"Las cínicas declaraciones del primer ministro polaco son un ejemplo de asquerosa rusofobia"

Publicamos la respuesta del líder del PC de Rusia, Guennady Ziuganov, a los dichos del jefe de Estado de Polonia.

Redacción NOR SEVAN


Declaración del Presidente del Comité Central del Partido Comunista de la Federación Rusa


El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki, en una entrevista con el diario británico Telegraph, dijo: “El mundo ruso es un cáncer que no solo devora a la mayor parte de la sociedad rusa, sino que también representa una amenaza mortal para toda Europa. No es suficiente que apoyemos a Ucrania en su lucha militar con Rusia. Debemos erradicar por completo esta ideología monstruosa”.


Esta es una declaración absolutamente repugnante, que muestra la profundidad del odio de la élite polaca actual hacia Rusia. Está claro que van a erradicar la ideología del mundo ruso junto con su portador, el pueblo ruso. En realidad es un llamado a la destrucción de nuestra civilización. Esto es totalmente coherente con lo que intentaba hacer Hitler, destruir al pueblo soviético con el pretexto de luchar contra el comunismo.


Es bien sabido que el mundo ruso se basa en los principios de justicia, colectivismo y asistencia mutua, respeto por la cultura y la religión de otros pueblos. Esto es lo que provoca el odio de Europa, que se hunde cada vez más en la falta de espiritualidad, la decadencia, el rechazo de los valores tradicionales.


Todo esto es parte de la enemistad histórica de la élite polaca. En el ejército de 600 mil efectivos de Napoleón, que invadió Rusia en 1812, había casi 100 mil nobles. En 1922, los polacos masacraron a decenas de miles de soldados del Ejército Rojo capturados en campos de concentración. Y a mediados de la década de 1930, Polonia era considerada, de hecho, un Estado fascista, el principal enemigo del joven país soviético.


La contribución de los polacos al exterminio de judíos durante el Holocausto aún no se ha estudiado en detalle. Aparentemente, no fue coincidencia que los nazis colocaran los campos de concentración más terribles, incluido Auschwitz, en el territorio de Polonia. Durante la Segunda Guerra Mundial, destacamentos del Ejército Nacional, subordinados al gobierno títere del país en Londres, mataron a miles de soldados del Ejército Rojo.


No hay nada inesperado en las declaraciones de Morawiecki. En las últimas tres décadas, Polonia ha reclamado deliberadamente el papel de lanza de la OTAN contra Rusia. En su rusofobia agresiva, el liderazgo polaco supera con creces a todos los países de Europa occidental, luchando por la posición del principal conductor de los intereses estadounidenses en esta parte del mundo. Se está convirtiendo cada vez más rápido en una base militar estadounidense.


El ataque sin precedentes al embajador ruso en Polonia en el sagrado Día de la Victoria, el 9 de mayo de este año, está en la misma sintonía. La violencia contra el embajador de cualquier país desde tiempos inmemoriales es el delito más grave. Pero las autoridades polacas lo hicieron de forma bastante conciente.

En su odio a Rusia, los nacionalistas extremistas polacos se fusionan con Bandera, quien "se hizo famoso" no solo por la rusofobia y el antisemitismo, sino también por los crímenes contra los polacos. Aparentemente, la masacre de Volhynia en 1944 desapareció de la memoria del primer ministro Morawiecki, cuando los antecesores de los actuales nazis exterminaron a unas 100 mil mujeres, niños y ancianos polacos de la manera más brutal en el oeste de Ucrania.


El vil llamamiento del primer ministro polaco confirma nuestra convicción de que el neonazismo no es solo la ideología del régimen de Kiev, sino que también está comenzando a extenderse activamente por toda Europa. Recientemente, la canciller alemana dijo que la operación militar rusa en Ucrania “libera a Alemania de la culpa histórica”.


Esta es una tendencia extremadamente preocupante. Al parecer, en Europa ya se han olvidado de las terribles consecuencias que tuvo el surgimiento y fortalecimiento del nazismo en Alemania. La humanidad pagó por esto con la vida de 71 millones de personas. Nuestro país perdió 27 millones de sus mejores hijos e hijas en la lucha contra el nazismo alemán y el militarismo japonés. No hemos olvidado esto. Por eso la operación militar de Rusia en Ucrania tiene un carácter antifascista claramente definido.


Nuestra actitud ante las acciones y declaraciones de los actuales gobernantes polacos no la hacemos extensiva a todos los ciudadanos de este país. Los polacos son un pueblo eslavo. La gente recibió con pan y sal al Ejército Rojo que los liberó de los nazis. Nuestra cooperación mutuamente beneficiosa en el marco del campo socialista contribuyó a la restauración y el desarrollo de la industria y la ciencia polacas. Los Hitler y Bandera, Pilsudskie y Moravecians van y vienen. Pero la comunidad de los pueblos eslavos, que vivieron juntos durante muchos siglos, renace siempre, porque así lo demandan sus intereses fundamentales.


El Partido Comunista de la Federación Rusa condena enérgicamente la declaración repugnante y abiertamente rusofóbica del Primer Ministro de Polonia y le dice: "Las manos son cortas, señor Morawiecki. Han habido muchos en la historia, con ideas afines a las suyas, que querían acabar con el mundo ruso, incluido Adolf Hitler. Su lugar está desde hace mucho tiempo en el basurero de la historia. El mismo destino le espera a usted".


Fuente: PRAVDA

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco