top of page

Israel continúa el genocidio en Palestina

"El tiempo para la acción es ahora. Los aliados de Israel también tienen responsabilidad y deben actuar ahora para evitar su desastroso curso de acción", dijo la italiana Francesca Albanese, abogada especializada en derecho internacional, relatora especial de Naciones Unidas sobre los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados.



Por Adrián Lomlomdjian


El 4 de enero de 2024 se cumplieron 90 días de la agresión del Estado fascista israelí sobre la desde siempre asediada, atacada, bloqueada y golpeada Franja de Gaza.


Utilizando como argumento el ataque del pasado 7 de octubre de 2023 del grupo armado palestino Hamas sobre localidades ocupadas y anexadas a Israel, con el lamentable saldo de más de 1.200 muertos y 240 secuestrados (de los cuales 130 ya fueron liberados), el gobierno liderado por Benjamín Netanyahu, considerado criminal de guerra, desató una agresión sin límites de ningún tipo, llevando a uno de sus más altos niveles el genocidio al que está siendo sometido el pueblo palestino desde hace décadas.


Casi el 85% de la población gazatí (un millón 900 mil personas) se vio obligada a emigrar de sus aldeas y ciudades de residencia, que fueron literalmente arrasadas por el incesante bombardeo y los ataques que por tierra, aire y mar lleva adelante el criminal ejército invasor y ocupante israelí. El 60% de las viviendas de Gaza fueron destruidas y también más de 50 instalaciones utilizadas por la ONU como refugios para niños y familias enteras.


Si bien los ataques se centran mayoritariamente en la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este no son inmunes a los ataques y a la represión de las fuerzas militares sionistas, que intentan no desaprovechar la complicidad de la comunidad política internacional -con Estados Unidos y la Unión Europea a la cabeza-, que nada hicieron ni hacen para detener el genocidio que continúa. Mientras tanto, las Naciones Unidas siguen lamentándose, al igual que Turquía y otros muchos en el mundo árabe, pero sólo lanzando condenas y repudios públicos, pero ninguna sanción ni ninguna otra medida o acción concreta que perjudique al Estado terrorista israelí y lo haga “recapacitar”.


El genocidio del pueblo palestino, que se transmite en vivo las 24 horas del día por los canales de televisión y las redes sociales, es condenado por la gran mayoría de los pueblos del mundo, pero no encuentra en los gobiernos y en las organizaciones regionales e internacionales, el correlato humanista lógico y necesario para tomar las medidas necesarias que detengan al gobierno criminal encabezado por Netanyahu y permitan dar cumplimiento a la resolución aprobada mundialmente para la creación del Estado de Palestina.


Desde el 7 de octubre de 2023 al 4 de enero de 2024 -90 días-, los asesinados por los ataques del ejército israelí son 22 mil 638 y más de 61 mil cien personas las heridas en distintos grados. Estas cifras son oficiales y se basan en la cantidad de cadáveres llegados a los hospitales y centros de salud de Gaza y a los heridos registrados para su atención.

Mahmoud Al Khodary, un joven gazatí de 30 años, comentó que “en las carreteras destruidas hay esparcidos innumerables cuerpos en descomposición, que no han logrado ser rescatados”. Contó que “francotiradores israelíes desplegados en lo alto de torres residenciales apuntaban a los ciudadanos mientras se movían por la zona, los asesinaron en medio de la calle y los equipos de rescate no pudieron llegar a socorrerlos ni rescatarlos”. Según él, “estos cuerpos tendidos en las calles, algunos en descomposición y otros comidos por perros callejeros, son testimonio de las masacres y ejecuciones extrajudiciales cometidas por el ejército ocupante”.


Durante estos noventa días de ataques permanentes israelíes sobre las poblaciones civiles palestinas dejaron un saldo de 22 mil 313 asesinados en Gaza y 325 en Cisjordania y Jerusalén, mientras que los heridos son 57 mil 296 en Gaza y 3.822 en Cisjordania.

Entre los asesinados por el ejército de ocupación israelí hay 8.663 niños y niñas, 6.200 mujeres y 695 adultos mayores. También hay algo más de 7.000 personas declaradas desaparecidas y de ellas 4.000 son niños y niñas.



310 miembros del personal de salud (médicos, enfermeros, camilleros, choferes de ambulancias, asistentes) fueron asesinados durante los ataques sionistas al igual que 142 miembros voluntarios de la ONU, 35 empleados de Defensa Civil y 103 periodistas y trabajadores de la prensa.


El repudio a las decisiones del gobierno fascista de Netanyahu y al accionar criminal del ejército israelí va creciendo a escala internacional.

Un grupo de figuras públicas de Israel acusó a las autoridades judiciales de ignorar y no castigar la incitación al genocidio y a la limpieza étnica en Gaza que imponen en el país desde la maquinaria estatal y exigieron a la Fiscalía que actúe contra la utilización de un lenguaje que viola el Derecho Internacional y el israelí.


En el seno del principal aliado del régimen sionista, 17 miembros de la campaña del presidente estadounidense instaron a que haga un llamamiento público al cese de las hostilidades.


"Usted ha dicho en numerosas ocasiones que el silencio ante las violaciones de los derechos humanos es complicidad. Estamos de acuerdo, y es por eso que nos estamos pronunciando ahora. Cada minuto que pasa sin un alto el fuego es otra vida perdida, una vida que podría haber sido salvada de haber una acción política de parte suya", concluye el documento que los miembros del Comité de Campaña de Biden le enviaron al actual presidente, en el que también le pidieron que “exija la liberación por parte de Hamás de todos los rehenes, además de los más de 2.000 palestinos que permanecen recluidos por Israel sin cargos”.

Un alto asesor de educación de Biden se convirtió el miércoles en el segundo funcionario de la administración en renunciar a su cargo por el apoyo de la Casa Blanca a Israel. En una carta dirigida a Miguel Cardona, secretario de Educación, Tariq Habash, asesor político de la Oficina de Planificación, Evaluación y Desarrollo de Políticas, acusó a Estados Unidos de poner en peligro a los palestinos y al gobierno israelí de limpieza étnica.


“No puedo permanecer en silencio mientras esta administración hace la vista gorda ante las atrocidades cometidas contra vidas palestinas inocentes, en lo que destacados expertos en derechos humanos han llamado una campaña genocida del gobierno israelí”, escribió Habash.


Los dichos de Habash los corrobora Volker Turk, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, quien afirmó estar “muy preocupado por las declaraciones de altos funcionarios israelíes sobre los planes para transferir civiles de Gaza a terceros países”. Turk agregó que “el 85 por ciento de las personas en Gaza ya están desplazadas internamente, pero tienen derecho a regresar a sus hogares”, ya que “el Derecho Internacional prohíbe el traslado forzoso de personas protegidas dentro del territorio ocupado o su deportación desde él".


Balakrishnan Rajagopal, Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Vivienda, puntualizó que “el traslado forzoso de la población de Gaza es un acto de genocidio”, mientras que Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó que “en Gaza, 50 mil mujeres embarazadas enfrentan desafíos sin precedentes”, e informó que en promedio, cada día se producen 183 nacimientos, de los cuales 130 son bebés prematuros que dependen de incubadoras, pero la mayoría de las incubadoras están ubicadas en el norte de Gaza, por lo que “estamos en una zona convertida de desastre médico, sin hospitales en pleno funcionamiento”. Según él “la única manera de salvar a las madres de Gaza y a sus recién nacidos es mediante la provisión urgente de acceso humanitario y un alto al fuego inmediato y duradero”.


Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF, aseguró que “el tiempo se está acabando”. Y enfatizó: “En Gaza, muchos niños ya enfrentan desnutrición aguda y grave, mientras se intensifica la amenaza de hambruna. Muy pronto, cientos de miles de niños más podrían sufrir desnutrición grave y algunos de ellos corren riesgo de muerte. No podemos permitir que eso suceda”.



Sin embargo, todas estas advertencias, todas las críticas y repudios al accionar del Estado terrorista israelí, la condena popular internacional casi unánime a la agresión sistemática del gobierno fascista de Netanyahu contra el pueblo palestino, no significan nada más que eso, ya que no logran detener el plan genocida llevado adelante por Israel.


A pesar de ello, no debemos bajar la guardia.


Debemos repudiar y condenar públicamente al gobierno israelí y su plan de exterminio de la población de Palestina, denunciar al Estado sionista en cada espacio donde desarrollamos nuestras actividades, en cada reunión familiar, en cada encuentro de amigos. Y allí, también, debemos expresar nuestra solidaridad activa con el pueblo palestino y su lucha, exigiendo el retiro de la ocupación y del criminal ejército invasor israelí de los territorios palestinos, la creación y el reconocimiento del Estado de Palestina, la liberación de todos los y las presas palestinas, y el castigo a los genocidas y a todos los criminales de guerra.

Comments


SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

2023- LVA 10-02.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco
bottom of page