El patrimonio cultural de Artsaj en peligro

Los cientos de monumentos y sitios históricos armenios que quedaron bajo el control de Azerbaiyán están amenazados de vandalismo y destrucción.

Ilustración de Armine Shahbazyan.

Por Hovhannes Nazaretyan


Artsaj tiene casi cuatro mil monumentos históricos y culturales, incluidas 241 capillas, iglesias y monasterios. En algún lugar entre 130 y 160 de ellos quedaron bajo el control de Azerbaiyán después de la Guerra de Artsaj de 2020. Como es evidente solo por estos números, Artsaj perdió no solo personas, tierras y recursos, sino también una parte significativa de su herencia cultural armenia originaria. Y esa herencia está en grave peligro. Azerbaiyán, al igual que Turquía, centró durante mucho tiempo en los monumentos armenios. Toda la presencia cultural armenia en Najichevan fue borrada por completo, incluidas casi 90 iglesias medievales, 6.000 jachkars y más de 20.000 lápidas que se documentaron a finales del período soviético.


Patrimonio perdido


Los monumentos y lugares armenios que actualmente se encuentran bajo el control de Azerbaiyán están bajo amenaza inmediata de vandalismo y destrucción. En enero, Vahram Melikian, portavoz de la Iglesia armenia, dijo que alrededor de 130 iglesias y monasterios históricos y recientemente construidos, y varios miles de jachkars están ahora bajo control azerbaiyano. Según un informe detallado de enero de 2021por la oficina del Defensor de los Derechos Humanos de Artsaj, 161 iglesias y monasterios pasaron a estar bajo el control de Azerbaiyán, incluidas 56 en Hadrut, 42 en Karvachar (Kelbajar), 26 en Kashatagh, 13 en Askeran, 9 en Martakert, 9 en Martuni y 6 en el distrito de Shushi. El informe enumeró 591 jachkars y 345 piedras inscritas y lápidas, 43 fortalezas, castillos y palacios, entre otros monumentos y sitios culturales. Casi 20.000 exhibiciones en ocho museos también permanecieron en las partes de Artsaj controladas por Azerbaiyán.


La concentración más grande de iglesias y monasterios se encuentra en el distrito de Hadrut, que fue capturado por Azerbaiyán en octubre de 2020. Estos incluyen Gtchavank y Katarovank en la cima del monte Dizapayt, y las ruinas de Okhte Drni Vank (Monasterio de las Siete Puertas). También, en el mismo distrito se encuentran la cueva Azokh , donde los arqueólogos descubrieron restos neandertales, lo que la convierte en un sitio importante en el estudio de la evolución humana, y el palacio del siglo XVIII de Melik Yegan en el pueblo de Togh. En otras partes de Artsaj, los monumentos importantes que quedaron bajo el control de Azerbaiyán incluyen Tsitsernavank, a pocos kilómetros del corredor de Lachin, el monasterio de Yeghishe Arakyal cerca de Mataghis (Martakert), el sitio helénico y paleocristiano de Tigranakert y la cercana iglesia de Vankasar , el monasterio Kusanats Anapat en Kelbajar y las dos iglesias permanentes de Shushi: Ghazanchetsots y Kanach Zham. Los museos de Shushí no fueron evacuados y la mayoría de sus exhibiciones ahora están bajo amenaza de ser borradas. Lusine Gharakhanian, ministra de Cultura de Artsaj, aseguró que la captura de la ciudad por Azerbaiyán fue "inesperada", a pesar de que el presidente Arayik Harutiunian había anunciado públicamente una semana antes de la caída de la ciudad que las fuerzas azerbaiyanas se encontraban a solo cinco kilómetros de Shushí.



Vandalismo y destrucción: la evidencia visual


Tanto durante como después de la guerra, el ejército azerbaiyano apuntó a varios sitios armenios en todo Artsaj. En enero de 2021, compilé una lista de casos de vandalismo o destrucción de alrededor de una docena de monumentos basada en la evidencia visual disponible en línea hasta esa fecha. Es probable que no refleje por completo la situación sobre el terreno, ya que algunos otros monumentos podrían haber sido vandalizados, dañados o destruidos sin que haya ninguna prueba de esos actos disponible en línea.


El 3 de octubre de 2020, una semana después de la guerra, el arqueólogo Hamlet Petrosian, quien durante mucho tiempo dirigió las excavaciones en la antigua ciudad de Tigranakert, dijo que el sitio ya había sido bombardeado varias veces en ese momento. El 6 de noviembre, dos casitas arqueológicas fueron destruidas y dos resultaron dañadas por los bombardeos de Azerbaiyán.


El 8 de octubre, en el apogeo de la guerra, Azerbaiyán golpeó dos veces la icónica catedral de Shushi Ghazanchetsots con municiones guiadas, creando un gran agujero en el techo. A mediados de noviembre, las capturas de pantalla de un video mostraban las paredes del campanario de la catedral cubiertas de grafitis.


Otro video que apareció en línea a mediados de noviembre mostraba la iglesia Ganach Zham de Shushí sin su cúpula y campanario. Se desconocen las circunstancias de los daños, pero una foto de un soldado azerbaiyano frente a la iglesia apunta a su destrucción deliberada después de que la ciudad cayera bajo control azerbaiyano. Las imágenes de satélite de mediados de febrero, disponibles en Google Earth, muestran y reconfirman la destrucción del campanario y la cúpula de Kanach Zham.


Imagenes de la iglesia Ganach Zham de Shushí

En Shushi, la estatua de Vazgen Sargsyan, ministro de Defensa de Armenia durante la Primera Guerra de Karabaj, fue pintada por primera vez mientras un soldado azerbaiyano estaba sentado sobre su cabeza. La foto posterior y la evidencia visual mostraron a la estatua "decapitada". En los últimos meses, se publicó más evidencia visual de vandalismo y destrucción. Las imágenes de satélite también demostraron la destrucción de un monumento en Shushi dedicado a las víctimas del genocidio armenio, los soldados caídos en la Gran Guerra Patria y en la Primera Guerra de Karabaj. También, se publicó en marzo un video de soldados azerbaiyanos derribando de su pedestal el busto de Ivan Tevosyan, un funcionario soviético de origen armenio nacido en Shushí.


En otros lugares, los soldados azerbaiyanos dañaron gravemente monumentos en Talish (en el distrito de Martakert), derribaron o destrozaron jachkars en la aldea de Arakel (en el distrito de Hadrut) y las ciudades de Vorotan (Kubatli) y Mekhakavan (Jabrayil), y profanaron varios cementerios. .


El complejo conmemorativo de Talish en 2017 y como apareció en diciembre de 2020

En Jabrayil, se registró a un soldado azerbaiyano (o aliado) parado sobre una pequeña iglesia armenia cantando "Allahu Akbar". En marzo de 2021, el corresponsal de la BBC Jonah Fisher documentó la desaparición de esa iglesia, construida en 2017, junto a una base militar armenia. Su destrucción se confirma aún más mediante imágenes de satélite .


A fines de marzo, apareció otro video en línea que mostraba a tres soldados azerbaiyanos entrando en la iglesia de Mataghis Surp Yeghishe de finales del siglo XIX (que no debe confundirse con el monasterio medieval más conocido de Surp Yeghishe, conocido como Jrvshtik), en el distrito de Martakert. La iglesia fue objeto de actos de vandalismo y profanación, con imágenes religiosas y otros elementos en el suelo. Una foto publicada en las redes sociales mostraba lo que parece ser un monumento a los caídos en la guerra, supuestamente en la aldea de Aknaghbyur en el distrito de Askeran, cubierto de pintura roja mientras un soldado azerbaiyano posa frente a él.


El 5 de mayo, Caucasus Heritage Watch, un programa de investigación iniciado por profesores de la Universidad de Cornell y Purdue, publicó imágenes satelitales de un cementerio armenio en el pueblo de Mets Tagher en Hadrut que ha sido completamente destruido, mientras que una iglesia de mediados del siglo XIX en el mismo aldea "parece estar amenazada por la construcción".


Amenazas continuas


Las imágenes de satélite de mediados de abril mostraron un camión y otros vehículos, junto con una “estructura rectangular temporal” recién construida, en el estacionamiento al este de la iglesia de Vankasar. La arqueóloga Lori Khatchadourian dijo que "el propósito de este equipo no está claro, pero es preocupante ver maquinaria pesada adyacente a un sitio sagrado y justo encima del sitio arqueológico de Tigranakert".


A fines de abril de 2021, un video publicado en línea mostraba andamios instalados alrededor de la catedral Ghazanchetsots de Shushí. El arqueólogo Hamlet Petrosian advirtió que Azerbaiyán tiene la intención de "distorsionar" la catedral y posiblemente eliminar sus inscripciones armenias. Los propagandistas del régimen de Aliyev publicaron más fotos de Ghazanchetsots rodeados de andamios y se jactaron de restaurar la iglesia.


A principios de mayo, una foto de la iglesia del territorio controlado por los armenios mostraba Ghazanchetsots sin el techo cónico de metal en su cúpula. Gegham Stepanian, Defensor de los Derechos Humanos de Artsaj, argumentó que Azerbaiyán está distorsionando la iglesia con el pretexto de la restauración. En el pasado, los propagandistas azerbaiyanos promovieron la afirmación infundada de que la iglesia es, en realidad, ortodoxa rusa y originalmente tenía un techo circular de estilo ortodoxo típico. Esta afirmación absurda también se aplicó más ampliamente a la iglesia Kanach Zham. La Cancillería de Azerbaiyán argumentó que la restauración de la "Iglesia de Gazanchi" se "lleva a cabo de acuerdo con el estilo arquitectónico original con el fin de restaurar la imagen histórica de Shusha". Una fuente del gobierno de Azerbaiyán dijo a Caucasian Knot que su objetivo es "restaurar" la "apariencia original" de la iglesia, es decir, quitar la cúpula puntiaguda, que según él no existía antes. Sin embargo, fotografías históricas de hace más de un siglo muestran claramente su típica cúpula cónica de estilo armenio.



Limpieza cultural


La armenofobia fue el núcleo de la propaganda estatal del régimen de Aliyev desde la década de 1990. Todo lo armenio está etiquetado como "falso". Durante la guerra, cuando se le preguntó sobre el doble ataque a la catedral de Ghazanchetsots, Aliyev respondió que "no estaba seguro de lo que sucedió". "Tenemos dudas de que los armenios pudieran haberlo hecho para culparnos". En otra entrevista, simplemente lo minimizó como "daño muy menor". La agencia de noticias estatal azerí AzerTac culpó a la parte armenia de los ataques a la iglesia.


La retórica se envalentonó con la victoria en el campo de batalla. A mediados de marzo, Aliyev visitó la aldea de Tsakuri (Hünərli), en el distrito de Hadrut, donde proclamó que las inscripciones armenias del monasterio de Tsaghkavank del siglo XII eran "falsas" y afirmó que fueron “armenianizadas” más tarde. El asesor de Aliyev, Hikmet Hajiyev, tuiteó en marzo que "la historia mítica falsificada sobre [sic] Tigranakert ha terminado".



Además, Azerbaiyán prohibió efectivamente a los expertos y representantes de la UNESCO visitar la región. El 18 de noviembre, la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, propuso a Armenia y Azerbaiyán enviar el "apoyo técnico de la UNESCO… [para] realizar una misión preliminar sobre el terreno, con el fin de elaborar un inventario de los bienes culturales más importantes, como requisito previo para la protección efectiva del patrimonio de la región". Un mes después, Ernesto Ottone, Subdirector General de Cultura de la UNESCO, declaró que la organización todavía está esperando la respuesta de Azerbaiyán. "Las autoridades de Azerbaiyán han sido abordadas varias veces sin éxito hasta ahora. [...] No se debe volver a cerrar la ventana de oportunidad que abrió el alto el fuego", se lee en el comunicado. La Cancillería de Azerbaiyán respondió que "[todavía] está considerando la propuesta" y culpó a la UNESCO de ignorar sus propias súplicas, durante 30 años, de investigar "crímenes de guerra como la destrucción y la apropiación indebida de nuestro patrimonio cultural" por parte de los armenios.


El papel ruso


Rusia, y el presidente Vladimir Putin personalmente, enfatizaron la importancia de la preservación de sitios históricos en la zona de guerra. Diez días después del acuerdo de armisticio, el mandatario ruso dijo a otros altos funcionarios que la "necesidad de proteger los lugares históricos y religiosos, tanto en Azerbaiyán como en Armenia", es "de gran importancia moral y humana". Sin nombrar a Dadivank, dijo que "uno de los monasterios cristianos más antiguos" debería ser accesible tanto para los armenios como para los azerbaiyanos. Varios días después, Putin le comunicó al presidente turco Erdogan que "los problemas relacionados con ... [la] preservación de sitios religiosos y culturales deben ser resuelto sin demora". Durante su discurso de enero de 2021 en el Foro Económico Mundial, Putin volvió a mencionar que "proteger y restaurar hitos históricos, religiosos y culturales" es uno de los desafíos del conflicto de Karabaj.


Inmediatamente después del acuerdo de alto el fuego del 9 de noviembre, se informó que Dadivank, uno de los monasterios más conocidos de Artsaj, fue entregado a Azerbaiyán, ya que se encuentra justo dentro del distrito de Kelbajar, que debía ser entregado a Azerbaiyán el 15 de noviembre. Sin embargo, la iglesia armenia anunció el 14 de noviembre que Dadivank quedaría bajo el control efectivo de las fuerzas de paz rusas, que se desplegaron en el monasterio al día siguiente. Vahram Melikian, el portavoz de la Iglesia Armenia, reveló más tarde que el Patriarca Kirill, el jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, intervino personalmente para salvaguardar a Dadivank, mientras que el presidente Putin instruyó a las fuerzas de paz rusas que se desplegaran en la zona. Aunque Azerbaiyán trató de impulsar su narrativa "albanés caucásico" sobre Dadivank enviando a un sacerdote leal de Udi a principios de diciembre, Dadivank sigue siendo armenia con seis clérigos sirviendo allí a partir de diciembre. Los peregrinos armenios visitan regularmente Dadivank, mientras que al menos una boda tuvo lugar desde el final de la guerra. El Ministerio de Defensa de Rusia publica regularmente videos de convoyes rusos escoltando peregrinos armenios al monasterio. Pero al menos en una ocasión, en febrero de 2021, las fuerzas azerbaiyanas impidieron que los peregrinos armenios visitaran Dadivank.



Amaras, otro importante monasterio de Artsaj, está bajo control armenio, pero el personal de mantenimiento de la paz ruso estableció su presencia en las instalaciones y escolta regularmente a los convoyes de peregrinos que lo visitan. En las semanas posteriores a la guerra, hubo mucha confusión sobre de qué lado de la nueva frontera estaba Amaras. No fue hasta dos semanas después del acuerdo de armisticio que un equipo de periodistas locales visitó Amaras, lo que demostró que estaba bajo el control de las fuerzas armenias, aunque se izó la bandera rusa. Más tarde se reveló que Amaras ahora se encuentra menos de un kilómetro de la nueva línea de contacto. El 4 de abril, cuando la Iglesia armenia celebró la Pascua, el presidente de Artsaj, Arayik Harutiunian, visitó el monasterio con un gran grupo de peregrinos y el video oficial mostraba la bandera de Artsaj izada sobre el monasterio. Durante abril, la misión de mantenimiento de la paz rusa escoltó a peregrinos armenios a Amaras en al menos tres ocasiones.


-


Fuente: EVN Report

SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.