donbass y aseguró estar dispuesto a proporcionar ayuda humanitaria a los ciudadanos de Ucrania, indicó el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid.


La hipocresía predomina en la política internacional. Porque quienes hoy denuncian la "invasión" de Rusia a Ucrania, son los que desde hace ocho años callan ante la sistemática agresión del Ejército ucraniano sobre la población civil del Donbass; son los que no se conmueven hace más de seis décadas ante la política genocida del Estado sionista de Israel sobre el pueblo palestino; son los que ocuparon Siria y fueron cómplices de la invasión, destrucción y saqueo de Irak y Libia; y son los que mantuvieron silencio ante la guerra desatada por Azerbaiyán, Turquía e Israel contra los armenios de Artsaj en septiembre de 2020.

Como hace cien años, los pueblos determinarán si seguirán bajo el sometimiento del imperialismo y del fascismo o si se liberarán y avanzarán hacia la construcción de sociedades más justas. -


Fuentes: RT en español, Telam, Sputnik Armenia, Armenpress

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco