Rusia invade, pero no hay buenos en la guerra de Ucrania

El siguiente es un artículo publicado el pasado 24 de febrero de 2022, en el diario PEOPLE’S WORLD, de los Estados Unidos.

Por C. J. Atkins


A pesar de la propaganda sesgada que pasa por "noticia" en los principales medios de comunicación occidentales en este momento, la verdad del asunto es que no hay buenos cuando se trata del conflicto en Ucrania. Pero dependiendo del día, algunos de los malos superan al resto.


En Moscú, el presidente Vladimir Putin ha dicho durante meses que solo quería detener la expansión de la OTAN en Ucrania y disuadir los ataques contra los rusos étnicos en el Donbass, descartando las afirmaciones de que Rusia estaba planeando un ataque contra su vecino. Los ataques aéreos de precisión y las incursiones fronterizas ahora en marcha como parte de su “operación militar especial” desmienten eso. Claramente, el líder ruso se estaba preparando para lo que el viejo experto George W. Bush podría haber llamado “autodefensa preventiva”.


Putin se sienta a la cabeza de una clase capitalista y mafiosa parasitaria que gobierna sobre la riqueza y los recursos robados que generaciones de trabajadores y agricultores soviéticos acumularon durante 70 años de socialismo. Destroza la idea de que los pueblos y las naciones tienen derecho a determinar su propio futuro, cuestiona la legitimidad de la existencia de Ucrania y añora los días del antiguo Imperio Ruso . Como figura política, este aspirante a zar moderno ciertamente no merece la simpatía de los progresistas e izquierdistas de Occidente.


Pero simplemente retratar a Putin como la última encarnación de Hitler, un loco hambriento de territorio, como lo hace la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi , es ignorar intencionalmente las legítimas quejas de seguridad que Rusia ha estado haciendo durante años. (También se trata de encontrar nazis en el lado equivocado de la frontera entre Rusia y Ucrania, pero más sobre eso en un momento).


La crisis actual se basa en problemas que se remontan a más de 30 años, desde el final de la Guerra Fría hasta el presente. Allá por 1991, el presidente Bush I prometió al líder soviético Mikhail Gorbachev que cuando la URSS se retirara de Europa del Este, la OTAN no buscaría agregar países a sus filas.

Si Occidente hubiera estado realmente interesado en crear las condiciones para una paz duradera en Europa, habría disuelto la OTAN por completo en ese momento. En cambio, apenas pasó un minuto para probar que la promesa de Bush caía en saco roto; la alianza no solo se expandió a países del antiguo Pacto de Varsovia como Polonia, la República Checa, Eslovaquia y Rumania, sino que engulló a naciones que anteriormente formaban parte de la propia URSS, como Letonia y Lituania.


Desaparecida la excusa de ser una alianza “defensiva” contra la Unión Soviética, la OTAN se transformó abiertamente en un instrumento directo de la política militar estadounidense. La OTAN ayudó a destrozar Yugoslavia, bombardeó Afganistán después del 11 de septiembre y empujó a Libia a una guerra civil.


Dada esta historia, el temor de Rusia de que la OTAN atraiga a Ucrania a su esfera y se deslice directamente hasta la frontera rusa está lejos de ser absurdo. No es de extrañar que Putin haya estado exigiendo que EE.UU. y la OTAN retiren todas las armas de Ucrania, que se emita una garantía de que Ucrania no se unirá a la alianza y que se asegurarán todas las armas nucleares ex soviéticas en territorio ucraniano. Cualquier líder ruso, de izquierda, derecha o centro, pediría lo mismo.


En este lado del Atlántico, el presidente Joe Biden ha hablado sin cesar durante meses de “defender la democracia ucraniana” y de intenciones pacíficas, mientras despliega un número cada vez mayor de misiles y tropas estadounidenses más cerca de la frontera rusa, no solo en Ucrania, sino también en Polonia, República Checa y otros países. Plenamente conscientes de las preocupaciones de seguridad de Rusia, Biden y la OTAN traspasaron todos los límites, actuando como provocadores intencionales. No es lo que se dice un pacificador el presidente de los Estados Unidos.


Aunque muy pocos han prestado atención, Biden también ha corrido el telón sobre los intereses económicos de EE.UU. que impulsan una guerra entre Rusia y Ucrania, los que se beneficiarán aquí en casa de la lucha en Europa del Este. Están los sospechosos habituales, por supuesto, los fabricantes de misiles y los productores de aviones, pero los otros grandes ganadores en esta guerra son las grandes compañías de petróleo y gas.


Repetidamente, a lo largo de la crisis actual, Biden ha amenazado al gasoducto de gas natural Nord Stream 2 de Alemania y Rusia y ha presionado a Berlín para darle de baja al proyecto.

Empresas como Chevron, ExxonMobil y Shell, junto con los cientos de contratistas de perforación y envío que trabajan con ellos, quieren aumentar enormemente las exportaciones a una Europa hambrienta de gas, pero Rusia y su empresa estatal Gazprom se han interpuesto en el camino. Actualmente, el gas natural ruso representa más del 30% de todas las importaciones a la Unión Europea. Las principales potencias de la Unión Europea, Alemania y Francia, obtienen el 40 % de su gas de Rusia, mientras que otros países, como la República Checa y Rumanía, utilizan únicamente gas ruso.


Para desalojar a la competencia y hacerse con una cuota de mercado, las multinacionales occidentales necesitan frenar el flujo de gas procedente del Este. Terminado a fines del año pasado y que proyectado que entrará en funcionamiento en 2022, Nord Stream 2 limitaría permanentemente las ventas en EE.UU., que llegan al continente europeo a través de costosas terminales de envío.


El gobierno de Ucrania, que se beneficia de las tarifas de tránsito para los oleoductos terrestres existentes, presionó a Washington durante todo el verano del año pasado para imponer sanciones a Nord Stream 2 y las empresas alemanas y rusas detrás de él. Con la invasión de Putin, los gobernantes de Ucrania y las compañías de gas occidentales obtuvieron lo que pedían: Nord Stream 2 se pospone, indefinidamente; Alemania ha revivido los planes para que más terminales envíen gas estadounidense; y los precios mundiales de la energía se han disparado como resultado de la guerra.


Ahora, en cuanto a la charla de los nazis, bueno, los verdaderos fascistas en esta situación son los que gobiernan el gallinero en Kiev y tienen el mando de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Aunque está desempeñando un papel protagónico en este momento, el presidente Volodymyr Zelensky, un comediante de habla rusa convertido en político nacionalista, es solo el último de una serie de caras rotativas en la cima del Estado ucraniano de derecha.


El gobierno actual llegó al poder tras las protestas de “Euromaidán” de 2014 que derrocaron a la administración corrupta, aunque elegida democráticamente, del presidente Viktor Yanukovych. Intentando enfrentar a Rusia y la UE entre sí para obtener el mejor trato económico para Ucrania cuando estaba a cargo, Yanukovych se convirtió en el objetivo de los intereses comerciales respaldados por Occidente en Ucrania y de los grupos neonazis ultranacionalistas. Estos últimos se unieron, con el apoyo de EE.UU., para dar un golpe y enviar a Yanukovych corriendo a Moscú.


A raíz de ese golpe, los sindicatos y los partidos de izquierda fueron severamente reprimidos en Ucrania. En Odessa, decenas de sindicalistas fueron quemados vivos en un caso de asesinato en masa, mientras que los activistas del Partido Comunista de Ucrania y otros grupos han sido forzados a la clandestinidad.


En todo el país, se lanzó una campaña de borrado étnico contra los ucranianos de habla rusa, y se prohibió el idioma ruso en la vida pública. En las regiones mayoritariamente rusas del este de Ucrania, se produjo una guerra violenta que hasta ahora se ha cobrado más de 15 mil vidas. Los comandantes de grupos abiertamente neonazis y fascistas como el Batallón Azov fueron puestos a cargo de las Fuerzas Armadas ucranianas oficiales y se les dio rienda suelta en el Donbass.


Hasta el día de hoy, los medios occidentales entrevistan a estos "patriotas ucranianos" sin mencionar a los espectadores estadounidenses que aquellos que son aclamados como héroes son nazis literales. Mientras tanto, el gobierno de los Estados Unidos no pestañea. El Acuerdo de Minsk de 2015 , que se suponía que pondría fin a los combates y protegería a las personas que vivían en Donbass, ha sido ignorado en gran medida por Kiev. No es de extrañar entonces que las recién declaradas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk hayan buscado su independencia y pedido protección a Rusia.


Desde el comienzo de la crisis actual, el gobierno de Zelensky ha estado balbuceando. En un momento, presiona para la confrontación porque cree que podría extraer más ayuda militar y económica de la OTAN mientras protege sus propias ganancias de gasoductos como el que maneja el gas ruso. Luego, en otro momento, advierte contra el pánico de la guerra cuando comienza a parecer que la situación podría sumergirlos en una guerra real.


Zelensky anunció abiertamente su deseo la semana pasada de ejecutar una guerra “con apoyo militar extranjero” contra Rusia y las regiones separatistas del Este. Luego, cuando los misiles rusos comenzaron a llover y las tropas cruzaron la frontera, de repente presentó a su país como una pobre víctima en una “guerra de agresión”. Tal vez habiéndose convencido a sí mismo de que Rusia nunca respondería con un asalto militar a gran escala, Zelensky ahora puede estar despertando y dándose cuenta de que hizo una mala apuesta.


Sin embargo, ¿justifica todo lo anterior la “operación militar especial” que ahora están llevando a cabo las fuerzas de Putin en Ucrania? Su afirmación de que Ucrania necesita ser "desmilitarizada" y "desnazificada" puede sonar como un objetivo loable, dada la camarilla que tiene el poder en Kiev y los acontecimientos en ese país desde 2014. Pero las acciones tomadas por el ejército ruso, que hasta ahora implican ataques contra la infraestructura militar, los sitios de defensa aérea, los aeródromos y los aviones militares ucranianos— constituyen una importante escalada del conflicto y deben ser condenados. Putin dijo que no quería una invasión, pero la lanzó de todos modos.


Pero hay culpas más que suficiente para repartir. Estados Unidos, la OTAN y Ucrania dijeron que querían la paz, pero tomaron medidas que claramente tenían como objetivo la provocación. El cerco imperialista a Rusia liderado por Estados Unidos después de la Guerra Fría y las acciones brutales del gobierno respaldado por los fascistas en Kiev conspiraron para traernos a este momento, y ahora Putin se está aprovechando de la situación para perseguir sus propias ambiciones imperiales.


En esta guerra, el pueblo ucraniano perderá. El pueblo ruso perderá. El pueblo de Europa perderá. Y el pueblo estadounidense perderá. En todos estos lugares, el dinero será redirigido hacia gastos militares derrochadores o los monopolios energéticos y lejos de las necesidades de la gente. En Ucrania y Rusia, se perderán cientos o quizás miles de vidas más.


Para evitar más catástrofes y desbaratar los planes de los especuladores de la guerra, todos los gobiernos y las fuerzas involucradas deben ser presionadas para que retrocedan y regresen a la mesa de negociaciones.


----------

Como todos los artículos de opinión publicados por NOR SEVAN, este artículo refleja las opiniones de su autor.

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco