Por siempre en nuestra Memoria y por tus Utopías

Hoy nos toca despedir físicamente a un compañero entrañable. ¡Hasta la victoria, siempre, Saúl Sandoval!

Por Gabriel Sivinian


Eran horas dramáticas en Palestina y días angustiantes para las y los militantes de organizaciones de Derechos Humanos, sindicatos, centros estudiantiles, partidos políticos, casas culturales y de cualquier ámbito de encuentro entre personas con conciencia humanista; aquí y en cualquier lugar del mundo.


Se desarrollaba una nueva ofensiva criminal de las fuerzas del Estado de Israel sobre la Franja de Gaza, bloqueada por tierra, por aire y por mar. La población y sus milicianos resistían en el marco de una disparidad de poder que no permitía dudar de las consecuencias de los ataques.


Miles de muertos, heridos, desplazados y refugiados palestinas y palestinos; entre las que se contaban niñas y niños, ancianas y ancianos; por no mencionar daños de otro tipo y secuelas.

Era la tercera vez en menos de seis años que esto sucedía. Las campañas y sus Crímenes de Guerra fueron bautizadas por las usinas propagandísticas del Estado ocupante como “Plomo Fundido”, “Pilar Defensivo” y ésta -en curso hacia mediados de 2014- “Margen Protector”. Su objetivo no era el éxito militar en sí mismo, sino el disciplinamiento de un pueblo en resistencia a través de los métodos del Terrorismo de Estado. No lo lograron. No lo lograrán.


Eran días de invierno en Buenos Aires, fines de julio. Jornadas cortas y frías. Un grupo de representantes de Espacios por la Memoria, militantes políticos y gremiales, docentes, artistas, y estudiantes se convocaron-hacia el final de una tarde-en la Pizzería “Las Carabelas” de Boedo y Acevedo, en el centro de Lomas de Zamora. Las mesas se fueron agregando una tras otra-se sumaron veinticinco personas- y, algo más tarde de lo previsto, comenzó la reunión.


Fue el primer encuentro de otros que siguieron en días sucesivos, con el fin de organizar una actividad de denuncia y solidaridad con el pueblo agredido. Así nació la Comisión de Solidaridad con Palestina de Lomas de Zamora; con la presencia de Alda, Marisú, Griselda, Julia, Saúl, Rubén, Daniel, Gustavo, Jorge y otras compañeras y compañeros.


A las pocas semanas, una tarde de un domingo de agosto, la Comisión realizó su primer acto público: un Festival artístico y cultural en la Plaza Grigera, con la consigna “Alto a la Destrucción y el Genocidio del pueblo palestino”. La actividad contó con la presencia de más de 200 personas. Estuvieron Tilda por la Federación de Entidades Argentino-Palestinas, el grupo musical Zalabaca-integrado por ex estudiantes de la Escuela Nacional Antonio Mentruyt-el Conjunto de Danzas Kaiané de la Unión Cultural Armenia y el querido Saad, con los libros de la Editorial Canaán.


La Jornada fue muy valorada por los convocantes y los participantes. En su organización y en su desarrollo se destacó un compañero, entre tantos. Su trabajo fue muy importante para concretar el Festival: desde gestionar el permiso para utilizar la Plaza principal de Lomas hasta la impresión del díptico que se repartió ese día; desde conseguir números artísticos hasta la seguridad de los concurrentes. No estuvo en nada que lo pusiera en la primera fila para los reconocimientos, por cierto; pero en todo lo fundamental estuvo Saúl Sandoval.


Fue la primera de las muchísimas actividades por Palestina que compartí con Saúl en estos últimos seis años. Así lo conocí y así fue en todo este tiempo: un compañero militante, fraterno, idealista, comprometido, hacedor y desinteresado.

De las ideas y labores de Saúl surgieron gran cantidad de Actos de Solidaridad con Palestina; entre las que se destacan las Conferencias de Husni, el Embajador -a quien mucho apreciaba- en el Sindicato de Trabajadores Municipales de Lomas de Zamora; en una jornada memorable junto al Intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi o con estudiantes secundarios de una Escuela de Esteban Echeverría, por citar apenas tres actividades que muestran la variedad de los auditorios alcanzados.


Además, Saúl promovió muchísimos otros proyectos, como Ferias del Libro, donde juntos presentamos el material de Canaán; clases en Sitios de la Memoria, como en el CCDTyE “El Infierno” de Avellaneda; producción de cortos e imágenes para denunciar los tratos inhumanos, crueles y degradantes contra los Presos Políticos palestinos; jornadas con muralistas por “Un Mundo sin Muros” en la villa 31; ciclos de Conferencias sobre el Oriente Medio en el Centro Cultural Padre Mugica; charlas de capacitación para jóvenes en barrios populares y decenas de entrevistas en medios de comunicación populares, entre la que recuerdo-especialmente-la invitación al Programa “Para el Pueblo lo que es del Pueblo”, en Radio Rebelde. Otras tareas nos quedaron pendientes.


Entre ellas, la reunión entre Saad y el “Nono” Frondizi, quienes se nos fueron casi juntos, para reeditar el libro sobre la vida de Envar el Kadri; o la publicación unificada denunciando el chantaje sionista sobre el antisemitismo, que empezamos a

idear junto a Gisela, hace unos días.


Al abnegado trabajo de Saúl que apenas empezamos a describir, debemos agregar su

protagonismo en las tareas del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino y en la campaña por el Boicot, Desinversión y Sanciones. Las y los compañeros de esos espacios pueden dar testimonio de ello.


Si bien es cierto que abrazó la causa del pueblo palestino con enorme responsabilidad - su bandera palestina lo acompañaba en cada una de las luchas populares a las que asistía- Saúl continuó su labor en otros espacios de militancia.


En la Agrupación Envar el Kadri-Peronismo de Base, desde la cual trabajó en ATE-CTA; en Barrios por la Memoria y la Justicia-Lomas de Zamora, en distintas Multisectoriales, en el Comité de Solidaridad con el Pueblo Saharaui y, recientemente, en la Junta Promotora de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), también en Lomas.


Gabriel y Saúl

Cada compañera y compañero de esos espacios y de todos con los cuales se relacionó Saúl llevando su compromiso y solidaridad -las luchas de la comunidad armenia en Memoria del Genocidio perpetrado por el Estado Turco; de los adherentes a la República Islámica de Irán frente a la agresión imperial estadounidense; de la comunidad árabe-islámica agraviada cuando la persecución sionista a los hermanos Kevin y Axel Salomón, por sólo referir a tres casos- podrán dar

cuenta de su historia.


Estas líneas son, al fin, tan solo un mínimo retazo de una pequeña parte de su vida.


Muy necesarias para quien las escribe y, tal vez, para quienes las lean.


Es que los compañeros como Saúl, con su partida, nos dejan una enorme tristeza que debemos conjurar de algún modo. Para luego recoger su bandera-peronista, argentina, de NuestrAmérica, palestina-saharahui-armenia-siria-iraní-siempre antimperialista y en favor de las oprimidas y oprimidos del mundo.


Y seguir su camino, como él quisiera que lo hagamos.


Cómo lo haremos.


¡Por siempre en nuestra Memoria y por tus Utopías!


¡Hasta la Victoria querido compañero Saúl!

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina