"Solo las autoridades de Artsaj tienen derecho de hablar en nombre de su pueblo"

Así respondió el presidente de Artsaj (Karabaj), Araik Harutiunian, a los dichos del primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian.

Redacción NOR SEVAN


Los dichos del primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian, durante la conferencia de prensa on-line concedida el pasado 24 de diciembre a los medios de comunicación y a las organizaciones sociales, además de profundizar un debate colectivo que contribuya a reflexionar con seriedad y basados en la realidad sobre el presente y futuro de Armenia y la región, provocaron importantes reacciones contrarias, particularmente en Artsaj.


"Si algún armenio quiere apoyar a Artsaj, debe tener en cuenta la voluntad y los objetivos de los armenios de Artsaj o, simplemente, no interferir", dijo el presidente de la República de Artsaj (Karabaj), Araik Harutiunian, en una parte de su extensa declaración, emitida luego de la conferencia de Pashinian.


El reconocimiento internacional de la independencia de la República de Artsaj es nuestro principal punto de referencia, y ningún gobierno puede permitirse el lujo de desviarse de esta línea. Por lo tanto, el pueblo y las autoridades de Artsaj nunca aceptarán ningún estatus dentro de Azerbaiyán", enfatizó el mandatario, aclarando: "No solo en términos de Estado, sino también demográficos, no se puede volver al pasado. ¿De qué tipo de convivencia estamos hablando, si Azerbaiyán continúa alimentando a su público con el odio a los armenios y lo prepara no para la paz, sino para la expulsión de los armenios de Artsaj?".


"Por supuesto, estamos a favor de una solución pacífica del conflicto y estamos dispuestos a hacer esfuerzos en esa dirección, pero los derechos, intereses y demandas vitales de nuestro pueblo no son objeto de discusión", remarcó el presidente de la república no reconocida internacionalmente.


Araik Harutiunian dejó en claro que "la integridad territorial de la República de Artsaj debe restablecerse al menos en los territorios dentro de los cuales se proclamó la República de Artsaj en 1991", por lo que "nuestros territorios ocupados deben ser desocupados y sus habitantes deben poder regresar a sus hogares".

Harutiunian dijo, al hacer referencia a la seguridad de Artsaj: "Continuaremos nuestros esfuerzos para fortalecer el potencial del Ejército de Defensa. Y las fuerzas de mantenimiento de la paz rusas deben permanecer en Artsaj de manera permanente e indefinida hasta que se solucione el conflicto de manera definitiva y justa".


Para el mandatario karabají, cualquier error que se cometa ahora en el proceso de negociaciones, "podría volverse fatal para Artsaj y la Madre Armenia".


"Todas las autoridades son temporales, pero nuestros objetivos y posiciones deben defenderse con firmeza e de manera inquebrantable. La unidad en torno a nuestros valores y objetivos nacionales es extremadamente importante y, como ya he señalado, la voluntad y los objetivos de los armenios de Artsaj deben ser la guía de cada armenio y de las autoridades, en la solución del conflicto entre Azerbaiyán y Karabaj", enfatizó Harutiunian.


Para muchos, al hacer mención a los azerbaiyanos que habitaron la región sin puntualizar que jamás constituyeron más del 15% del total de la población, el primer ministro armenio no sólo generó confusión, sino que echó un manto de duda sobre la milenaria historia de Karabaj.


"Artsaj ha sido armenia durante milenios y seguirá siendo armenia. Los armenios de Artsaj tienen suficiente voluntad y paciencia estratégica para continuar esta lucha. Independientemente de la opinión de cualquiera, estoy seguro de que los armenios de Artsaj continuarán su justa lucha por el reconocimiento internacional de la independencia de Artsaj y la defensa de la Patria", señaló el presidente Araik Harutiunian, quien reiteró que "sólo las autoridades de la República de Artsaj tienen derecho a hablar en nombre de su pueblo".


También, los cinco bloques que conforman la Asamblea Nacional de Artsaj emitieron una declaración pública donde señalan que "a lo largo de la historia del conflicto de Karabaj, periódicamente se exageran las declaraciones que distorsionan la esencia del problema, lo que complica y confunde el proceso de una solución completa y definitiva del conflicto".


"Consideramos inaceptable cualquier declaración, sea de diversas fuerzas o figuras políticas, que arroje dudas o menosprecie la subjetividad de la República de Artsaj y su futuro armenio. Es desconcertante que la última declaración de este tipo haya sido hecha el 24 de diciembre por el Primer Ministro de la República de Armenia, respondiendo preguntas de representantes de los medios de comunicación y organizaciones públicas", se señala en la Declaración oficial de los diputados de Karabaj.


"El destino de Artsaj no ha sido ni será monopolio de ninguna fuerza política. Representando la opinión y posición de amplios círculos públicos y políticos de la República de Artsaj (Karabaj), expresamos nuestro desacuerdo e indignación ante una serie de formulaciones e ideas peligrosas y distorsionadas expresadas durante la entrevista (NdR.: hace mención a la entrevista de Pashinian)", enfatizan los miembros de la Asamblea nacional de Artsaj, en respuesta a los dichos del primer ministro de Armenia.


Los representantes del pueblo de Artsaj reafirmaron su alianza con el pueblo de Armenia y la necesidad de mantenerse unidos. "Junto a nuestro respeto y admiración hacia todas las víctimas de la lucha por la liberación de Artsaj, expresamos simultáneamente nuestro agradecimiento a todos los armenios, en particular a nuestros compatriotas de la República de Armenia, por estar junto a Artsaj y compartir sus sufrimientos y dificultades", dice la Declaración, destacando que "las relaciones fraternales entre las dos repúblicas armenias se han basado en una resolución adoptada el 8 de julio de 1992 por el Consejo Supremo de la República de Armenia". Según esta resolución, Armenia se compromete a "apoyar constantemente a la República de Nagorno Karabaj y a proteger los derechos de su población", y también se establece que "cualquier documento internacional o nacional en el que la República de Nagorno Karabaj se indique como parte de Azerbaiyán es inaceptable para la República de Armenia". "Esta fórmula sigue siendo válida hoy", puntualizan los diputados de Artsaj.



SUMATE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

RECIBÍ EL NEWSLETTER

Te escribimos correos una vez por semana para informarte sobre las noticias de la comunidad, Armenia

y el Cáucaso con contexto y análisis.