El escritor Krikor Zohrab fue víctima de su amigo: el genocida Talaat Pashá

El diputado del parlamento otomano fue asesinado el 19 de julio 1915. El crimen sigue impune, pero la lucha por justicia continua.


Por Adrián Lomlomdjian


En 2011, el diario turco Radikal publicó una nota de Oral Calislar con el título “El beso de la muerte de Talaat Pashá”, que relataba la historia trágica del intelectual y político armenio Krikor Zohrab. Por entonces, diputado en el Parlamento Otomano, entre los meses de abril y julio de 1915, Zohrab sufrió viendo la deportación de cientos de sus compatriotas y peleó por recuperarlos. Pero no pudo. Después, él mismo fue detenido, desterrado y asesinado en el marco del genocidio armenio planificado y perpetrado por el Estado otomano-turco.


Para quienes nunca lo escucharon nombrar o para quienes sí, pero no conocen detalles de su vida, Krikor Zohrab fue un armenio que nació el 26 de junio de 1861 en el barrio Beshiktash, de Estambul. Se casó con Clara Yazidjian en 1888 y tuvieron cuatro hijos: Dolores, Herminé, León y Aram.


Recibido de abogado, este intelectual, escritor y político armenio fue elegido diputado al Parlamento turco por primera vez en 1891, pero no le dejaron asumir la banca por no haber cumplido los 30 años (le faltaban algunos meses). En 1906, por orden del ministro de Justicia, se le prohibió a Zohrab participar como abogado defensor en juicios realizados en todo el territorio del imperio. ¿Su delito? Haber defendido a un revolucionario búlgaro.


En 1908, al triunfar el movimiento de los Jóvenes Turcos y ser restablecida la Constitución, Zohrab volvió desde París a Estambul y fue elegido diputado al Parlamento Otomano. Ahí le tocó participar de los debates relacionados a la matanza de armenios en Adaná y otras ciudades.


Al respecto, y adentrándonos un poco en esta historia, el historiador N. Mardirosian, en su libro “Las masacres de los armenios de Cilicia en el Parlamento Otomano”, explicó que el 31 de marzo de 1909, en Bolis (Constantinopla/Estambul), se desató una sangrienta lucha entre unidades militares que respondían al Itihhad (Jóvenes Turcos), por un lado, y al Sultán Abdul Hamid y al Sheikh Vahdeti Mohamed por el otro. Era tal la situación creada, que varios de los máximos dirigentes del Ittihad salieron de la ciudad o se escondieron en casas seguras donde no pudieran encontrarlos. “Muchos de ellos encontraron refugio en Salónica y algunos en Estambul. Por ejemplo, Talaat encontró refugio en la casa del miembro del Tashnagtsutiún, diputado Jachatur Malumian (Aknuni), y Jalil Bey en la casa de Krikor Zohrab”, detalló Mardirosian.


El intento de golpe contra los Jóvenes Turcos finalizó el 13 de abril de 1909, cuando las tropas leales al Ittihad ingresaron a Estambul y el Sultán ordenó a los rebeldes no enfrentarlos. Por aquellos días, más exactamente entre el 1 y el 12 de abril de 1909, se llevó a cabo lo que se conoce como la matanza de Adaná, que incluyó también masacres de armenios en Marash, Hadjin y toda Cilicia.


El crimen fue de tal magnitud, que se trató en tres sesiones del Parlamento Otomano, la primera de ellas el 18 de abril, que fue presidida por Talaat. La mayoría de los diputados intervinientes condenó los crímenes y exigió castigo, pero también hubo quienes intentaron “lavar culpas y garantizar impunidad”. Fue después de la intervención del diputado Krikor Zohrab, y de una tensionada sesión con acusaciones mutuas, que se resolvió que "el gobierno solicite autorización al Parlamento para enviar ayuda por 20.000 liras oro a las víctimas de las provincias de Adaná y Alepo", "castigar a los funcionarios involucrados, independientemente de los puestos que ocuparan" y "enviar tropas para garantizar la paz en la región".

Ya en 1914, el diputado Zohrab presentó en el Parlamento la cuestión de las reformas para los armenios, solicitando la colaboración de los países europeos para su cumplimiento. Su participación fue fundamental en el acuerdo firmado entre rusos y turcos-otomanos, donde se incorporaba el compromiso a realizar reformas en los territorios de Armenia Occidental, lo que en su momento fue considerado como un reaseguro para la existencia y desarrollo pacífico de los armenios.


Sin embargo, a mediados de mismo año, decenas de dirigentes del Partido Social Demócrata Hnchakian eran arrestados, mayoritariamente en Bolís. Veinte de ellos permanecieron en prisión, fueron condenados a muerte y ahorcados en la Plaza Sultán Bayazid de Estambul el 16 de junio de 1915.


Volviendo al artículo publicado hace casi una década en el Radikal, el periodista turco Calislar detalló cómo varios cientos de armenios fueron arrestados y desterrados de Estambul –y la mayoría asesinados- a partir de la noche del 24 de abril de 1915. Además, explicó las vicisitudes atravesadas por el diputado Zohrab a partir de esa fecha, visitando a varios de los funcionarios de Estado otomano que eran cercanos a él para pedir la liberación de sus compatriotas. Entre quienes fue a ver se encontraban Talaat Pashá, por entonces ministro del Interior, y Jalil Pashá, presidente del Parlamento. Sin embargo, todos sus esfuerzos resultaron vanos. Incluso, presentó notas en la justicia y pedidos en otros ámbitos estatales, pero nadie lo escuchó.


Paradójicamente, el diputado armenio Krikor Zohrab era muy amigo del mandamás otomano Talaat, con quien compartía no sólo jornadas de juego y charlas, sino también la pertenencia a la misma Logia masónica. Por eso, cuando vienen a arrestarlo, Zohrab le preguntó casi con “ingenuidad” a los oficiales: “¿Talaat está al tanto?”.


Lamentablemente, no podía asumir que su “hermano masón” era uno de los principales cerebros y ejecutores del plan de exterminio masivo de armenios, y, en este caso, quien había ordenado también su detención.


En aquella nota, el periodista mencionó al libro de Nesim Ovadya İzrail titulado “1915, un viaje a la muerte: Krikor Zohrab”, donde entre otras cosas describió la noche en la que arrestaron al parlamentario. “Noche del 2 de junio de 1915. Zohrab estaba sentado en el club Cercle d'Orient con Talaat y Jalil. Ya era medianoche cuando Zohrab se puso de pie para abandonar el club. Talaat Pashá también se levantó, se le acercó y lo besó en la mejilla”…


Resultó ser "el beso de la muerte", ya que dos días antes el propio Talaat había firmado la orden de arresto de su amigo y "hermano” Krikor Zohrab, y la de otro diputado armenio, Vartkés Serengulian".


Yervant Odian contó la misma historia en “hacia la muerte: Krikor y Vartkés”, pero con una salvedad: dice que sorprendido por el beso en la mejilla de Talaat, Zohrab le preguntó a qué se debía esa muestra de afecto, a lo que el genocida le respondió: “Salió del corazón”.


Esa misma noche, cuando llegó a su casa, estaban los oficiales en la puerta esperándolo. Uno de ellos ingresó, subió con él a la habitación y lo acompañó a tomar algunos elementos personales. Krikor se despidió de su esposa, fue conducido al departamento de policía y de allí, junto a Vartkés fueron desterrados. Era el principio del fin.


Durante su destierro, el destacado escritor armenio envió cartas a sus amigos funcionarios, solicitando que le aclaren los motivos de su arresto y deportación, y que revieran la situación creada. Recibieron sus cartas pero jamás las respondieron Talaat Pashá y Jalil Bey, entre otros.


En la última carta enviada a su esposa, Zohrab escribió: "Los que dicen que me enviaron desde Estambul a Diyarbekir para juzgarme, en realidad lo hicieron para aniquilarme. En Diyarbekir están sucediendo cosas terribles. Sólo Dios lo sabe, y aunque soy inocente, no saldré vivo”.

En la mañana del 19 de julio de 1915, dos gendarmes con carros aparecieron frente al hotel donde estaban alojados Zohrab y Vartkés en Alepo. Estos subieron y emprendieron camino rumbo a Diarbekir, pero en el trayecto fueron asesinados por una banda encabezada por el cherkez Ahmet, a unas pocas horas de Urfá.


Al día siguiente, el reloj y el anillo de oro de Zohrab estaban a la venta en el mercado de Urfá. A pesar de que Zohrab fue brutalmente asesinado, en su informe, el doctor Tahsin escribió que la causa de su muerte fue un ataque al corazón.


Krikor Zohrab y Vartkés Serengulian fueron dos, de las cientos de miles, de los millones de víctimas del genocidio sufrido por armenios, asirios, griegos pónticos y otros pueblos durante el imperio otomano, delito de lesa humanidad planificado y perpetrado desde el Estado.


Krikor Zohrab, Vartkés Serengulian, Nazaret Daghavarian, Garabet Pashayan, Onik Tertzakian, Hampartzum Boyadjian y Bedrós Halachian eran diputados en el Parlamento Otomano y en 1915 fueron arrestados y asesinados en distintos momentos y lugares.

Cien años después


Pasó un siglo, pero el diputado del revolucionario y prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP, por sus siglas en turco), el armenio Garo Paylan, en una de las sesiones próximas al 24 de abril, con las fotos de los diputados que fueron víctimas del plan genocida sobre la tarima desde donde dirigía su mensaje al pleno de los diputados, propuso “investigar qué pasó con los diputados armenios del Parlamento Otomano”.


Paylan y sus camaradas del bloque del HDP dijeron que ésta, era una deuda de honor que debía saldar el cuerpo legislativo, saber qué pasó con los diputados, buscar sus cuerpos y una vez encontrados realizar una ceremonia digna y honorable, como la que se le brinda a cualquier otro diputado.


Y aún más. Paylan recordó que en 1915 uno de cada cinco ciudadanos otomanos era armenio y que hoy tan solo hay reconocida una comunidad de 100 mil en un país de 80 millones de habitantes. También dijo que numerosas calles, escuelas y plazas en todo el país llevan el nombre de los genocidas Talaat, Enver y Djemal, y que esos nombres deben ser reemplazados por los de quienes fueron sus víctimas, entre ellos, por el de Krikor Zohrab.


Al respecto, este año, en una declaración conjunta emitida en el 105 aniversario del genocidio armenio, el Movimiento Nor Zartonk (de Turquía) y la Unión Cultural Armenia (de Argentina) adhirieron públicamente a la exigencia del diputado Paylan y además se comprometieron conjuntamente a continuar la lucha por la verdad y la justicia, y por un mundo sin explotados ni opresión, con paz y amistad entre los pueblos. El mismo que soñó y por el que luchó Zohrab.

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina