La "Cumbre de la Democracia" de Estados Unidos, una clase magistral de hipocresía

El sitio web "People's Word", del Partido Comunista de los EE.UU., publicó el 8 de diciembre de 2021, la siguiente nota firmada por IAN GOODRUM, donde se analiza esta nueva iniciativa política de la principal potencia militar y genocida del planeta.

El historial de Estados Unidos en el apoyo a la democracia en otras naciones tiene más de unos pocos puntos oscuros. Aquí, a la sombra de un tanque estadounidense M-60, dos soldados estadounidenses mantienen prisioneros a tres granadinos en St. George's, Granada, en octubre de 1983, tras una invasión estadounidense de la isla. | AP

Si pensaba que el discurso en los Estados Unidos no podía volverse más infantil, piénselo de nuevo: esta semana, la Casa Blanca está convocando al equivalente geopolítico del Club de Odiadores de Mujeres He-Man de Our Gang .


El club tiene nombre oficial, por supuesto: la Cumbre por la Democracia, en la que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y 110 de sus amigos más cercanos tienen una reunión especial súper secreta en su casa del árbol para hablar sobre lo grandiosos que son. Pero por mucho que intenten arreglarlo, este asunto no es diferente de lo que hicieron Spanky, Alfalfa y Buckwheat en esos cortometrajes de Hal Roach hace décadas.


Como es habitual, el gobierno de Estados Unidos se ha designado a sí mismo como la autoridad suprema, esta vez del diccionario. Al igual que "libertad" y "derechos humanos", podemos considerar "democracia" como otro término que ha perdido todo significado después de años de ser sacado a relucir por el país al que menos le importa. ¿No son todos los mejores procesos democráticos aquellos en los que el tipo con más dinero y armas les dice a todos qué hacer?


Eso es solo la mitad de una broma. De los 110 participantes supuestamente dispuestos a participar en esta “cumbre de la democracia”, muchos albergan bases militares y tropas estadounidenses. La resistencia indígena a la presencia militar estadounidense -algunos podrían decir que la ocupación- es frecuentemente reprimida por los gobiernos compradores, que dependen de la generosidad estadounidense para llenar sus arcas. Este hecho inconveniente, entre muchos otros, hace que sea difícil tomarse en serio la farsa de esta semana.

Salvador Allende y Patrice Lumumba | Fotos AP

Si la CIA no hubiera planeado sus asesinatos, por ejemplo, podríamos preguntarle a Salvador Allende de Chile o Patrice Lumumba de la República Democrática del Congo cómo trata Estados Unidos a los líderes electos que se atreven a abrazar un camino alternativo para su pueblo. Incluso cuando los países siguen el modelo de EE.UU., si los resultados no favorecen los intereses de Estados Unidos los que son elegidos tienden a encontrarse mirados por el cañón de un arma. O, últimamente, la huida de sus hogares cuando las "revoluciones de color" facilitan la instalación de un liderazgo nuevo y más dócil.


Algunos pueden quejarse de que estos ejemplos son antiguos, desde el apogeo de la Guerra Fría. Pero la remoción de líderes inconvenientes, la mayoría de ellos socialistas, por parte del complejo de inteligencia militar estadounidense no se detuvo después del fin de la Unión Soviética en 1991, y es ingenuo creer lo contrario. Cabe destacar que Bolivia, Venezuela y Nicaragua están ausentes de la lista sagrada de participantes “democráticos” de esta semana. Estos tres países latinoamericanos han programado regularmente elecciones multipartidistas, pero debido a que esas elecciones colocaron en el poder a gobiernos de izquierda que se oponen a la hegemonía de Estados Unidos, se los tacha de ilegítimos, y a sus líderes, de dictadores.


No debería sorprender que el mal trato de estos países en la prensa se produzca con esfuerzos prolongados para derrocar a sus líderes. Para citar solo dos ejemplos, el ex presidente venezolano Hugo Chávez sobrevivió a una destitución en 2002 y Evo Morales de Bolivia fue depuesto en un golpe fascista en 2019 antes de regresar al año siguiente cuando su partido recuperó la presidencia. Estos movimientos antidemocráticos, al igual que sus antecedentes de la Guerra Fría, fueron aclamados por los mismos medios que ahora pretenden ser defensores de la libertad, la democracia y los derechos humanos.


Así que ni siquiera se trata de una democracia al estilo estadounidense en abstracto. Se trata de si una determinada "democracia" beneficia a Estados Unidos económica y políticamente. Vemos esto en las invitaciones a la cumbre extendidas a Israel, un país que preside un régimen de brutal apartheid contra los palestinos; Brasil, donde las travesuras judiciales destituyen a los líderes de izquierda o bloquean sus candidaturas; e India, donde los pogromos apoyados por el estado contra los musulmanes pasan desapercibidos para garantizar la participación en alianzas militares lideradas por Estados Unidos. Como sucede con tantas cosas en lo que respecta a Estados Unidos, la conveniencia geopolítica triunfa sobre cualquier compromiso imaginario con los principios.


¿Cuán popular puede ser la marca de "democracia" de los Estados Unidos si su existencia requiere la aplicación a punta de pistola o, al menos, el paso de una línea en particular? ¿Cuántos países en el mundo, si se les diera la opción, se someterían voluntariamente a un “orden basado en reglas” que los ha mantenido bajo la dominación colonial y neocolonial durante décadas? Dado que una mayoría mundial considera a Estados Unidos como la mayor amenaza para la paz mundial, la respuesta no es difícil de imaginar.


Pero estas hipocresías corrientes solo arañan la superficie. Hay un tema mucho más profundo que sustenta la “democracia” estadounidense y todas sus contradicciones, y los marxistas conocen desde hace algún tiempo. Como dijo Vladimir Lenin en Estado y revolución, "los oprimidos pueden decidir una vez cada pocos años qué representantes particulares de la clase opresora los representarán y reprimirán". Estaba parafraseando a Karl Marx y escribiendo hace más de 100 años, pero esas palabras son tan verdaderas como siempre.


Cualquiera sea la forma que adopte, bajo el capitalismo la democracia es poco más que un espectáculo de pantomima. Es un instrumento de dominio de clase, uno que proporciona un vehículo para una explotación más eficiente. Pero todo el humo y los espejos del mundo no pueden ocultar este hecho fundamental, y el pueblo estadounidense lo sabe en cierto nivel, incluso si no lo articula en esos términos.


¿Es, después de todo, un derecho democrático vivir en la pobreza? ¿Trabajar en múltiples trabajos y apenas mantener la cabeza fuera del agua? ¿Preocuparse por no ser uno de los millones de personas desalojadas en medio de una pandemia que aún continúa? ¿Es una elección democrática decidir entre arriesgar la vida en el trabajo, el sustento en el desempleo o en el peonaje por deudas?

A casi 800.000 personas en los Estados Unidos se les han despojado incluso de esos escasos "derechos", ya que su gobierno democrático decidió dejarlos morir. Esto es lo que los críticos de países como China no entienden: se podrían celebrar elecciones todos los días del año, pero no significarían nada si las cosas no mejoraran para la mayoría trabajadora.


Esto es completamente por diseño. Para citar nuevamente a Lenin: “Democracia para una minoría insignificante, democracia para los ricos… esa es la democracia de la sociedad capitalista. Si miramos más de cerca la maquinaria de la democracia capitalista, vemos restricciones [que] oprimen y excluyen a los pobres de la política, de la participación activa en la democracia”. En los EE.UU., estas restricciones se manifiestan más obviamente a través de la supresión de votantes dirigida a grupos minoritarios, pero el sistema político en sí está construido sobre una base podrida. No es un gobierno “del pueblo, por el pueblo, para el pueblo”, como dijo Abraham Lincoln en el Discurso de Gettysburg, sino uno de los capitalistas, por los capitalistas, para los capitalistas. La gente no entra en él, excepto como fuente de extracción de riqueza.

Los gobiernos invitados a la 'Cumbre de la Democracia' organizada por el presidente estadounidense Joe Biden incluyen a Israel, que preside un régimen de apartheid brutal contra los palestinos; Brasil, donde las travesuras judiciales destituyen a los líderes de izquierda o bloquean sus candidaturas; e India, donde los pogromos apoyados por el estado contra los musulmanes pasan desapercibidos para garantizar la participación en alianzas militares lideradas por Estados Unidos. | AP

China, sin embargo, le da la vuelta a esta relación. El Partido Comunista de China, principal órgano político del país, es un organismo con membresía de toda la sociedad china, pero su base de apoyo se forjó en una alianza de trabajadores y campesinos. Esa alianza continúa predominando, lo que garantiza que la mayoría trabajadora siga siendo el enfoque principal al diseñar políticas y asignar recursos.


En países como Estados Unidos, los ricos forman grupos de interés para proteger y expandir sus ganancias. El único grupo de interés de los comunistas es la gente. Si se toman medidas en China o en otros países gobernados por partidos comunistas, los beneficios y costos sociales se toman en cuenta mucho antes de que alguien considere lo que pensará la burguesía. Porque, ¿por qué deberíamos? No son la mayoría, y si sus ideas fueran sometidas a votación, perderían todo el tiempo. “Más dinero para nosotros”, es triste decirlo, sigue siendo bastante impopular.


Hay otros aspectos de lo que China denomina su “democracia de proceso completo” que podrían y deberían abordarse con mayor detalle. La participación de toda la sociedad en el proceso político a través de la supervisión, la consulta, la revisión pública, la gobernanza de base y muchas otras vías hacen de China una sociedad mucho más democrática de lo que Estados Unidos y sus parásitos jamás le darán crédito.


Pero ese es un tema para otro momento. Por ahora, te dejo con una última cita:


“Si las personas se despiertan solo para votar pero entran en un período de inactividad poco después, si se les da una canción y un baile durante la campaña pero no tienen voz después de las elecciones, o si se les favorece durante el escrutinio pero se les deja afuera en el frío después de la elección, tal democracia no es una verdadera democracia".


Eso no es Marx ni Lenin. Es del presidente chino Xi Jinping, y está diciendo exactamente lo que dirían ellos si estuvieran vivos hoy.


Fuente: People's World

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco