Armenia Soviética en los inicios de la Gran Guerra Patria

El pueblo, el gobierno y el Partido Comunista se organizaron para defenderse del ataque fascista. Miles de personas se prepararon para enfrentar y lucharon contra el invasor alemán.

Por Adrián Lomlomdjian Entre julio y agosto de 1941, en Armenia se crearon tres divisiones nacionales del Ejército Rojo. Entre julio y noviembre, más mil comunistas fueron movilizados al frente de batalla, donde se le asignaron tareas partidarias. Otros quinientos afiliados al Partido Comunista de Armenia (PC) y mil quinientos jóvenes fueron enviados al frente para realizar tareas militares especiales. Mientras, el 1° de octubre de 1941, el gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) aprobó la obligatoriedad de la formación militar general para los y las ciudadanas del país de entre 16 y 50 años. El primer contingente que recibió formación militar estuvo integrado por 53.433 personas, de las cuales 40.371 recibieron 110 horas de manejo de armas y otras especialidades.


Por otro lado, en el segundo semestre de 1941 se prepararon en la Armenia Soviética 1.700 pilotos de avión, paracaidistas, tanquistas, operadores de radio y otras especialidades importantes. Al mismo tiempo, la Cruz Roja de Armenia formó mil quinientas enfermeras, y las entidades de educación física prepararon mil choferes de camionetas y motos. La Escuela de Artillería de Ereván preparó tandas de 600 artilleros, mientras que otras 550 persona recibían instrucción militar aeronáutica. Cumpliendo con una resolución del Comité Central del PC, entre julio y agosto de 1941, las organizaciones partidarias de base del país se dedicaron a la formación de batallones especiales de civiles, cuyo objetivo era descubrir y combatir el accionar de saboteadores y espías internos, que colaboraran con el enemigo, y ser el primer eslabón defensivo en la Armenia Soviética. En estos batallones, conformados a nivel barrial, provincial y regional, la dirección estaba a cargo de hombres y mujeres que tenían instrucción militar y de las autoridades partidarias locales. Los grupos tenían un parque propio de armas, realizaban ejercicios militares, mantenían reuniones periódicas y debían velar -día y noche- por la seguridad de su barrio, pueblo, ciudad o provincia. Además de las Divisiones Nacionales que fueron creadas en Armenia Soviética y marcharon al frente, había en el país otras formaciones militares de integración plurinacional como el 45° Ejército Rojo, y las Divisiones de Artillería 31, 61, 76 y 320. De los 36.849 afiliados comunistas para junio de 1941, más de veinte mil habían sido enviados al frente de batalla a principios de 1943 como integrantes del Ejército Soviético. No solo fueron al frente los militantes de base, sino también a muchos dirigentes de los Comités Regionales y del Comité Central, como autoridades municipales, provinciales y nacionales. J. Hakobchanian, Segundo Secretario del Comité Central del PC (murió en el frente de batalla); A. Ghazarian (murió en el frente) y D. Harutiunian, responsables de direcciones dependientes del Comité Central del PC; A. Guevaseiev, A. Buniatian, L. Shahbazian, S. Tovmasian, S. Israelian y L. Vardanian, entre otros, todos miembros del Comité Central del Partido Comunista de Armenia; S. Marcarian, A. Bagoyan, S. Hovannisian, A. Janzadian (murió en el frente), H. Melkonian, M. Armenian (murió en el frente), G. Stepanian, M. Siabantov, M. Hakobian (murió en el frente) y V. Ghazarian, todos ellos Secretarios Regionales; A. Alexanian y B. Alexanian, ambos diputados por Armenia en el Soviet Supremo de la URSS; G. Marinosian, L. Melkonian, A. Muratian, N. Jukasian, H. Paronian, G. Abelian y E. Jachatrian, entre otros diputados al Soviet Supremo de la República Socialista Soviética de Armenia. Entre 1941 y 1945, la Juventud Comunista de Armenia movilizó, incorporó al Ejército Soviético y envió al frente de batalla a 70.237 jóvenes. Según datos del Comité Estatal de Defensa de la URSS, en el período julio-noviembre de 1941, el gobierno de Armenia Soviética había cumplido en un 100% con la entrega de caballos, en un 103% con la entrega de automóviles, en un 100% con la entrega de camiones, en un 100% con la entrega de tractores y en un 100% con la entrega de motocicletas. Desde el primer día de iniciada la guerra, una de las principales preocupaciones de las autoridades de la Armenia Soviética fue preparase para eventuales ataques aéreos alemanes. A fines de julio, las organizaciones partidarias de base comenzaron a organizar grupos de estudio para la defensa antiaérea. En todo el país, fueron 713.811 los ciudadanos mayores de edad que concurrieron a los mismos.



El 27 de agosto de 1941, el Comité Central del PC aprobó la resolución de crear puestos de defensa antiaérea en las distintas regiones del país. Y fueron las organizaciones partidarias de base las que se dedicaron a concretar esa decisión. En cada barrio, aldea, ciudad y provincia se construyeron estaciones y se cavaron escondites, donde fueron instaladas las baterías antiaéreas. También, las organizaciones partidarias de base crearon grupos especiales para la defensa de caminos, puentes, centrales hidroeléctricas, combinados textiles y otras grandes empresas de interés estratégico para la Armenia Soviética. La falta de apertura de un segundo frente europeo, demorado por la decisión hipócrita de las potencias imperiales, permitió que la criminal maquinaria nazifascista hitleriana concentrara sus fuerzas sobre el frente germano-soviético, avanzando y destruyendo todo a su paso. En la primavera de 1942, las fuerzas nazis ya estaban en el Cáucaso Norte, habían ocupado Sevasdopol y Kerch, y se encontraban a orillas del Volga. Es decir, la Alemania hitleriana había logrado ocupar parte del territorio de la Unión Soviética y se aprestaba a lanzar su poderío genocida sobre Transcaucasia, principalmente para adueñarse del petróleo de Bakú. En ese momento, el peligro de un ataque directo del ejército nazi sobre Armenia, Azerbaiyán y Georgia, era inminente. Pero los armenios y demás pueblos del Cáucaso no sólo debían protegerse de la posible agresión alemana, sino también de la turca. Y aquí vale recordar que el 18 de junio de 1941, viendo los triunfos bélicos de la Alemania nazi, Turquía estableció acuerdos militares y diplomáticos con los fascistas. Ese mismo día, el embajador alemán Von Papen firmó un tratado de amistad entre Alemania y Turquía en Ankara, capital de esta última. Los acuerdos militares fueron aumentar la marina turca con 4 submarinos alemanes, mejorar el equipamiento del ejército turco y aumentar la fuerza aérea turca. El 23 de agosto de 1942, en Tiflis, capital de Georgia, se llevó a cabo un acto antifascista de los trabajadores de Armenia, Azerbaiyán y Georgia."Los pueblos de Armenia, Azerbaiyán y Georgia, jamás entregarán a nadie sus históricas conquistas. Partiremos al enemigo sus podridos colmillos, golpeando con la indestructible unidad de los pueblos hermanos de Transcaucasia. Jamás inclinaremos nuestras cabezas ante el imperialismo depredador y saqueador alemán, incluso a costa de nuestro sufrimiento. Nosotros sabemos, nosotros estamos convencidos que destruiremos al enemigo. Esa hora llegará rápidamente. ¡Ya verán lo que les espera a los invasores y los asesinos fascistas!", dice la declaración aprobada en el Mitín antifascista de los Pueblos de Transcaucasia. El 27 de septiembre de 1942, también en Tiflis, se realizó otro mitín antifascista. En esta oportunidad, se reunieron los jóvenes de Armenia, Azerbaiyán y Georgia, y los responsables de las unidades militares de combate de Transcaucasia. "Moriremos, pero no permitiremos que el enemigo avance", decía en uno de sus parrafos la declaración aprobada.


Ya el 3 de octubre de 1942, el jefe militar de Ereván publicó un decreto declarando la ley marcial en la ciudad capital armenia. El 4, el Comité de Defensa Antiaérea publicó que "ante la amenaza de un ataque aéreo enemigo, a partir de las 24 horas del 4 de octubre de 1942, se declara el estado de alerta en Ereván".

El 2 de febrero de 1943, la heroica victoria soviética en Stalingrado cambió el curso de la guerra. En el caso particular armenio, fue decisiva para garantizar la existencia misma de Armenia y su pueblo, ya que de no ser así, alemanes y turcos se hubieran encargado de concluir el genocidio que habían iniciado en 1915.

En fin, fue y es innegable y inigualable el rol del Partido Comunista de Armenia y de los comunistas armenios no sólo en la defensa del país, sino en la organización de la activa participación del pueblo armenio en la histórica Victoria de los pueblos soviéticos sobre la Alemania hitleriana y el fascismo alemán.


Fuente: La voz armenia

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina