La mala planificación de Ereván sobre su embajada en Tel Aviv

Markar Melkonian analiza detalladamente los aspectos negativos de la decisión de Armenia de abrir una Embajada en Israel.

Canciller armenio Zohrab Mnatsakanian

Por Markar Melkonian*


En febrero pasado, el presidente de Armenia, Armen Sarkissian, firmó un decreto para trasladar la residencia del embajador armenio en Israel desde su ubicación anterior en Ereván a Tel Aviv. El decreto fue la continuación del anuncio realizado el 19 de septiembre de 2019 por el ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Zohrab Mnatsakanian, de que la República de Armenia tiene la intención de abrir una embajada en Israel. Esto es una expansión significativa de las relaciones diplomáticas ya existentes entre Israel y la República de Armenia, que se establecieron en 1992. La decisión de abrir una embajada en Tel Aviv se tomó con poco debate público o explicación oficial. Y aquellos cuyas vidas se verán afectadas por esta decisión, permanecerán desinformadas y en la oscuridad.


En un último recuento, Armenia había abierto embajadas en solo cuarenta y cinco países, menos de uno cada cuatro de los Estados miembros de las Naciones Unidas. Con el anuncio de 2019, el Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Israel Katz, enfatizó la importancia de la decisión de Ereván y señaló que la República de Armenia será el país número 90 en abrir una embajada allí. Según Katz, "esto da fe del aumento constante de la fortaleza de la posición de Israel en el mundo".


Si Katz tiene razón, entonces la República de Armenia también llevó algo de apoyo a un régimen que durante setenta años viene expropiado con violencia al pueblo palestino y anexando sus tierras, y que continúa agrediendo a 6.6 millones de ellos. El anuncio de Ereván sobre la decisión de la embajada se produjo en medio de las protestas fronterizas de Gaza de 2018 a 2019, en las que cientos de manifestantes palestinos desarmados, incluidos niños y personal médico, fueron abatidos a tiros entre la multitud -muchos, por francotiradores- y dentro de sus fronteras, en ese inmenso campo de concentración que es la Franja de Gaza. El anuncio también se produjo justo después de la aprobación de la “Ley del Estado-Nación Judío” de 2018, que explícitamente niega el derecho a la autodeterminación a cualquier otra persona en tierras anexionadas por “el Estado judío”. Por lo tanto, Ereván, que insta a otros países a reconocer oficialmente el Genocidio Armenio, le ha entregado una victoria diplomática a un régimen que está limpiando étnicamente Palestina de su población nativa.


El 15 de marzo, Hossein Amir-Abdollahian, presidente del máximo órgano legislativo de la República Islámica y asistente especial para asuntos internacionales, recordó que la decisión de Ereván sobre la embajada en Israel “está en conflicto con los intereses del pueblo palestino y tendrá un impacto negativo en la estabilidad y la seguridad de la región”(Agencia de Noticias Tasnim, 16 de marzo de 2020). Teherán tiene todas las razones para preocuparse: la administración actual de Ereván ha dado un paso más para expandir las relaciones con un Estado con armas nucleares, decidido a destruir la República Islámica de Irán. Además, la decisión de Ereván tuvo lugar después de la derogación unilateral por parte de Donald Trump del acuerdo nuclear Irán-Estados Unidos de 2015, mientras Irán está tratando de hacer frente a severas sanciones económicas que, entre otras cosas, impidieron la entrega de suministros médicos a la gente de ese país, incluso cuando está luchando por contener la pandemia de coronavirus.

Hossein Amir-Abdollahian

Teherán, en silencio, ha mantenido durante décadas intercambios comerciales, culturales y técnicos mutuamente beneficiosos con Armenia. Además, los iraníes han practicado una diplomacia imparcial en lo que respecta al conflicto Armenia-Azerbaiyán, y lo han hecho soportando una gran presión para que así no fuera. Irán ha sido una fuerza de moderación en la región y ha sido un buen vecino de Armenia. La decisión de la apertura de la Embajada en Israel pone en peligro todo esto, abriendo un obstáculo en las relaciones comerciales, de transporte y tecnológicas con Irán.


No es ningún secreto que durante treinta años, los neoconservadores “Amigos de Israel” en Washington, han estado trabajando para aislar a Armenia de Irán. Con la decisión de la Embajada, Ereván tropezó con la trampa de acero que los neoconservadores de Washington les han tendido.


A fines de junio, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, repitió que comenzaría el proceso de anexión oficial del 30 por ciento de Cisjordania. En respuesta, el jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, anunció en una carta al Consejo de Seguridad de la ONU que “la anexión unilateral inevitablemente tendrá consecuencias legales para las relaciones de la comunidad internacional con Israel”. Una declaración conjunta de seis miembros europeos actuales y entrantes del Consejo de Seguridad se hizo eco de la declaración de Borrell (Associated Press/Los Angeles Times, 24 de junio de 2020). Por lo tanto, después de haber elegido acercarse a Israel, Ereván envió a la República de Armenia 180 grados en dirección opuesta de “la comunidad internacional”.


Mientras tanto, los ocupantes israelíes continúan golpeando a los armenios palestinos, robando propiedades de la iglesia armenia, armando a Azerbaiyán, escupiendo a los sacerdotes armenios (literalmente) y negando el genocidio. Sin inmutarse, el viceministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Grigor Hovhannisian, consideró oportuno disculparse con sus “homólogos” israelíes por no poder abrir la embajada en Jerusalén, en lugar de Tel Aviv (Jerusalem Post, 20 de septiembre de 2019). Presumiblemente, esta es la idea de Ereván de una “política exterior equilibrada”.


Israel ha fomentado masivamente durante décadas la inestabilidad regional. Desde 1947, ha provocado no menos de ocho guerras regionales y ha lanzado una larga sucesión de campañas de bombardeo, terrorismo, secuestros y "operaciones de represalia", desde Jordania a Túnez y desde Irak a Egipto. Desde 1955, Israel ha violado 77 resoluciones de la ONU, más que el resto del mundo combinado, y solo en el año 2018, las Naciones Unidas emitieron un total de 27 condenas, 21 de las cuales fueron contra Israel. Y luego está la cuestión de la intensificación de la represión en Cisjordania desde 1987 hasta el presente, así como cuatro ofensivas militares israelíes a gran escala contra civiles en la densamente poblada Franja de Gaza desde 2008 solamente.


La desestabilización israelí no se limita a Palestina. Israel desarrolló y probó armas nucleares, en asociación con su aliado estratégico y gemelo ideológico, la República de Sudáfrica. Hoy, Israel posee al menos 100 armas nucleares, desplegadas en aviones, misiles balísticos y submarinos. Nunca ha firmado o ratificado la Convención de Armas Biológicas; ha firmado, pero nunca ha ratificado, la Convención sobre las armas químicas, y no es parte en el Tratado de no proliferación nuclear (TNP). Citando su autoproclamado "estado excepcional", Israel se ha negado a firmar el TNP y ha rechazado repetidas resoluciones de la Conferencia General de la Agencia Internacional de Energía Atómica para abrir sus instalaciones a los inspectores del OIEA. Gracias a la inmunidad diplomática -cortesía de los EE. UU.-, Israel ha evadido la regulación internacional de su arsenal nuclear y continúa desplegando armas nucleares con impunidad.


Luego está el asunto de los ataques israelíes contra instalaciones nucleares no militares. La Operación Scorched Sword, el 30 de septiembre de 1980, fue la primera vez en la historia que un país atacó un reactor nuclear, y sentó un precedente muy peligroso. En la Operación Opera, el 7 de junio de 1981, Israel atacó una estación de energía nuclear que estaba en construcción a solo 17 kilómetros al suroeste de Bagdad, una ciudad que tenía una población de 3,14 millones en ese momento. La Operación Fuera de la Caja, el 6 de septiembre de 2007, destruyó un reactor nuclear sirio cerca de Deir ez-Zor, matando quizás a diez trabajadores de las instalaciones y liberando una cantidad indeterminada de radiación.


Después de cada uno de sus ataques contra instalaciones nucleares, Israel permaneció ileso ante cualquier crítica y sin inmutarse por ninguna sanción. (Sobre el tema de la impunidad, ver: Marjorie Cohn, "Trump está tratando de ocultar crímenes de guerra estadounidenses e israelíes atacando la Corte Penal Internacional", truthout.org, 8 de julio de 2002). En este caso, como en muchos otros, el apaciguamiento ha llevado a una mayor agresión. El 2 de julio, por ejemplo, Israel atacó la instalación nuclear de Natanz cerca de Isfahan, Irán, causando incendios y explosiones, y destruyendo en gran medida la instalación. Por lo tanto, hace solo dos semanas, Israel cometió otro acto de guerra contra Irán. (A diferencia de Israel, Irán no posee armas nucleares; es signatario del TNP y ha permitido inspecciones periódicas del OIEA de sus instalaciones nucleares).


La decisión de la apertura de la Embajada en Tel Aviv está en conflicto no solo con el pueblo palestino sino también con el pueblo armenio. Según una declaración sobre política exterior que aparece en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Armenia, uno de los principales objetivos de política exterior de la República es “resolver los problemas regionales y crear una atmósfera de cooperación”. Los continuos esfuerzos de Israel para empujar a los Estados Unidos a la guerra con Irán obviamente van en contra de ese objetivo. Pero la desestabilización israelí de la región es más peligrosa que eso.


Durante una reunión del 24 de junio del Consejo de Seguridad de la ONU, Ahmed Aboul Gheit, Secretario General de la Liga Árabe, declaró que la inminente anexión oficial de Israel de más tierras en Cisjordania inflamaría las tensiones y pondría en peligro la paz en todo el Medio Oriente, pudiendo encender “una guerra religiosa dentro y fuera de nuestra región”. “Si se implementa”, advirtió el Secretario General, “los planes de anexión israelíes no solo serán perjudiciales para las posibilidades de paz hoy, sino que destruirán cualquier posibilidad de paz en el futuro” (Los Angeles Times, 24 de junio de 2020).


Mientras apacigua a Israel, la decisión de la Embajada acelerará la destrucción de comunidades armenias grandes, bien establecidas y anteriormente prósperas en la región. En una entrevista reciente, Vardán Voskanian, jefe de la Cátedra de Estudios Iraníes de la Universidad Estatal de Ereván, subestimó lo obvio: "Permítanme recordarles que Armenia también ha establecido relaciones con países árabes, que, no creo, estén entusiasmados con la profundización de las relaciones armenio-israelíes” (Panorama.am, 10 de junio de 2020).


El anuncio de la decisión de la Embajada se produjo en el mismo mes en que el parlamento sirio, el Consejo Popular, reconoció por unanimidad el genocidio armenio (el 13 de febrero de 2020), y se produjo justo después de que el presidente estadounidense entregara los Altos del Golán de Siria a Israel.

Las comunidades armenias en Siria han florecido durante generaciones, hasta las recientes guerras infligidas a Siria por los Estados Unidos y sus aliados, incluidos Turquía e Israel. La comunidad armenia en Jerusalén, por el contrario, se ha reducido a quizás 500 miembros, una pequeña fracción de su población anterior a 1967. Con el anuncio de la decisión de abrir una embajada en Tel Aviv, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia ha traicionado al pueblo de Siria, un pueblo que, en nuestros días más oscuros, dio mucho más que aquellos que tenían mucho más que dar.


Mientras tanto, Israel todavía se niega a "reconocer" el genocidio. Si el reconocimiento del genocidio por parte de los Estados miembros de las Naciones Unidas es realmente una prioridad, Ereván también ha traicionado ese objetivo.


En el transcurso de las últimas dos décadas, hemos sido testigos de la pasividad de Ereván, mientras comunidades armenias en el Medio Oriente han sido diezmadas. Al unirse a la “Coalición de los Dispuestos”, Ereván participó activamente en la destrucción de la comunidad armenia de 30.000 miembros en Irak y ayudó a preparar el escenario para la destrucción de las prósperas comunidades de 130.000 miembros en distintas ciudades de Siria. Ahora, los armenios del Líbano, que ya sufren de privación económica, han estado sintiendo las consecuencias de la decisión de Ereván de abrir la Embajada en Israel, que en la mente de algunos libaneses, ha confirmado la caricatura de armenios de Ankara como obsesionada, ingrata y doblemente obsesiva.


El Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia ha afirmado que el objetivo principal de la decisión de la apertura de la Embajada es “proteger los intereses de Armenia en la región” (Jerusalem Post, 20 de septiembre de 2019). Después de tres décadas de aceptar pasivamente la destrucción de grandes comunidades armenias en el Medio Oriente, ahora se supone que debemos creer que los funcionarios de Ereván se apoderan de repente con el deseo de proteger los intereses de una comunidad que sus nuevos "socios" israelíes ya han reducido a sólo 500 miembros. Claramente, hay otras consideraciones que están incidiendo aquí. Pero el Ministerio de Relaciones Exteriores no los ha comunicado.


La decisión de la Embajada en Israel también tendrá serias consecuencias diplomáticas para Artsaj. El 21 de abril, el Ministro de Relaciones Exteriores, Mnatsakanian, repitió una afirmación de larga data, en el sentido de que “el principio de autodeterminación es una prioridad en las conversaciones de Karabaj”. Parecería, entonces, que el Ministro de Relaciones Exteriores espera que “la comunidad internacional” respete el principio de autodeterminación cuando se trata de 151.000 habitantes de Artsaj, incluso cuando apoya a aquellos que niegan el derecho de autodeterminación a 13 millones de palestinos. La decisión de la embajada se burla del principio de autodeterminación, que es el núcleo del argumento moral a favor de la independencia de Artsaj.


El último punto no quedará ni se perderá en “la comunidad internacional”. La decisión de la embajada influirá en la Conferencia Islámica, la Liga Árabe y otros foros internacionales. Aislará aún más a Nagorno Karabaj diplomáticamente y consolidará aún más el consenso de “la comunidad internacional” en oposición a la autodeterminación de Artsaj. Estas son consecuencias directas previsibles de la decisión de abrir una embajada en Tel Aviv.


En resumen: la decisión de Ereván de abrir una Embajada en Israel ha desestabilizado aún más la vecindad de Armenia, comprometiendo así la seguridad del país. Lo aislará aún más diplomática y económicamente, pondrá en peligro a las grandes comunidades armenias en el Medio Oriente y asestará un golpe devastador a la diplomacia relacionada con Artsaj. Quienes se preocupan por Armenia, entonces, deben exigir que se revea esta decisión.


Armenia enfrenta enormes desafíos: económicos, pandémicos, demográficos, diplomáticos y de seguridad. Frente a todos estos problemas y ante la escalada de los actos de agresión, anexión y guerra de Israel contra Irán, la administración actual en Ereván ha considerado conveniente alterar la posición diplomática de Armenia. Y hasta ahora, los funcionarios en Ereván no han proporcionado nada en el sentido de una explicación convincente para una decisión que tendrá serias consecuencias a largo plazo para el pueblo de Armenia, a quien esos funcionarios dicen representar.


Se suponía que la "Revolución de Terciopelo" había iniciado una nueva era de transparencia oficial en Armenia. Si ha hecho eso, entonces la administración actual en Ereván le debe al pueblo de Armenia una explicación honesta y abierta sobre la decisión de abrir una Embajada en Israel.


*Markar Melkonian, Doctor en Filosofía, es escritor, conferenciante y militante político-social de origen armenio, nacido en los Estados Unidos.

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina