Azerbaiyán aumenta su presencia militar y Rusia asegura que no se moverá de Lachín

Occidente, junto a Turquía, lograron transformar la Cuestión de Karabaj en parte del conflicto OTAN-Rusia. Las autoridades armenias parecen no haber entendido aún de qué se trata, mientras las de Artsaj actúan con cautela y teniendo en cuenta esa realidad.

Azerbaiyan traslada equipos militares y hombres a las fronteras con Armenia y Artsaj

Por Adrián Lomlomdjian


Ayer, el portal de noticias "Avia.pro" publicaba la noticia titulada "Azerbaiyán despliega masivamente sus tropas en la frontera con Armenia", destacando que "se vieron cientos de unidades de equipo militar azerbaiyano moviéndose hacia la frontera con Armenia".


La noticia, que está acompañada por un video filmado por un aficionado que iba transitando la misma ruta en dirección contraria, continúa explicando que "en el contexto de una nueva escalada de tensión en Karabaj, además del equipo militar existente, Azerbaiyán envió a la frontera con Armenia varios cientos más de unidades de camiones del ejército, vehículos blindados, vehículos blindados de transporte de personal y otras armas y equipos militares. Una situación similar se observó a fines de julio de 2020, solo unos días antes de que Azerbaiyán pasara a la ofensiva en la República de Nagorno Karabaj, ocupando varias alturas clave".


El artículo también subraya que "también se registraron vuelos de vehículos aéreos no tripulados en el cielo sobre la región".


Tal como venimos alertando desde estas páginas, Azerbaiyán -como herramienta al servicio de Estados Unidos, Gran Bretaña, Turquía e Israel-, actúa con la complicidad de estas cuatro potencias internacionales y regionales, cumpliendo sus propios intereses y los de cada uno de ellos, coincidiendo no en objetivos, sino en los enemigos comunes que los unen.


Sin prisa, pero sin haberse detenido nunca, Azerbaiyán y Turquía intentan transformarse en amos y señores del Cáucaso Sur. Para ello, contaron y cuentan con el apoyo inestimable (financiero, militar, tecnológico, diplomático y de inteligencia) de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, quienes de esta forma intentan desplazar de dicha región a Rusia e Irán, países que, a diferencia de ellos, son parte constituyente de esa región del planeta.


Desde el inicio de la operación militar rusa en Ucrania para lograr su desmilitarización y desnazificación, la tríada dominante del bloque occidental -Estados Unidos, Gran Bretaña y la OTAN-, conjuntamente con Israel y otros aliados menores y circunstanciales, decidieron que este era el momento para "terminar con Rusia", aislándola del resto del mundo y condenándola a su dominio.

Pero a pesar de haber impuesto cientos de medidas coercitivas en su contra, de haber saqueado sus reservas internacionales, de haber incautado los bienes de ciudadanos rusos en distintos países, de embargarla y bloquearla, de abastecer al régimen nazi ucraniano con armas de todo tipo y mercenarios, no sólo no han podido quebrar ni detener la operación militar rusa, sino que en cualquier momento el gobierno fascista del comediante Zelensky termina su puesta en escena de la peor forma para él y, lamentablemente, para su país y quienes lo habitan.


En este contexto, ante la ya casi consumada derrota de Occidente en Ucrania, la apertura de un segundo frente para Rusia se ha tornado casi imprescindible para los Estados Unidos y sus aliados, ya que lo consideran la única forma de debilitar en algo la maquinaria militar rusa.


Los permanentes viajes de los principales funcionarios de Estado de los países europeos y Estados Unidos a las repúblicas que rodean Rusia o a Medio Oriente, no son simples visitas de cortesía ni para fortalecer tradicionales lazos de amistad, sino para ir cerrando acuerdos o para "convencer" de manera diplomática a aquellos que todavía dudan, de siguiente paso a dar.


Lo principal es mantener la inestabilidad regional allí cerquita de Rusia, Irán y China. Y todo lo que se haga al respecto es importante y contribuye al objetivo central, que no es otro que el plan de dominio mundial de Estados Unidos, conjuntamente con Gran Bretaña, la OTAN e Israel como actores de reparto.


Por eso, en las últimas semanas se sucedieron ataques israelíes en Palestina; ataques israelíes y turcos en Siria; ataques turcos en Irak y ataques azerbaiyanos en Karabaj. A ello debemos sumar la incorporación de Finlandia y Suecia a la OTAN -con el beneplácito de Turquía-, el acuerdo de venta de gas azerbaiyano a la Unión Europea -mientras los armenios piden que Europa la condene por los prisioneros de guerra- y la decisión de Turquía e Israel de volver a designar mutuamente embajadores, reestableciendo las relaciones diplomáticas entre ambos países -como si muchos nos hubiésemos creído que estaban peleados-.


También despertó inquietud la reunión que mantendrán Erdogan, Zelensky y el Secretario General de la ONU. "De alguna manera, todo esto resulta misterioso, comenzando con el itinerario del viaje del Secretario General de la ONU hasta los temas de discusión", señaló Grigory Karasin, jefe del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia (Cámara de Senadores).


"Seguiremos de cerca la próxima reunión, en Lviv, de Gutteres, Erdogan y Zelensky. No solo serán importantes las palabras, las declaraciones y las emociones, sino, sobre todo, los detalles, de los que depende en gran medida el desarrollo futuro de los eventos en Ucrania y sus alrededores", enfatizó el senador ruso.


Como venimos observando, el gobierno de Rusia, a pesar de la muy delicada y tensa situación en la que está inmersa, actúa con una frialdad (a veces incluso parece lentitud) que hasta confunde a quienes sumamos activamente nuestras voces militantes a la lucha contra el fascismo, el sionismo y el imperialismo. Sin embargo, debemos reconocer que, generalmente, el desarrollo posterior de los acontecimientos legitima esa manera de actuar tradicional y las mayoría de las decisiones del gobierno y la diplomacia rusa en cuanto a política exterior.


Y mientras, como señalamos en el principio de la nota, Azerbaiyán moviliza tropas y armamento hacia las fronteras con Armenia y Artsaj (Karabaj); mientras en Armenia "protestan" y "se quejan" -maldiciendo principalmente a Pashinian y Rusia- porque se deben despoblar Lachín y Aghavni para entregárselos a Azerbaiyán, hoy, en Ereván, Maxim Seleznyov, diplomático de la Embajada de Rusia, aseguró que el contingente militar de las fuerzas rusas para el mantenimiento de la paz en Karabaj no se irán del corredor de Lachín.

"Las fuerzas de paz rusas se redistribuirán solo cuando se abra el nuevo corredor de Lachin. En la declaración tripartita del 9 de noviembre de 2020 se establece la secuencia de pasos a seguir: primero se construye el camino y antes de que comience a funcionar, las fuerzas de paz rusas ocupan un área de cinco kilómetros alrededor de esa carretera", señaló Seleznyov.


“Las fuerzas de paz rusas no ocuparán el nuevo corredor hasta que esté operativo y hay acuerdos al respecto. Las partes están en contacto directo. Les aseguro que las fuerzas de paz no se moverán ni un centímetro hasta que el nuevo corredor que une Armenia y Karabaj esté en funcionamiento", enfatizó el diplomático ruso.


La situación sigue siendo tensa en la región y la seguridad de Armenia y Artsaj continúa frágil y, en gran medida, depende de la posición de sus aliados, Rusia e Irán, que a pesar de tener varios frentes abiertos contra sus poderosos enemigos (Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel y Turquía), han demostrado hasta aquí no estar dispuestos a abandonar a un pueblo amigo, al pueblo armenio. Esa fidelidad precisa de reciprocidad diaria y no de un "complementarismo" berreta de seguir intentando sentarse en dos sillas a la vez.

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.

eNTRADAS MÁS RECIENTES

VOLVEMOS-05.png

NECESITAMOS TU APOYO
PARA HACER PERIODISMO DESDE EL PIE

Si llegaste hasta acá...

Es porque te interesa la información con análisis y contexto. NOR SEVAN tiene el compromiso desde hace más de 20 años de informar para la paz y cuenta con vos para renovarlo cada día.

Unite a NOR SEVAN

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • YouTube - círculo blanco