Posiciones preocupantes

Uno de los escritores representantes de la derecha escribe sobre el genocidio de armenios, no se quiere repudiar a La Nación cuando le da la pluma al negacionismo turco y se premia al editor de Clarín. Aquellos que nos quieren hacer creer que tienen los mismos reclamos que nosotros, están cada vez más lejos de nuestra posición.


Por Gabriel Tchabrassian


Ha llegado la mitad de este año y distintos acontecimientos nos han atravesado de diversas maneras a todos aquellos que participamos activamente de la colectividad, y en esta ocasión queríamos detenernos y reflexionar sobre cuál es, o cuales son, nuestras posturas frente a los medios de comunicación y de qué manera estos tratan la lucha por la reparación del genocidio armenio y por qué no, pensar cual es el rol de distintos medios de comunicación en la sociedad argentina actualmente y a lo largo de su historia.


El 12 de marzo, en el diario La Nación el escritor Marcos Aguinis escribió una nota que se titulaba “La gran novela del Genocidio Armenio”. Más allá de que el contenido de la nota no suma en absoluto a la lucha del pueblo armenio, y hasta diríamos que resta, estamos hablando de un escritor que ha comparado al actual gobierno nacional con el de la Alemania Nazi, o a la juventud militante afín a las ideas del gobierno nacional como “juventudes hitlerianas”. Entendemos que cada uno puede tener más, menos, poca, mucha o nada de simpatía con la actual gestión nacional, pero consideramos que tildarla de Nazi es una opinión absolutamente repudiable. Nadie se indignó, sino que al contrario, como es habitual, cada vez que vemos algo que tenga que ver con los armenios, sea de quien sea y venga de donde venga nos ponemos contentos, sin importar que Aguinis represente a la derecha más recalcitrante de nuestro país, y su posición ideológica jamás le permitiría genuinamente solidarizarse con la lucha del pueblo armenio. Para variar, Aguinis fue agasajado por sectores de la comunidad armenia, entre los que no estuvo la Unión Cultural Armenia.


El 26 de abril el mismo periódico decidió darle la palabra al negacionismo genocida en persona, cuando publicó una nota del embajador turco en Argentina negando los hechos que Aguinis mencionaba en su nota del 12 de marzo (Aguinis, el embajador turco y La Nación, que trío!!). Esta vez la indignación brotó por los poros armenios de todos aquellos que vieron que su diario de cabecera los traicionaba, pero lamentablemente la indignación no llegó al punto de decidir repudiar al genocida diario La Nación, ya que ciertos sectores prefirieron mantener sus puertas abiertas con los cómplices de los genocidas en nuestro país, vaya a saber uno para qué. Y los obsecuentes de un tiempo a esta parte, adhirieron.


El broche del semestre lo tuvimos el pasado 10 de julio, pero esta vez en el diario Clarín, que titulaba que la comunidad armenia premiaba al “periodismo”, haciendo referencia al editor general adjunto de Clarín, Ricardo Roa, y Jorge Elías, de Radio Continental. Fiel a su estilo, el periódico mintió en el título de la nota. El comunicado de la UCA a la opinión pública en la edición anterior del NOR SEVAN deja en claro nuestra posición con respecto a este último acontecimiento, aclarando que fue solamente el Consejo Nacional Armenio quien entregó la distinción. Ricardo Roa, como bien dice arriba es el editor general adjunto de Clarín, diario que tiene las manos manchadas con sangre por ser cómplice, gestor y beneficiado del último golpe militar en la Argentina, que hoy en día miente y tergiversa la información tomando a la ciudadanía como rehén con tal de defender sus intereses, escondidos detrás de la libertad de expresión e independencia (libertad e independencia, me hace acordar a algo). Es absolutamente inaceptable cómo quienes dicen estar en la lucha por la justicia y reparación del genocidio armenio le otorguen un premio a aquellos que son quienes han sido protagonistas en la ejecución del genocidio en Argentina, y que todavía hoy hacen uso del poder acumulado durante décadas a costa del sometimiento de todo un pueblo.


Lamentablemente encontramos una línea conductora entre las posiciones que se han tomado con respecto a estos tres hechos mencionados, y no consideramos que sean por pura casualidad. Que uno de los escritores representantes de la derecha más nefasta del país escriba sobre el genocidio de armenios, que no se quiera repudiar al Diario La Nación cuando le dio la palabra al negacionismo turco, y finalmente premiar al editor del diario Clarín con todo lo que esto significa, nos marca que aquellos que nos quieren hacer creer que tienen los mismos reclamos que nosotros están cada vez más lejos de nuestra posición.


Es indispensable que la comunidad armenia reflexione sobre cómo y con quienes queremos hacer oír nuestra voz, la voz de la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparación. Si es con aquellos que caminan junto a nosotros y se solidarizan genuinamente con la lucha del pueblo armenio tomándola como propia, poniendo en el centro de la escena la exigencia por el pleno cumplimiento de todos los Derechos Humanos, o con aquellos oportunistas, que de estar en el Imperio Otomano de 1915 hubieran titulado usando palabras como “matanzas”, “guerra interna”, o “caídos en combate”, al igual que han publicado Clarín y La Nación durante la dictadura genocida en Argentina.

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina