Declaración de la Unión Cultural Armenia sobre la operación militar rusa y la situación en Ucrania

"Reafirmamos nuestra adhesión irrestricta a los principios de paz y amistad entre los pueblos y a la lucha por un mundo sin opresión, sin explotación, con justicia y plena vigencia de los derechos humanos", expresaron.


Comunicado de la Unión Cultural Armenia y su Juventud:

El 24 de febrero de 2022, luego de reconocer la independencia de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, el gobierno de Rusia aceptó el pedido de ayuda de ambas repúblicas y comenzó una operación militar en Ucrania.


El objetivo de la misma es, según las autoridades rusas, ponerle fin a la agresión que desde hace ocho años vienen sufriendo los pueblos del Donbass, desmilitarizar y desnazificar Ucrania, y garantizar la seguridad de Rusia frente a los permanentes y sistemáticos ataques que recibe de los Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).


Esta decisión del gobierno de Putin generó una oleada de rechazos y adhesiones, de argumentaciones justificativas y condenatorias, que según desde donde se las haga tienen mayor o menor legitimidad, pero no dejan de contener algo de verdad, aunque resulten contradictorias entre sí.


Pero hay certezas innegables que para quienes venimos luchando contra este mundo unipolar hegemonizado por la prepotencia agresiva de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, la Unión Europea, el sionismo y el panturquismo, constituyen razones más que valederas para sostener una posición política y de principios frente a situaciones en las que las partes en conflicto, o algunas de ellas, son las dos caras de una misma moneda.


Desde la Unión Cultural Armenia reafirmamos nuestra adhesión irrestricta a los principios de paz y amistad entre los pueblos y a la lucha por un mundo sin opresión, sin explotación, con justicia y plena vigencia de los derechos humanos.

Es desde estos principios e ideales que expresamos nuestro rechazo a la política represiva y criminal llevada adelante desde el golpe de Estado de 2014 por el gobierno de Ucrania y por los elementos fascistas que lo integran, que causaron en la región del Donbass durante estos ocho años más de 15 mil víctimas fatales, decenas de miles de heridos y otras decenas de miles de refugiados, además de la destrucción de cientos de ciudades y poblados.


También repudiamos todas y cada una de las acciones llevadas adelante por el imperialismo norteamericano y sus aliados contra los países del anteriormente existente campo socialista, conformado por la Unión Soviética y Europa Oriental. Desde hace tres décadas, las potencias occidentales, sintiéndose victoriosas e impunes, agreden y golpean a las distintas repúblicas del ex bloque socialista, transformándolas en sus nuevas colonias, sometiendo a sus pueblos, saqueando sus riquezas naturales y convirtiéndolas en “aliadas de occidente” para su histórica lucha contra Rusia.


La paz mundial no fue ni está puesta en peligro por Rusia.

Fue la OTAN quien invadió y destruyó Yugoslavia -en pleno “corazón europeo”-, Afganistán, Libia, Irak, Siria y Yemen. Es Turquía -miembro de la OTAN- quien reprime y asesina a los pueblos kurdo y árabe, y quien colaboró con Azerbaiyán en la agresión al pueblo armenio y la ocupación de parte de Karabaj. Es Israel -el portaviones de Estados Unidos en Medio Oriente- quien desde hace siete décadas ocupa Palestina y lleva adelante una política genocida contra su pueblo, ante la indiferencia de la humanidad. Es Estados Unidos quien organizó “golpes de Estado institucionales” en Latinoamérica, saquea nuestro continente, reprime, controla y desestabiliza cuanto gobierno resuelva enfrentar alguna de sus decisiones. Es Estados Unidos quien sostiene el criminal bloqueo contra Cuba desde hace más de seis décadas, y quien junto a Ucrania e Israel vota en contra de su levantamiento en Naciones Unidas. Fueron Estados Unidos y varios países europeos quienes financiaron y apoyaron el golpe de Estado en Bolivia contra Evo Morales, causando muerte, destrucción y dolor en el pueblo boliviano. Son la OTAN, Estados Unidos, la Unión Europea, Israel, Turquía y Arabia Saudita quienes mantienen a los grupos fundamentalistas y extremistas, y envían mercenarios de región a región para que “participen como sus representantes” en los distintos conflictos, que ellos mismos generan. Es la OTAN quien mantiene ocupada y militarizada nuestras Islas Malvinas.


En paralelo a la operación militar rusa en Ucrania, Estados Unidos bombardeó Somalia, Israel atacó Siria y Arabia Saudita siguió con su agresión militar contra Yemen. Asimismo, Turquía redobló sus crímenes contra el pueblo kurdo y en los territorios que mantiene ocupados en países vecinos, y las fuerzas militares de su protegido azerbaiyano Ilham Aliyev volvieron a asesinar soldados y campesinos en Armenia y Artsaj. También el gobierno de Kiev intensificó sus ataques contra Lugansk y Donetsk, causando decenas de nuevos muertos civiles y más destrucción en ciudades y aldeas. Pero los medios masivos de comunicación eligieron preocuparse sólo por las víctimas del territorio administrado por el gobierno del comediante Zelensky.

Resulta casi inexplicable cómo países y sectores de pueblos que sufrieron las graves y dolorosas consecuencias del nazi-fascismo, permitan que esa ideología criminal, supremacista, perversa, genocida e inhumana sea difundida y reivindicada en sus países y, principalmente, en el continente europeo. Bajo el falso principio de la “libertad de expresión”, las bandas ultraderechistas crecieron de manera exponencial -gracias también al financiamiento recibido de los grupos dominantes-, se convirtieron en partidos políticos -logrando la “cobertura legal” necesaria para la puesta en escena occidental- y alcanzaron un grado de influencia a escala internacional que pone en peligro la seguridad mundial.


Con el fascismo no se negocia. Tampoco se lo tolera. Al fascismo se lo combate.


Desde la Unión Cultural Armenia nos sumamos una vez más a la lucha de los pueblos contra el accionar del imperialismo norteamericano y de sus aliados de la OTAN y la Unión Europea, por el fin de las guerras, en favor de la paz, la confraternidad y la solidaridad.


Por la desintegración de la OTAN, verdadera maquinaria criminal a escala mundial.


Por el respeto a la soberanía de Ucrania, Rusia, Crimea y las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.


¡Viva la paz y hermandad de los pueblos ruso y ucraniano!


¡LA CAUSA DE LOS PUEBLOS ES UNA SOLA!


Unión Cultural Armenia - Juventud de la Unión Cultural Armenia

Ciudad de Buenos Aires, 14 de marzo de 2022


SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco