Un siglo después, el mismo intento...

Pashinian confirmó su próxima reunión con Aliyev. Será a principios de abril, en Bruselas, y participará el presidente del Consejo Europeo.

Por Adrián Lomlomdjian


En la reunión de gabinete de hoy, el primer ministro Nikol Pashinian recordó, una vez más, la disposición de la República de Armenia para firmar un acuerdo de paz con Azerbaiyán, pero, al mismo tiempo, volvió a hacer gala de su antirrusismo, tratando de cargar sobre los hombros de Rusia todo lo malo y todas las complicaciones que se suceden a diario en Artsaj (Karabaj), sin hacerse cargo de la más mínima responsabilidad.


Todo indica que el actual gobierno de Armenia está tratando de concluir en esta etapa aquel plan que inició durante la guerra y cuyo objetivo final es "sacar a Rusia" del Cáucaso Sur e instalar allí una fuerte presencia Occidental -de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN-. Y en el proceso de concreción de ese proyecto coincide fuertemente en la región con los gobiernos de Turquía, Azerbaiyán y Georgia, quienes con distintos matices y distintos grados de compromiso van cumpliendo los designios de Occidente.


"Armenia ofrece soluciones lógicas y concretas en términos de delimitación, demarcación, apertura de las comunicaciones regionales y exclusión de la escalada militar en Nagorno Karabaj", dijo hoy Pashinian, durante su intervención en la sesión del gabinete de gobierno.


"Armenia está lista para el inicio inmediato de las conversaciones de paz. Para el 6 de abril, en Bruselas, está prevista una nueva reunión con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el presidente de Azerbaiyán. Espero que durante esa reunión discutamos con el presidente Aliyev para acordar todos los temas relacionados con el inicio de las conversaciones de paz”, puntualizó Pashinian, anunciando oficial y públicamente una nueva reunión con el mandatario azerbaiyano, pero con la mediación de Europa en vez de Rusia.


Queda claro, aunque sea realmente contradictorio y digno de reprobación, que para Armenia resulta por demás "natural" y "normal" brindarles el rol de protagonistas -en las cuestiones que tienen que ver con su futuro- a quienes atacan, agreden e intentan ahogar a Rusia, su único aliado estratégico.

Vergonzosa -además de extremadamente peligrosa- es la política aplicada por el gobierno de Pashinian, que busca por todos los medios golpear a Rusia, por un lado, y acerca a Occidente como sea. Reuniones diarias con diplomáticos europeos y norteamericanos, visitas a la capitales del "viejo continente" y a Washington de distintas delegaciones gubernamentales armenias, declaraciones oficiales tratando de "ensuciar" a Rusia y "enaltecer" los valores, principios y acciones de la "civilización occidental".


Algunos y algunas se estarán preguntando con qué argumentos sostenemos nuestra aseveración del "antirrusismo" del actual gobierno, si el mismísimo Pashinian se reunirá con Putin próximamente. O dirán que varios ministros mantienen contactos permanentes con sus pares de Moscú, o que Armenia sigue integrando, económicamente la Unión Económica Euroasiática, y militarmente la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, ambas encabezadas por Rusia...


Todo esto es cierto, como también lo es que son mayoritariamente soldados rusos los que custodian las fronteras de Armenia y Artsaj con Turquía y Azerbaiyán.


Pero desde hace 30 años, el "antisovietismo-anticomunismo-antirrusismo" y el pro-occidentalismo se transformaron en política de Estado y, más allá de quienes ocuparon y ocupan circunstancialmente el gobierno, formaron a varias generaciones y ahora son sus mejores cuadros políticos quienes tratan de ponerle la frutilla al postre...


Levón Ter Petrosian y el Movimiento Nacional Armenio, Robert Kocharian y sus aliados (FRA-Tashnagtsutiún, Partido Armenia Próspera), Serzh Sargsian y el Partido Republicano, y Nikol Pashinian, su Partido Acuerdo Cívico y otras fuerzas menores de la derecha disfrazadas de "liberalismo" o "progresismo", son responsables de haber conducido a Armenia y Artsaj hasta el borde del precipicio. Hoy, los armenios viven en la inseguridad permanente y el Estado corre serio peligro de desaparición.


"Además de invadir el área de responsabilidad de las fuerzas de paz rusas en Nagorno Karabaj, las tropas azerbaiyanas continúan aterrorizando a la población de varias aldeas, usando diariamente altavoces para hacer amenazas", dijo hoy en la reunión de gabinete el primer ministro Nikol Pashinian, agregando que "esto también está sucediendo ante los ojos de las fuerzas de paz. La parte azerbaiyana le está diciendo a los aldeanos a través de altavoces que abandonen sus hogares o serán sacados por la fuerza".


Ahí está más que claro cómo aplica su política Pashinian, que no pierde oportunidad para "culpar" a su aliado, tratando de "exculparse" a si mismo y a su querido y amado Occidente. Y como este, son innumerables los ejemplos que podríamos dar del comportamiento diario de las actuales autoridades y funcionarios de distinto rango del Estado armenio.


Lamentablemente, parece que la historia vuelve a repetirse. Como hace un siglo atrás, cuando caía el Imperio zarista y los bolcheviques reconocían derechos a los pueblos y acompañaban el nacimiento de los Estados nacionales, las potencias occidentales (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania), conjuntamente con Turquía (los genocidas del Imperio Otomano) y los partidos nacionalistas y pro-occidentales de Armenia (FRA-Tashnagtsutiún), Georgia (Menchevique) y Azerbaiyán (Musavat), acordaban para separar el Cáucaso Sur de la naciente Rusia Soviética. Ello trajo como consecuencia una nueva avanzada turca sobre la región e innumerables guerras fratricidas -azuzadas por occidente y otomanos- entre pueblos vecinos, con su dolorosa consecuencia de muerte, destrucción, inseguridad, hambre, miseria...


La paz, la hermandad entre esos mismos pueblos, la cooperación mutua y la solidaridad llegaron de la mano del socialismo, con la creación de la Unión Soviética y la integración fraterna de esas repúblicas y regiones.


¿Valió la pena? ¡Claro que sí! E intentarlo de nuevo, es nuestra lucha.

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco