El "No a la anexión" y "Viva Palestina Libre" resonó en las calles de Buenos Aires

Organizaciones solidarias repudiaron el plan de Israel de anexar Cisjordania. Además, hubo expresiones culturales en apoyo al pueblo palestino.

En una actividad que se realizó en la tarde del viernes en el barrio de Chacarita, un grupo de solidarios y solidarias con la lucha del pueblo palestino, dijeron presente a la convocatoria realizada por el Frente Cultural Che Adelita, recientemente dado a conocer en otra actividad en el Puente Pueyrredón por Maxi y Darío.


La actividad comenzó con la lectura de un poema (Para nuestra Patria) del gran poeta palestino Mahmoud Darwish.


Enseguida, la actriz Eliana Wassermann leyó un potente texto que el actor Norman Briski envió para la actividad. Finalmente, el rapero Daniel Devita entonó a capella su tema «Nacido en Palestina».


Todo terminó con gritos de repudio a la anexión sionista y vivando a Palestina libre. En el piso, un grupo de jóvenes marcó su presencia pintando esas consignas a través de un esténcil.


En Buenos Aires, en la calle, se envió un mensaje de solidaridad e internacionalismo al pueblo palestino, a sus presos y presas, y sobre todo a su enorme voluntad de Resistencia al opresor.



PARA NUESTRA PATRIA -por Mahmoud Darwish-


Para nuestra patria,

Próxima a la palabra divina,

Un techo de nubes.

Para nuestra patria,

Lejana de las cualidades del nombre,

Un mapa de ausencia.

Para nuestra patria,

Pequeña cual grano de sésamo,

Un horizonte celeste… y un abismo oculto.

Para nuestra patria,

Pobre cual ala de perdiz,

Libros sagrados… y una herida en la identidad.

Para nuestra patria,

Con colinas cercadas y desgarradas,

Las emboscadas del nuevo pasado.

Para nuestra patria cautiva,

La libertad de morir consumida de amor.

Piedra preciosa en su noche sangrienta,

Nuestra patria resplandece a lo lejos

E ilumina su entorno…

Pero nosotros en ella

Nos ahogamos sin cesar.


El texto de Norman Briski


Hoy Israel, sucursal del Imperio que le pide online más anexiones enviándole vía Starbucks el armamento más sofisticado del stock de ventas del supermercado más rentable de la tierra, victimiza sin piedad al pueblo palestino que no negocia su potestad porque ya se le acabó la instancia del Estado negociador. Y sin alternativa busca el grito que resuene en el viento hasta alcanzar la solidaridad que produce milagros.

Está en nosotros -y en ninguna institución de pactos- la posibilidad de que Israel busque en su pueblo -si todavía se acuerda- o desaparezca como gendarme del capital divino. Disfraz de intereses petroleros, y falsas premisas civilizatorias para vigilar y castigar al pueblo que, con historia o sin ella, quiere vivir en su tierra.

Que no sea atributo de ningún Estado ni que intervengan otro, porque no hay contienda entre dos fuerzas. No es una guerra, es un atropello inaudito. Palestina es lo que está en el medio, en el imaginario de un Estado- militarizado a tal punto que sus habitantes son empleados de su Estado Mayor. Y su democracia son presupuestos de guerra con capital del senado americano.

No pueden con Siria ni con los Kurdos ni con Irak, Irán ni Afganistán. No pueden. No pueden civilizar para reinar. Y se les viene la noche, una noche blanca, una noche que los matará el insomnio con todos los fantasmas de sus niñes asesinados y sus ojos, los de la puntería, gatillarán sobre sus propios cuerpos.

Si la barbarie de Israel es consecuencia de la Segunda Guerra, su convalecencia no debería ser el sionismo ni las mágicas creencias religiosas,

ni las alianzas para sus ataques. Aunque todas estas juntan fuerzas, no iluminan razones y nunca un ideal fue sostenido por el capital.

Los semitas están en la misma casa y como la Torre de Babel parece que no cabemos. Si no tuviéramos el techo miraríamos el cielo.

Qué difícil es pensar el mundo sin propiedad sin fronteras, pero mucho más difícil es vivir con ellas.

Están matando la inocencia y entonces… las mujeres serán volcanes y los hombres inmortales y nosotros justos o empleados de la muerte.

Lloramos piedras cuando los enemigos son digitales.


*Actor y dramaturgo argentino.



Fragmento del tema «Nacido en Palestina» -de Daniel Devita-


Quiero dormir pero el sueño no se concilia

Antes hubo días felices y noches sin vigilia

Hubo un lugar previo a toda esta desidia,

Mi hogar mi libertad la cuna de mi familia

Mi pueblo vivía en paz, tenía la seguridad

De crecer y convivir con otra colectividad

Nuestras tierras construyeron su libre albedrío

Recibieron y acogieron a tantos judíos

Amigos míos levantamos la cabeza

Autodeterminación, basta de ser colonia inglesa

Libertad a nuestro pueblo, un Estado para serlo

Pero había otro plan y un día pudimos verlo.

Miles llegaban y llegaban otros mil

Reclamando nuestras tierras y poblados para si

El lugar donde nací se ponía oscuro

Ellos buscaban crear un Estado judío puro

Un muro se extendía por Europa y era el fin

De millones de personas en un genocidio…


Fuente: Resumen Latinoamericano

RECIBÍ NUESTRO NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias que tenés que saber. Te damos contexto y análisis sobre lo que pasa en la comunidad, Armenia y el Cáucaso.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Telegram_X_2019_Logo-01
  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • kisspng-white-house-white-plains-brush-c

Fue fundado en 1999 como continuidad de los periódicos Estrella Roja, Hai Guiank, Hai Mamul, Verelk, Ereván y Seván, de la Unión Cultural Armenia. A lo largo de su historia de casi un siglo, la prensa institucional mantuvo la periodicidad, a pesar de las prohibiciones y clausuras sufridas por las dictaduras militares de turno. Hoy, NOR SEVAN mantiene los objetivos y principios fundacionales de quienes nos antecedieron, aportando nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, con paz, amistad y solidaridad entre los pueblos.

Cnel. Niceto Vega 4764 (C1414BED), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina